martes, 13 de septiembre de 2016

Templo de Dinh Tien Hoang, en Hoa Lu, Vietnam.

Testigo mudo que honra al primer rey  de la corte de la primera capital del Vietnam independiente.


Hoa Lu, situada en la provincia de Ninh Binh, a 120 kilómetros al sur de Hanói y a 10 kilómetros de la capital provincial, en el delta del mar Rojo, fue la primer capital del Vietnam independiente.
Es conocida como “la bahía de Halong sin agua”, tanto su entorno natural, con afloramientos de roca caliza y arroyos serpenteantes, como su condición de antiguo centro de poder hacen interesante la visita.
Tras las tres décadas de luchas internas que siguieron a la expulsión de los chinos por parte de Ngo Quyen en el año 938, Dinh Bo Linh, conocido como Dinh Tien Hoang,  unifico el país y traslado la capital a Hoa Lu.
Ubicada a los pies de las montañas Ma Yen, cubría una pequeña extensión de tres kilómetros cuadrados, en un valle cuyo laberinto de riachuelos e inhóspita orografía proporcionaban una protección natural a la nueva nación. Hoa Lu rodeada por murallas y construida de manera que por un lado las montañas y por otro el río Shao Hhe hacían de fronteras naturales, albergaba en su interior templos, palacios y santuarios.
Capital del feudalismo en Vietnam y de dos dinastías: la Dinh y la Tien, ostentó la capitalidad del país durante 42 años, desde el año 968 al 1010, en que fue traslada a la actual Hanói.
En la actualidad, poco queda de la antigua capital,  gran parte ha sido destruida o ha sucumbido ante las fuerzas de la naturaleza, es una gran llanura entre montañas –que en la antigüedad hacían la función de muralla defensiva natural- llena de arrozales, pequeños pueblos y unas pocas ruinas que han conseguido sobrevivir. 
Entre ellas dos  santuarios que dan una idea de la corte que se asentó en la zona: el templo que honra a Dinh Tien Hoang y el templo de Le Dai Hang, el general que llegó a ser el primer emperador de la dinastía Le en el año 980, y que crearon la moneda vietnamita, sustituyendo a la china.







En la zona hay numerosas pagodas, destacando la de Bai Dinh, la más grande de todo el país. Así como numerosas grutas y cuevas, entre las que destacan las de las zonas de Tam Coc y Trang An.
El templo Dinh, construido en honor del rey Dinh Tien Hoang, se ubica en Truong Yen Thuong. Fue construido por los habitantes de la ciudad siguiendo los principios arquitectónicos del Feng Shui: el río a las puertas del palacio y la montaña tras él.








Decorado con esculturas en forma de ave Fénix y de flores de loto, su estructura y composición del templo, recuerda a las de las tumbas imperiales de Hué.








Su composición se basa en un patio principal y dos estancias, donde destaca la decoración de los tejados.









En el patio hay una escultura de piedra de un metro, se dice que el dragón que yace en la parte superior simboliza el sueño del rey, mientras que los unicornios vietnamitas que hacen guardia a ambos flancos le protegen. 






Patio que también cuenta con un pequeño altar, utilizado para rezos y promesas.







La sala principal ha sido restaurada en profundidad y gran parte de la madera visible procede de obras efectuadas en el siglo XVII. Alberga la estatua del rey estatua y la de tres de sus hijos, en la débilmente iluminada cámara trasera.









A la izquierda del templo hay una pequeña estructura que contiene tres estelas de piedra inscritas con bendiciones del rey y detalle sobre sucesivas restauraciones. Cabe destacar los pilares de piedra sobre los que se asientan los de madera, para evitar el contacto de los mismos con el abundante agua que suele inundar en épocas de lluvia el templo.






En 1696, todo el recinto del templo fue desplazado desde su orientación original al norte, la dirección del mal según la creencia taoísta, para encararse al más propicio este.





En 1898, el emperador Nguyen Than Thai hizo elevar el templo 60 centímetros para mostrar su respeto a Dinh Tien Hoang.








OBSERVACIONES: Fotos de Isaac Melgosa.

MÁS INFORMACIÓN. Pinchar enlaces.




“No insistas en el pasado, no sueñes en el futuro, concentra tu mente en el momento presente”. Buda Gautama (483-411 a.C) sabio indio, fundador del budismo.
  


No hay comentarios:

Publicar un comentario