lunes, 20 de febrero de 2017

Los efectos del Agente Naranja en Vietnam.

Principal arma química utilizado en la guerra, que causó miles de muertos y cuyos efectos son aún visibles en el país asiático.


La denominada Guerra de Vietnam, entre la comunista Vietnam del Norte y la capitalista Vietnam del Sur, que contó desde su inicio con el apoyo de Estados Unidos, tuvo una duración de una década, entre los años 1962 y 1971.
Guerra en la que las fuerzas armadas de Estados Unidos, se estima emplearon más de 12 millones de toneladas de explosivos y ocho millones de toneladas de proyectiles, causando la muerte de tres millones de vietnamitas.
La dureza de una guerra, caracterizada por las escaramuzas y capacidad de supervivencia de los guerrilleros comunistas, motivo que el ejército americano incapacitado para frenar el avance norteño, diseñara un programa de contraataque jamás utilizado hasta ese momento.
Su objetivo no era otro que defoliar tierras forestales y rurales, privando a la guerrilla de cubierta donde protegerse; así como la destrucción de la capacidad de los campesinos para ganarse la vida en el campo, obligándolos a huir a las ciudades dominadas, privando así a la guerrilla de su apoyo rural y el suministro de alimentos.
En ese objetivo no se dudó en la utilización de armas químicas, con efectos dañinos como el Agente Blanco y el Agente Azul, siendo el conocido como Agente Naranja, el herbicida y defoliante más utilizado. Fabricado principalmente por las empresas Monsanto Corporation y Dow Chemical, el agente es una mezcla de dos herbicidas hormonales (2,4-D y 2,4,5-T) extremadamente tóxico, con graves efectos negativos para la salud y ecológicos y que recibió su nombre por las franjas de color naranja de los barriles utilizados para su transporte.
Los registros de la Fuerza Área de los Estados Unidos indican que se realizaron al menos 6542 misiones de fumigación, con un vertido calculado en 80 millones de este producto tóxico, tanto en Vietnam como en Laos y Camboya. Un doce por ciento de la superficie total de Vietnam del Sur fue rociada con los agentes químicos, estimándose que tres millones de hectáreas de tierra agrícola fueron destruidas, treinta mil pueblos contaminados y más del veinte por ciento de sus bosques fueron al menos rociados durante la terrible guerra, por la calificada como molécula más tóxica jamás sintetizada por el hombre, cuya concentración de sustancias tóxicas era entre 20 y 55 veces la dosis encontrada en el pesticida común.
Estimaciones indican que sus efectos causaron la muerte a 400.000 personas, que 2.000.000 de personas quedaron afectadas y 500.000 niños nacieron con malformaciones congénitas como resultado de su uso. Cifras que se incrementa con el censo de militares norteamericanos y su descendencia afectados por su manipulación.
Sus efectos aún son manifiestos en el año 2016, cuatro décadas después de concluida la guerra perdida por los Estados Unidos, con un censo estimado superior a las 500.000 personas afectadas por los vertidos tóxicos, en su mayoría hijos y nietos conocidos como del Agente Naranja, cuyos padres se contaminaron y que nacieron con terribles malformaciones.






Sus efectos visibles son malformaciones muy graves: cabezas enormes, brazos que eran muñones terminados en dos o tres dedos, bocas sin paladar, ojos ciegos, daños cerebrales, síndromes nerviosos, parálisis, defectos congénitos, sarcomas, enfermedades respiratorias y multitud de cánceres diferentes, muriendo otros a los pocos años de nacer víctimas de sus secuelas.
Los científicos aún no son capaces de cuantificar hasta cuando se extenderán sus efectos, estimándolo alguno de ellos en tres generaciones.





Efectos que son bien visibles en el país, donde existen hospitales especializados en tratamientos para los afectados, y talleres de diversos tipos de artesanías dónde trabajan y venden sus productos afectados por sus consecuencias.






Como muestra viva de la contienda, en el Museo de la Guerra de la ciudad de Ho Chi Minh, se exhiben muestras de armamento, documentos, fotografías e incluso fetos humanos con graves deformaciones causadas por el uso de las armas químicas.








Deformaciones de diversos tipos que son visibles en los muchos trabajadores de los talleres ocupaciones de diferentes ámbitos habilitados, para que puedan ejercer un trabajo digno. Talleres que ofrecen los trabajos realizados por los mismos a los visitantes y turistas, en espacios comerciales en los que además es visible el trabajo manual que allí se realizan.








En los últimos años diversos organismos internacionales apoyan a Vietnam en las tareas de recuperación de tierras contaminadas por los herbicidas y en la ayuda social a los campesinos más directamente afectados. Apoyos a los que sumó Estados Unidos con una campaña de limpieza en los alrededores de Da Nang, base más utilizada en el período de la contienda.










MÁS INFORMACIÓN. Pinchar enlaces.




“Las guerras terminan, pero sus efectos perviven”. Anónimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada