martes, 20 de septiembre de 2016

Pagoda de Thien Mu. Hué. Vietnam

A orillas del río del Perfume, es el hito visual de Hué, su marca más reconocible.


Situada en el centro de Vietnam, en la provincia de Thua Thien-Hue, a los pies de la cordillera Annamita y a trece kilómetros del mar del Sur de China, está atravesada por el río Perfume (Song Huong) y cuenta con una población cercana a los 350.000 habitantes.
Ubicada a 540 kilómetros de la actual capital Hanói y a 644 kilómetros de Ho Chi Ming –la antigua Saigón- la mayor ciudad del país, fue la capital del país y hogar de los trece emperadores de la dinastía Nguyen entre 1802 y 1945.
Su patrimonio arquitectónico, compuesto por tumbas, palacios, museos, pagodas, casas-jardín, villas francesas coloniales y edificios municipales, combinados con el poético paisaje, constituyen el legar más rico culturalmente del país. Conjunto monumental que fue declarado por la Unesco en 1993 Patrimonio de la Humanidad, uno de los cinco con los que cuenta el país.
Hue también es conocida como el “alma de Vietnam”, más de 300 pagodas siembran la semilla del budismo en la ciudad y sus alrededores. Sus estatuas y tallas de madera no pueden competir con las mejores pagodas del norte, pero su agradable entorno y el espíritu que en ellas se respira, canalizan la religiosidad del pueblo como en ningún otro lugar del país.
De entre las numerosas existentes, la pagoda de Thien Miu – Dama Celestial- conocida popularmente como la pagoda del río Perfume, es la más emblemática, el hito visual de la ciudad y su marca más reconocible. Su entorno, su historia llena de anécdotas y sus reliquias hacen de ella un lugar mágico.
Su creación ahonda en las creencias y pasiones vietnamitas por las leyendas. Su fundación, en 1601, se relaciona con una mística anciana de la que toma el nombre la pagoda, Thien Mu,  quien afirmó sentada en la colina dónde se ubica, que vendría un señor y erigiría en el lugar una pagoda para orar por la prosperidad del país, y que con su construcción se iniciaría también una gran dinastía. Al serle comunicada la profecía, Nguyen Hoang, gobernador entonces de la provincia, ordeno su construcción. Leyenda o no, lo cierto es que los Nguyen gobernaron, primero la provincia y después el país hasta 1945.
Emplazada en lo alto de una colina situada en el margen izquierdo del río del Perfume, se encuentra en el Kim Long, a 2,5 kilómetros aguas arriba de la ciudadela de Hué, han sido muchas las transformaciones que ha sufrido en el devenir de su larga historia, siendo la última la reconstrucción realizada en 1907 a causa de un ciclón que en 1904 le causó numerosos desperfectos.







A esta pagoda budista Mahayana, una de las tres ramas del budismo, se accede a través de una escalera que sube hasta cuatro pilares con caracteres chinos que alaban el budismo y la pagoda.








Su elemento más diferenciador es la torre de Phuoc Duyen – Fuente de la felicidad –, erigida en 1844 por el emperador Thieu Tri. Con inusual forma octogonal, fue construida en ladrillo, tiene 21 metros de altura y está compuesta por siete plantas, dedicadas cada una de ellas a una reencarnación humana de Buda. En sus óculos se puede observar los distintos símbolos relacionados con la felicidad, comola flor de loto y la esvástica. Torre con vistas al río, convertida en símbolo no oficial de la ciudad y sinónima de su paisaje y de su río.








Al lado de la torre, a cada lado se encuentran unas estructuras con estelas, que registran la historia de la arquitectura de la torre. En la de la derecha se encuentra una estatua de una gran tortuga de mármol, símbolo de longevidad, que porta una estela con un himno confeccionado por el emperador a sí mismo y al budismo.



 





A la izquierda de la torre, en un pabellón hexagonal,  se encuentra la campana gigante, construida en bronce, con un peso de 3285 kilógramos y dos metros y medio de diámetro, mandada construir en 1710 por el emperador Nguyen Phu Chu, Considerada una de las reliquias culturales más preciadas en su época, ha sido tema común en poemas y canciones.







.

Un largo pórtico señala la entrada de la pagoda. En el triple portal que da acceso a los jardines, las puertas simbolizan los budas del pasado, del presente y del futuro, además de los inevitables genios del Bien y del Mal, escoltados por doce figuras de guardianes budistas del templo.









Jardines con pequeños estanques, altamente decorados con figuras diversas, y con plantas y árboles de considerable tamaño, dónde se pueden encontrar entre otros la lantana, la cica, la rosa de Navidad, los nenúfares blancos, el carambolo, amén de numerosos bonsais.











En el lateral izquierdo se encuentra el templo del Gran Héroe, que alberga tres estatuas de generales, cuyos rostros representan el carácter de los hombres.







El conjunto aún alberga y funciona un centro de enseñanza para monjes, por lo que es habitual ver a jóvenes novicios con las cabezas rapadas desempeñando sus tareas diarias.











Monjes que tienen sus pabellones específicos, con abundantes y espectaculares bonsáis en su exterior, que dan nombre al llamado "jardín de los bonsais".









No hay reliquia más emotiva en Thien Mu que la del edificio de las dependencias de los monjes, ya que allí se encuentra el Austin Westminster de color azul en el que se desplazó el 11 de junio de 1963  Trich Quang Duc hasta Saigón, dónde se inmoló rociándose con gasolina y quemándose vivo. 









Este monje que vivía allí se convirtió en el símbolo budista en su lucha contra el presidente Ngo Dinh Diem, por su favoritismo hacia los católicos y la discriminación de los budistas, y el primero de una serie de auto inmolaciones para atraer la atención de la comunidad internacional.



(1) Fotografía de Malcom Brownt, de la agencia AP


En el centro del recinto, se encuentra el santuario principal.







En su vestíbulo alberga una vitrina que contiene un buda risueño, Di Lac, de bronce.







En su interior el estatuario tradicional: en el centro el Snakyamini; al fondo los tres budas -pasado, presente y futuro- enmarcados por las clásicas banderas de cinco colores. En un lateral un gran cascabel con forma de carpa, que simboliza el despertar permanente del espíritu del bonzos, ya que este pez no duerme nunca.








En el extremo norte, hay una estupa budista, erigida en honor de Hoa Thuong Trich Don Hau, el abad de la pagoda durante su fase de reconstrucción a inicios del siglo XX, dónde se enterró su cuerpo.








El recinto cuenta a su vez con diferentes puertas laterales de acceso al mismo.








MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.





“Persevera en tu empeño y hallarás lo que buscas, prosigue tu fin sin desviarte y alcanzarás tu empeño, combate con energía y vencerás”. Buda Gautama (483-411 a.C) sabio indio, fundador del budismo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario