domingo, 25 de septiembre de 2016

La tumba del emperador Minh Mang, en Hué. Vietnam

Considerado el más bello y suntuosos de los siete mausoleos imperiales.


Situada en el centro de Vietnam, en la provincia de Thua Thien-Hue, a los pies de la cordillera Annamita y a trece kilómetros del mar del Sur de China, está atravesada por el río Perfume (Song Huong) y cuenta con una población cercana a los 350.000 habitantes.
Ubicada a 540 kilómetros de la actual capital Hanói y a 644 kilómetros de Ho Chi Ming –la antigua Saigón- la mayor ciudad del país, fue la capital del país y hogar de los trece emperadores de la dinastía Nguyen entre 1802 y 1945.
Su patrimonio arquitectónico, compuesto por tumbas, palacios, museos, pagodas, casas-jardín, villas francesas coloniales y edificios municipales, combinados con el poético paisaje, constituyen el legar más rico culturalmente del país. Conjunto monumental que fue declarado por la Unesco en 1993 Patrimonio de la Humanidad, uno de los cinco con los que cuenta el país.
Las fastuosos Tumbas Imperiales de la dinastía Nguyen, que reinaron en el país entre 1802 y 1945, constituyen junto con la Ciudadela, el principal legado monumental de Hué, como así lo ha reconocido la Unesco. En realidad son grandiosos templos centrados alrededor de camposantos y completados con palacios, pabellones, estelas, patios, portales, estanques y jardines.
A pesar de que la dinastía tuvo trece emperadores, tan solo siete edificaron su tumba personal para acoger sus restos. Los restantes se hicieron enterrar en el mausoleo ya construido de algún antecesor o, incluso, años después de su muerte, fueron inhumados junto a monarcas posteriores.
Tumbas construidas entre 1841 y 1931, dispuestas al sur de la Ciudadela, de acuerdo con el ancestral arte oriental Feng Shui, están localizadas en lugares especialmente escogidos, en las que teóricamente, cada una de ellas simbolizan la cualidad más relevante de su emperador: serenidad, simplicidad, etc.
Los Nguyen, que a menudo sucumbieron a las influencias chinas, y modelaron sus tumbas a imagen de las de la dinastía Ming. Sus geománticos se esforzaron en arropar los edificios dentro del ámbito protector de las montañas, cerca de una elevación que sirviera de barrera contra los vientos insanos y con una colina suave por detrás en la que reposara el recinto.
Aunque su trazado difiere unas de otras, todas fueron desarrolladas a partir de un conjunto amurallado en cuyo interior siempre pueden observarse varios elementos idénticos: un templo para el culto del emperador; un patio de honor flanqueado por esculturas de mandarines; un pabellón de la estela en que se consignan los méritos del monarca; el sepulcro del emperador y un estanque cuajado de flores de loto y otras plantas ornamentales.
Las más majestuosas y mejor conservadas son las tumbas de Minh Mang y Tu Duc. Las otras: Gia Long, Thieu Tri, Dong Khang, Kai Dinh y Duc Duc, aunque espléndidas, palidecen en su comparación. Sin muros que las rodeen, se extienden en espacios abiertos y se fusionan con el entorno natural.
La tumba de Minh Mang, se encuentra en la colina de Cam ke, perteneciente a la aldea de An Bang, a un kilómetro y medio de la orilla izquierda del río Perfume, a doce kilómetros de Hué. Ubicado en un enclave natural, a orillas del río, a lo largo de un eje de unos setecientos metros de largo entre suaves colinas y rodeado por unos inmensos estanques naturales, sus diferentes pabellones y templos constituyen todo un modelo de armonía con la naturaleza.







Considerado el más bello y suntuoso de los mausoleos imperiales, simboliza la Solemnidad de su emperador, cuarto hijo de Gia Long cuyo reinado se extendió entre 1791 y 1841, siendo su sepulcro copia de las tumbas Ming de Pekín.
Su construcción se inició en 1840, en vida del emperador, que veía in situ como su idea tomaba forma y el trabajo que desarrollaban los tres mil soldados y jornaleros destinados para ello. Después de su muerte, su hijo Thieu Tri reunió a 9.000 soldados y trabajadores para completar la obra, lo que ocurrió en 1843.
La entrada se realiza por la “Gran Puerta Roja” o pórtico de entrada, compuesta por tres entradas y que se cerró cuando el cuerpo del emperador la cruzó en 1841.







Por ello la entrada e inicio de la visita se realiza por una puerta más sencilla, ubicada a la izquierda de la principal.








Ya en el interior, un gran mural dorado, explica el conjunto con un plano, con el distintivo de la Unesco reconociendo al mismo como Patrimonio de la Humanidad, con el que está catalogado desde 1993.








El recorrido se inicia en el camino del Espíritu, que atraviesa el patio de honor, en cuyos laterales destacan las estatuas de mandarines civiles y militares, elefantes y caballos, comunes en las tumbas imperiales.









En el centro el “Pabellón de la Estela”, elevado sobre unas terrazas, con balaustres de dragones a lo largo de la escalera. 






Las inscripciones chinas en el mármol negro de la estela fueron compuestas por su heredero Thieu Tri, que detallan los méritos y logros de su progenitor, incluida una referencia a los 142 hijos del monarca.








A continuación se encuentran tres amplios rellanos para acceder al edificio siguiente.








La puerta de la “Virtud iluminada” permite acceder a la segunda explanada de honor, donde un mirador permitía al emperador contemplar el paisaje. 










A su alrededor, los templos del culto de los mandarines civiles y militares y los alojamientos de los sirvientes y concubinas.









Allí se encuentra el templo de la “Gracia Infinita” o del “Culto al rey”, que hasta que los soldados franceses saquearon esta tumba y las otras en 1885, contuvo las pertenencias más preciadas del emperador. 








El fresco del techo, las armaduras y pilares de la laca roja, las pinturas sobre cristales, dragones, textos confucianos y los grifos de bronce, símbolo de la fuerza son visibles en el mismo.









Detrás del templo, un pequeño patio se abre a una hermosa perspectiva, divisándose tres puentes que cruzan el lago de la Pura Claridad. En del centro, el reservado al emperador, y los de los laterales a los mandarines.








A través de los cuales se accede al pabellón de descanso, el Minh Lau, “pabellón de la luz”.









Los dos grandes pilares o columnas, situados a derecha e izquierda, detrás del pabellón simbolizan el poder real.






Finalmente el puente de la Inteligencia –Thong Minh Chinh Truc-, con su pórtico de bronce, atraviesa el lago de la Nueva Luna, que separa el mundo de los vivos de los muertos.








Al fondo, tras el recinto circular sagrado, se halla la tumba del emperador, habitáculo cerrado y sin acceso público.








El recorrido de vuelta al recinto, cerrado sobre sí mismo con un muro de tres metros de altura y más de un kilómetro y medio de largo, que contiene un total de 40 edificios, se puede realizar en el mismo sentido o por sus laterales, por las orillas.











MÁS INFORMACIÓN. Pinchar enlaces.




“Puedes buscar a través del universo entero a alguien que se merezca tu amor y afecto más que tú mismo, y esa persona no se encontrará en ningún lugar. Tú mismo, tanto como cualquier persona en el universo entero, te mereces tu propio amor y afecto”. Buda Gautama (483-411 a.C) sabio indio, fundador del budismo



No hay comentarios:

Publicar un comentario