miércoles, 21 de septiembre de 2016

La Ciudadela, la Ciudad Imperial y la Ciudad Prohibida Púrpura de Hué, en Vietnam

Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1993, fue construida por el emperador Gia Long en 1805.


Situada en el centro de Vietnam, en la provincia de Thua Thien-Hue, a los pies de la cordillera Annamita y a trece kilómetros del mar del Sur de China, Hué está atravesada por el río Perfume (Song Huong) y cuenta con una población cercana a los 350.000 habitantes.
Ubicada a 540 kilómetros de la actual capital Hanoi y a 644 kilómetros de Ho Chi Ming –la antigua Saigón- la mayor ciudad del país, fue la capital del país y hogar de los trece emperadores de la dinastía Nguyen entre 1802 y 1945.
Su patrimonio arquitectónico, compuesto por tumbas, palacios, museos, pagodas, casas-jardín, villas francesas coloniales y edificios municipales, combinados con el poético paisaje, constituyen el legar más rico culturalmente del país. Conjunto monumental que fue declarado por la Unesco en 1993 Patrimonio de la Humanidad, uno de los cinco con los que cuenta el país.
La Ciudadela de Hué, que definió la identidad arquitectónica de la ciudad, se encuentra en la margen izquierda del río Perfume, casi enfrente del puente Phu Xuan, y limitada por las calles Tran Hung Dao, Don Thi Diem, Dan Tahi Tam y Le Huan.
Su construcción se debe a Gia Long, primer emperador de la dinastía Nguyen, que en 1802 convirtió la ciudad en capital del recién unificado Vietnam, y que en 1804 puso a trabajar a 30.000 súbditos en su delirio arquitectónico. Pronto incrementó el número de descontentos trabajadores a 80.000, lo que le llevó a los observadores europeos a condenar su despotismo.
Los sucesivos monarcas de la dinastía Nguyen fueron ampliando y modificando las construcciones del recinto, siendo la mejora más importante la llevada a cabo a principios del siglo XX, con la fortificación de las murallas defensivas exteriores.
El recinto, concebido como un enorme baluarte, forma un complejo delimitado de 4 kilómetros cuadrados, con muros de casi 20 metros de grosor. Toda una fortificación de murallas, que se elevan sobre un foso de 4 metros de profundidad y 40-50 metros de anchura, parapetos y bastiones de 6,5 metros y una imponente torre sobre el río Perfume.






Fue diseñada combinando los preceptos de la geomancia china y los principios militares del arquitecto francés Sebastien de Vauban, bajo la dirección del arquitecto francés Olivier de Puymanel, lo que dio como resultado un complejo con hermosos palacios y templos que coexiste con murallas, bastiones y fosos.
Su estructura se basa en tres recintos concéntricos: La Ciudad Cívica, la grandiosa Ciudad Imperial, sede del poder imperial y la mítica Ciudad Prohibida Púrpura, santuario privado de los emperadores y sus familias. Todo un tesoro de palacios, pabellones, templos, estanques y jardines,
Inexpugnable en apariencia, la ciudadela ya era militarmente obsoleta incluso en el momento de su construcción. Aún así, las tropas del Viet Cong y de Vietnam del Norte lograron resistir en su interior 25 días de sitio estadounidense durante la ofensiva del Tet de 1968. Quedan huellas de la batalla, pero van restaurándose los monumentos que en el año 1993 fueron catalogados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.
El acceso se realiza a través de diez puertas fortificadas que disponen de su propio puente sobre el foso defensivo.







Los elementos y construcciones más importantes de la Ciudadela, son:

TORRE DE LA BANDERA.
La Cot Co -Torre de la Bandera- se yergue ante la puerta de Ngo Mon como uno de los principales símbolos de Hué. Su estructura mide 37 metros de altura, fue construida en 1809 sobre un reducto de ladrillo de 18 metros, para que sirviese de puesto de observación del palacio imperial y su mástil es el más alto de Vietnam.






Como muchas otras partes de la ciudad, ha sido víctima de un pasado azaroso. Un tizón la derribó en 1904; fue reconstruida en 1915, destruida de nuevo en 1947 y vuelta a reconstruirse en 1949. Su interior está cerrado al público.








PUERTA DEL MEDIODÍA.
La puerta del Mediodía o Real -Ngo Mon-, ubicada en su zona sur, conforma su majestuosa entrada principal con 57 metros de altura, cuyos cimientos están formados por enormes bloques de piedra sobre los que descansa una atalaya.
Flanqueada por cinco puertas, como en todos los pórticos tradicionales chinos y vietnamitas, las puertas centrales estaban reservadas únicamente para el tránsito del emperador, y suelen permanecer bloqueadas, por lo que el paso se hace a través de los accesos secundarios a ambos lados de la entrada regia.








ATALAYA DE LOS CINCO FÉNIX.
Pabellón situado sobre la puerta del Mediodía, desde el que contemplaba el emperador los desfiles militares y dirigía sus proclamas al pueblo.
Debe su nombre a que desde arriba la vista se asemeja a un grupo de cinco fénix. La sección central del tejado está cubierta por tejas vidriadas amarillas ricamente decoradas. Sobre el pabellón se sitúa una escalera oculta que conduce hasta una estancia desde donde las mujeres de la corte podían observar los eventos a través de una fina celosía.
En el recinto, el último monarca de los Nguyem, Bao Dai, abdicó en 1945 ante el Gobierno revolucionario provisional de Huo Chi Minh, con la declaración de independencia de Vietnam.







NUEVE CAÑONES SAGRADOS.
Forjados en bronce en 1803 por orden del emperador Gia Long, después fundir las armas Tay Son capturadas,  no como armas operativas, sino como símbolo defensivo de su Ciudad Imperial.






Los “Nueve cañones sagrados” son unas imponentes piezas de artillería que pesan cada una diez toneladas y miden cinco metros de largo. Custodian las puertas a ambos extremos de la torre de la bandera y representan las cuatro estaciones del año y los cinco elementos esenciales del Universo: agua, fuego, tierra, metal y madera.








EXPLANADA DE LAS CEREMONIAS.
A ella se accede por el puente Trung Dao –del agua dorada- nada más atravesar la puerta del Mediodía, antes solo transitado por el emperador, que cruza el lago Thai Dich, repleto de flores de loto.






En esta explanada, también conocida como la de las “salutaciones” se celebraban las ceremonias oficiales en las que tomaban parte el emperador y todo el cuerpo de mandarines imperiales. Unas pequeñas estelas indicaban el lugar que éstos ocupaban en la jerarquía, dispuestos en filas de nueve durante las mismas.







PALACIO DE LA SUPREMA ARMONÍA.
El Thai Hoa, también conocido como del Trono, a él se accede por la explanada de las ceremonias. Edificado en 1833, se utilizaba como salón oficial para las recepciones oficiales del emperador, que decía ser el “Hijo del cielo” y para la celebración de diversos actos, ceremonias, coronaciones, importantes asuntos de estado en lo que el monarca ejercía su desde un trono escoltado por sus inseparables mandarines y para los festivales de la luna nueva.






De madera, muy ornamentado, en él destaca su hermosa cubierta de tejas desgastadas, el maderaje magníficamente esculpido y la inmensa sala con ochenta columnas, lacadas en rojo y decoradas con dragones dorados, el emblema de la dinastía Nguyen.
De todos los grandes palacios fue el único que no fue destruido por los bombardeos de 1968.











CIUDAD PROHIBIDA PÚRPURA.
Situada en la parte posterior del palacio de la Suprema Armonía, en ella se ubicaba la residencia personal del emperador.






Construida entre 1802 y 1833, con una extensión de diez hectáreas, constituía un tercer recinto casi cuadrangular, de 330 metros por 324 metros, que llegó a contar con más de 60 edificaciones distribuidos alrededor de patios. 










A ella sólo tenía acceso el emperador, la emperatriz, sus otras esposas, los nueve rangos de concubinas, las sirvientas y eunucos, siendo condenado a muerte cualquier hombre que traspasara su umbral.









En la actualidad apenas queda nada en píe de la misma, la practica totalidad de sus edificaciones fueron destruidas durante las contiendas con los franceses primero y con los americanos después. Por ello la antigua corte imperial es poco más que un descampado, si bien las restauraciones llevadas a cabo desde 1990 han conseguido rehabilitar alguno de sus complejos.












PALACIOS DE LOS MANDARINES.
A ambos lados de la puerta de acceso a la Ciudad Púrpura, hay dos pequeños edificios que servían para que los mandarines, uno para los militares y otro para los civiles, que se reunían en ellos para vestir los trajes ceremonias para acudir a las recepciones privadas del emperador en el Can Chanh. 
Palacio reservado para tal uso, ubicado justo enfrente del palacio de la Suprema Armonía, al otro lado del primer patio perteneciente al recinto privado.







BIBLIOTECA, TEATRO Y MUESO IMPERIAL.
Al este de la Ciudad Prohibida Púrpura, se encuentra la “biblioteca real”, Thai Binh Lau, en un solar de hierba y escombros, una de las pocas estructuras que han sobrevivido los diferentes ataques. 





Edificio de dos plantas con mosaicos de cerámica,  ubicada en el extremo noroeste de la ciudad, alzado frente a un estanque con jardín de rocas, fue construida por el emperador Minh Mang en 1921, como refugio para leer en soledad. En su interior en la actualidad no hay libros ni ningún objeto relacionado.







El teatro real, construido en 1826, de tejado curvo tipo pagoda, su colorido interior lo componen columnas lacadas y grabados con el recurrente motivo del dragón dorado. 










En el se representaban obras para entretener al emperador, es de nuevo utilizado en la actualidad, dónde se puede disfrutar de actuaciones de “nba nbac” o música de corte, declarado Patrimonio Oral o Inmaterial por la Unesco, que se ejecuta con laudes de bambú, cítaras y violines.








Cercano se encuentra el museo Imperial, ubicado en un hermoso y bien conservado edificio que formaba parte del palacio, muestra una interesante colección de objetos de la etapa imperial.
En dirección este desde el teatro Real se encuentra la bonita y vistosa puerta Oriental o de la Humanidad, Cua Hien Nhan Mon, una de las cuatro de acceso a la Ciudad Imperial.









CIUDAD IMPERIAL.
La Ciudadela, también albergaba una segunda ciudadela dentro de la misma edificación, que daba cabida a las dependencias oficiales del emperador y su corte, la Ciudad Imperial, separada del resto del conjunto por recinto amurallado de dos kilómetros y medio de perímetro.










A ella se accede por cuatro puertas, la puerta de la Paz -Cua Hoa Binh-, la puerta de la Humanidad -Cua Hien Nhan-, la puerta de la Virtud -Cua Chuong Duc- y la puerta del Mediodia -Cua Chuong Duc-. Sus pabellones, son:







PABELLÓN DE HIEN LAM.
Fue construido por el emperador Minh Mang en 1824, para honrar y perpetuar a aquellos que concedieron a la gran dinastía Nguyen su formidable estatus. Como muestra de respeto, se estableció que ningún edificio de la Ciudadela le podría superar en altura. Se trata de un pabellón, considerado de los más bonitos de la ciudad de forma piramidal, con galería de tres plantas y con una fachada de madera decorada con vigas y paneles tallados.






NUEVE URNAS DINÁSTICAS.
Fascinantes son las nueve “Urnas Dinásticas”, símbolo del formidable linaje de los Nguyen, alzadas en el patio frente al templo Teh Mieu.
Enormes urnas funerarias de bronce, forjadas entre 1835 y 1837 por orden el emperador Minh Manh, estas vasijas de aproximadamente dos toneladas, tenían la doble función de recoger el mandato celestial y celebrar la belleza y estabilidad dinástica del país.





Decoradas con diseños tradicionales y detalles simbólicos de plantas, paisajes, animales, barcas y armas que, en conjunto, desempeñaron un papel importante en el culto a los antepasados imperiales, estando dedicadas a cada uno de los emperadores Nguyen.







TEMPLO DE LAS GENERACIONES.
The Mieu o templo de las Generaciones, está dedicado a la dinastía Nguyen. Construido en 1821 por Minh Mang para adorar a su padre, Gia Long. Restaurado en la década de 1990, el interior del templo es un delirio de columnas de bermellón y molduras de madera dorada, cuyas diez naves están consagradas a la veneración de los emperadores. 








Aunque los franceses se opusieron en principio a la inclusión de los emperadores Ham Nghi, Thanh Thai y Duy Tan, destituidos por los gobernantes coloniales, los tres rebeldes recibieron sus naves en 1959.








PALACIO LARGA SEGURIDAD.
Hung Mieu, fue construido por Minh Mang para honrar a sus abuelos. El templo era célebre por su elegante diseño y las hermosas tallas del techo, y en el destacan los grandes dragones de piedra, tipo gárgola, que vigilan el amplio patio adoquinado.
Quedo muy dañado durante un incendio en 1947, al comienzo de la primera guerra de Indochina, estando en la actualidad totalmente restaurado.






PALACIO DE LA REINA MADRE.
El Cong Dien Tho era el espacio reservado a las reinas madres, construido por el emperador Gai Long, este elegante edificio está rodeado por un muro abierto al sur por la puerta de la “Felicidad Eterna” y al este se alza el pabellón de la “Longevidad Durarera” con su pequeño lago artificial y su hermoso jardín de rocas.








Los trabajos de restauración se siguen realizando, pero aún falta bastante para recomponer lo que las guerras han devastado. El esfuerzo merece la pena, la Ciudadela es por su peculiaridad única.









MÁS INFORMACIÓN. Pinchar enlaces.





“El insensato que reconoce su insensatez es un sabio. Pero un insensato que se cree sabio es, en verdad, un insensato”. Buda Gautama (483-411 a.C) sabio indio, fundador del budismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario