miércoles, 29 de junio de 2016

Teatro de Marionetas de Agua en Vietnam.

Arte ancestral y  milenario, único en el mundo, es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.


Vietnam cuenta con un arte milenario único, el teatro de marionetas de agua. Curioso como pocos donde se representan, utilizando marionetas en un entorno acuático, escenas tradicionales de la vida vietnamita acompañado de música y cánticos. Originarias del delta del río Rojo, las marionetas de agua o roi nuoc, constituyen una de las expresiones más auténticas de la cultura del país asiático.








Una teoría describe que sus orígenes están inspirados en los espantapájaros que los campesinos instalaban en sus tierras de cultivo, habitualmente inundados, y sustentando la tesis en la posibilidad de que idearan sistemas para mover los maniquíes a distancia. Método, este,  que posteriormente dramaturgos y artistas llevaron al terreno del arte popular. Otras teorías, sin embargo, ubican sus orígenes entre los agricultores de arroz que trabajaban los campos inundados del delta del río Rojo. Y otras en ser una adaptación de los títeres convencionales durante una gran inundación.






Su antigüedad está estimada en más de mil años, su referencia datada más antigua data del año 1122, en una estela tallada en piedra hallada en Thyong Tin, en la provincia de Ha Nam. En su texto relata la victoria de un rey, que en las ceremonias de celebración incluyó lo que se describe como una función de títeres acuáticos. Esta práctica cortesana, hace suponer que era una tradición establecida con anterioridad.











Como gran parte de las tradiciones vietnamitas, este arte estuvo prácticamente desaparecido durante la ocupación colonial francesa, resurgiendo tras su expulsión y la ascensión del mítico Ho Chi Minh al poder.











En el pasado, los espectáculos se representaban en los ríos, estanques, lagos o arrozales de los pueblos, y significaron una de las pocas formas de diversión y entretenimiento de las poblaciones rurales. En la actualidad sus representaciones se realizan en grandes tanques o piscinas de agua en teatros.











Son muy parecidas a las marionetas tradicionales de tela, se tallan en madera resistente al agua, normalmente de higuera, y se pintan en alegres colores. En lugar de estar sustentadas por hilos verticales están articuladas y movibles a través de unas estacas y alambres horizontales, que quedan ocultas bajo el agua,  y que a través de ingeniosas poleas son accionadas de forma horizontal.









El agua misma es actriz de pleno derecho a la vez que decorado, y sirve también para camuflar a los maestros titiriteros, que al fondo de la piscina, entre bambalinas, y con el agua hasta la cintura, las manejan al ritmo de la música interpretada por una orquesta tradicional. Algunos llegan a manejar hasta cuatro marionetas a la vez, todo un ejercicio de habilidad y virtuosismo asombroso.









Arte secular, eminentemente rural, ligado íntimamente al agua y a las festividades relacionadas con las actividades agrícolas. Las funciones pueden representar indistintamente la vida cotidiana rural o antiguos relatos históricos, cuentos y leyendas, juegos populares y proverbios escenificados, piezas satíricas y dramas clásicos.







Las representaciones se suelen hacer en un recinto cerrado, en torno a una piscina de agua. En el fondo, en un altillo del lateral de la misma, se ubican la orquesta,  músicos con instrumentos tradicionales y cantantes, que con sus ritmos y canciones dan el ritmo a la representación y sirven para marcar la pauta de los diferentes números interpretativos.










En la actualidad este arte goza de buena salud, en Hanói está establecido el Teatro Nacional de Marionetas de la República, que realiza actuaciones tanto a nivel nacional como internacional. En Hanói, en el céntrico distrito de Hoam Kiem, en una esquina del lago de mismo nombre –el de la Espada Restituida- se encuentra el teatro de marionetas de agua Thang Long, con actuaciones diarias y en otras muchas ciudades y lugares, existen otros habitáculos que realizan el espectáculo.
En concreto, el que suscribe lo disfruto en el pueblo de Yen Duc, a mitad de camino entre Hanói y la bahía de Halong, en el “Yen Duc Village Tour”, propiedad de la compañía Indochina Junk, en viaje de vuelta de la bahía organizado por el tour operador www.asiatica.com









El espectáculo observado, consistió en una sucesión de pequeños episodios que escenifican la vida cotidiana de los campesinos y sus familias. En concreto la plantación del arroz; la pareja de Ave Fenix y el nacimiento de un nuevo ejemplar; el cuidado de los patos y la captura de uno por el zorro; la pesca de peces y un baile popular. Todo el alma del arrozal vietnamita, expresado con sus personajes, animales domésticos, tradiciones y  rituales.











Al final, como es habitual, los titiriteros salen de las bambalinas para saludar al público, junto con los músicos.









El teatro de marionetas acuáticas de Vietnam, el popular tipo de teatro de títeres que, al sustentarse sobre el agua durante las representaciones, constituyen una variante única en el mundo, que no dejará a nadie indiferente. La asistencia a una de sus representaciones una sincera recomendación para todo aquél que visite el país en general, y Hanói en particular. Es un espectáculo que aúna originalidad y arte, que encantará, como suele decirse, a grandes y pequeños. Sin duda es bonito y más sorprendente de lo que se puede preveer, no en vano goza de la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.




“Es la fantasía de esta máquina del tiempo que se va abriendo y se va armando distintos cuadros de toda la secuencia de la historia del campesinado en los arrozales. Sus momentos de juegos, de trabajo, de luchas contra la tempestad, sus guerras y la dominación del pueblo vietnamita”. Vuong Tat Loi, director del Teatro Nacional de Marionetas de la República de Vietnam.


No hay comentarios:

Publicar un comentario