sábado, 4 de junio de 2016

Hanoi. El templo de la montaña de Jade (Den Ngoc Son).

Ubicado en el epicentro de Hanoi, en un islote del lago Hoan Kiem.


Hanói, la capital desde 1954 primero de Vietnam del Norte y después de la República Socialista de Vietnam, se encuentra situada en la zona norte del país, en la margen derecha del río Rojo. Dividida en un distrito provincial, diez urbanos y dieciocho rurales, tiene una extensión de cerca de mil kilómetros cuadrados, y una población –incluyendo su área metropolitana- superior a los siete millones de habitantes.
En su epicentro y neurálgico, en el distrito urbano de Hoan, se encuentra el lago Hoan  Kiem, que en castellano significa “El lago de la espada restituida”. Emblemático lago natural de agua dulce, ícono de la ciudad, que debe su nombre a una curiosa leyenda y cuyo entorno alberga varios de las referencias monumentales e históricas de la metrópoli vietnamita.       








Lago que cuenta con dos islotes, en su orilla sur el llamado “tortuga dorada”, en el que se ubica la Thap Rua - Torre de la Tortuga -, pequeña pagoda en forma de torre, construida para recordar el hecho sobrenatural que da el nombre actual al lago.




Interior del templo con la torre al fondo del lago.




En la orilla norte, se encuentra el “Templo de la montaña de Jade” (Den Ngoc Son), uno de los edificios más hermosos y venerados de la capital vietnamita. El acceso al templo, tiene tres partes diferenciadas.  El primero es a través de un espacio abierto entre coloridas columnas con diversas inscripciones.









Superado el mismo, se encuentra un montículo con el obelisco Tháp Buit –torre de la Pluma-, el pórtico de la escritura y un pequeño altar de ofrendas, homenaje a la literatura. Torre de cinco pisos, en la que los tres primeros contienen tres caracteres chinos pintados - Ta Thanh Thien - cuya traducción es: “las plumas deben de ir junto a la tinta”.








Seguidamente se encuentra un nuevo acceso, también sin puerta, decorado con dos figuras: un tigre a la izquierda y un dragón a la derecha, con el techo típico vietnamita y sus correspondientes inscripciones.








Para una vez recorrido un pequeño pasillo protegido con unos pequeños muros, que cierran un área de descanso, alcanzar un nuevo espacio con un acceso en este caso ya con una puerta central coronado con una alegoría de un libro abierto, sin duda relacionado con la literatura, uno de los temas a los que esta consagrado el templo.









Acceso que da al puente The Huc, cuya traducción es “puente del sol naciente o del rayo del sol”, destruido por un incendio en 1958 y reconstruido respetando su estilo inicial.







Diseñado en forma de hoz o de media luna o peine, para darle la bienvenida al sol de la mañana, es un atractivo paso curvado de madera, pintado en rojo, con arcos pintados en rojo intenso. 








Y que enlaza con el islote y la puerta del recinto del templo propiamente dicho. Majestuosa entrada, con tejados superpuestos, que luce en sus laterales dos dibujos, uno de una tortuga con una espada encima de su cascarón, en alegoría a la leyenda que da nombre al lago, y otra una especie entre caballo y dragón.










En el islote, durante entre los siglos XVI y finales del XVIII, se encontraba el palacio de verano Thuy Khanh de los emperadores de la dinastía Le, que fue destruido por el fuego, quedando en píe sólo un pequeño templo. A inicios del siglo XIX, ya en tiempos de la dinastía Nguyen, se levantaron los edificios actuales, convirtiéndose primero en la pagoda budista Ngoc Son, hasta 1843.
En la actualidad está consagrado a los espíritus de la tierra, la medicina y la literatura, y dedicado al general Tran Hung Dao, héroe nacional que en el siglo XIII derrotó a los mongoles, al erudito y genio de la literatura Van Xuong, al precursor de la medicina La Tao y al mandarín y maestro confuciano Nguyen Van Sieu, que asumió la reconstrucción del conjunto y la de sus alrededores.
Templo diseñado en estilo chino, que presenta aleros curvos, elaborados dragones tallados y un colorido dominado por el rojo, el amarillo y el negro. El estilizado tintero tallado en piedra que remata la puerta del templo se complementa con el afilado pilar de piedra que representa un tradicional pincel de caligrafía. Los ideogramas de la estela significan “escritura sobre un cielo despejado”.









En el la entrada del templo, se encuentra un mueble con unas urnas de incienso, protegida por unas grullas de píe sobre unas tortugas, que simbolizan la buena suerte y la longevidad.








Detrás está el altar dedicado al general Tran Hung Dao, que condujo a la victoria frente a los mongoles, con su estatua ricamente decorada y con numerosas ofrendas.








Ante cuya figura es fácil encontrar a personas haciendo sus ruegos, peticiones y ofrendas.








En el lateral derecho, se encuentra el altar con la estatua del literato Van Xuong con un par de doctos mandarines, y con una colección de armas en su parte delantera.









En la que también se encuentra un caballo de ceremonias con ruedas y un gong de bronce.







En el lateral izquierdo está el altar dedicado a La To, el precursor de la medicina, protegido por diferentes figuras alegóricas.








Que a su vez, contiene una campana de bronce sujeta por una estructura de madera.








En los dos laterales del templo, se encuentra pequeños altares, con ofrendas y las habituales espirales de incienso de ofrendas.









En una sala anexa, se encuentra que contiene una enorme tortuga disecada, con unas medidas de un metro ochenta y nueve de ancho por dos metros diez de largo y con un peso de 252 kilos, hallada en el lago y que, según la creencia popular, es la misma que aparece junto al emperador Le Thai To en la leyenda de la Espada Restaurada.









En el exterior del templo, se encuentra el crematorio de ofrendas, imprescindibles en todas las pagodas y templos vietnamitas, diferenciándose estos que las primeras están dedicadas a dioses y los segundos a humanos.








También en el mismo es posible adquirir recuerdos del mismo, ya que artistas locales realizan en escritura de la época pergaminos para su venta.








Visitar el lago de Hoan Kiem y el templo de Den Ngoc Son, es imprescindible para aquellos que acudan a la capital vietnamita. La curiosa leyenda, la ubicación del lago que es uno de los mayores focos de esparcimiento para la población local, y la majestuosidad del templo y su entorno, bien merecen una detallada visita y disfrute.










MÁS INFORMACIÓN.  Pinchar en los enlaces.

“Aquel que procura asegurar el bienestar ajeno, ya tiene asegurado el propio". Confucio (551 – 478 a.C) filósofo chino.
   


No hay comentarios:

Publicar un comentario