miércoles, 20 de julio de 2016

Hoi An. Pagoda de Chua Ong.

Está dedicada al general chino del siglo III Quan Cong, divinizado por el taoísmo.


Perteneciente a la provincia de Quang Nam, en el centro de  Vietnam, la ciudad de Hoi An se encuentra situada en la orilla norte del río Thu Bon, su actual censo poblacional es de 90.000 habitantes. Fue un importante puerto comercial entre los siglos XVI y XIX, al que acudían mercaderes de China, Japón e incluso Europa, acumulando un rico legado cultural comparable al de pocas ciudades en Vietnam.
Su impresionante legado histórico y cultural, es un mosaico de culturas. Su casco viejo, envuelto en un hilo de intemporalidad, evoca tiempos pasados y sus edificios históricos, atractivas casas alargadas, las decoradas salas de asambleas y los santuarios familiares, que componen su barrio antiguo, ha merecido el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1999, contando con 884 edificaciones protegidas por su importancia histórica o cultural.
Entre sus múltiples reclamos de este museo al aire libre cargado de historia que es la ciudad, se encuentran las muchas pagodas y santuarios existentes en la misma. La ciudad, la pagoda Quan Cong, también conocida como Chua Ong, es una de ellas. 









Dedicada al general chino del siglo III Quan Cong, que vivió en la época de los “tres reinos combatientes”, y simbolizó el valor, la lealtad, la moderación, la piedad y la justicia en ese período feudal de China, por lo que fue divinizado por el taoísmo.










Ubicada en la céntrica calle Tran Phu, en el corazón del que fuera barrio chino, enfrente del mercado municipal, fue construida en el siglo XVII por la Confederación china de Fujian.







Los múltiples desperfectos que ha tenido a lo largo de la historia, ha motivado que fuera reconstruida en diferentes ocasiones, algunas de ellas con la ayuda económica de Taiwan y de Hong Kong, aunque siempre manteniendo su estructura original.










Ejemplo del legado chino en el país, lugar de culto de la población local, en ella destaca en ella su atractiva fachada de color rojo brillante, estando incluida desde noviembre de 1991 en la relación de reliquias culturales e históricas de Vietnam.







Su interior está en la línea de cualquier templo chino, presidiendo su altar mayor la estatura del general en papel maché sobre un marco de madera, a la que está dedicada.










Escoltado por su izquierda, por el general Chau Xuong, uno de sus colaborador, y a la derecha por el mandarín administrativo. Y a su vez por dos caballos, uno blanco y otro marrón, que simbolizan los que ellos montaban.





                                      






Cuenta también con bellas imágenes talladas y en el techo que rodea el patio destacan sus canaletas, en forma de carpa, símbolo de la paciencia en la mitología china.













MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.



“El mayor honor del hombre es ser guerrero, para defender y proteger el derecho de todos los demás”. Anónimo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario