martes, 10 de enero de 2017

La industria del coco en el Mekong, Vietnam.

La palmera cocotera y su fruto, son uno de las principales sustentos económicos del delta del Mekong.


El imponente río Mekong, también conocido como el río de los Nueve Dragones, nace en la elevada meseta tibetana y fluye formando meandros a lo largo de 4.500 kilómetros, transcurre por China, hace de frontera natural entre Birmania y Laos, bordea Tailandia, atraviesa Camboya y se abre paso por Vietnam para desembocar en el mar del Sur de China, arrastrando sedimentos que crearon su delta y que continúa extendiéndolo mar adentro. Al entrar en territorio vietnamita, se divide en el Tien Giang y Hau Giang, el río superior e inferior.
El delta del río Mekong, la madre de las aguas para los vietnamitas, comprende un entramado de vías fluviales, que han ido acumulando en la llanura sur de Vietnam un rico suelo aluvial, con huertas de frutas tropicales, manglares y arrozales de un vivo color verde,  que se extienden hasta el infinito por una campiña baja y húmeda del profundo y tropical sur de Vietnam.






Exuberante y bello, se encuentra solo entre 1,80 y 6 metros por encima del nivel del mar, lo que hace que se inunde a menudo en períodos lluviosos, atravesado por multitud de ríos y canales utilizados como vías de transporte para personas y mercancías.





Su economía está basada en la pesca y la agricultura, con muy poco peso del sector industrial y con un gran crecimiento del sector servicios en los últimos años, gracias a un incipiente turismo, cada vez más numeroso.







Aunque la mayor riqueza son sus arrozales, con tres cosechas anuales, los cocoteros, su fruta y sus derivados, son uno de sus pilares económicos, con un aprovechamiento máximo de todo lo que de ellos se obtienen.







El coco es una fruta tropical obtenida del cocotero (Cocos nucifera), la palmera más cultivada a nivel mundial. De cáscara exterior gruesa y fibrosa, y otra interior dura, vellosa, de color marrón que tiene adherida una pulpa blanca y aromática.






Su nombre fue dado por los portugueses, quienes lo trajeron a Europa, a quienes su color marrón y superficie peluda les recordaba las historias sobre el coco que se les cuenta a los niños pequeños en Portugal y España para asustarles.






Fruta muy apreciada por su exquisito sabor, su poder refrescante y su exotismo. Posee una serie de cualidades nutricionales importantes, como su alto contenido en fibra, lo que confiera propiedades laxantes y de estimulación del sistema digestivo; también ayuda a reducir el colesterol y a controlar el azúcar en sangre. Contiene minerales y vitaminas, especialmente Vitamina E, que retrasa el envejecimiento, de ahí su utilización habitual en muchos cosméticos. 









Uno de sus principales subproductos es el aceite de coco. Compuesto por un 90% de grasas saturadas crudas, un importante constructor celular del cuerpo humano, repleta de triglicéridos de cadena media que refuerzan el sistema nervioso, el inmunitario y la glándula tiroides. Aporta energía rápida, nutre la piel, ayuda en la pérdida de peso, no  contiene colesterol y ayuda a cuidar el corazón, previniendo enfermedades cardiovasculares.







El azúcar de coco se extrae del néctar de las flores de la palmera y es uno de los endulzantes más sanos, nutritivos y con menos carga glucémica. Fuente muy rica de minerales: potasio, zinc, hierro y vitaminas de la familia B.







En el delta del Mekong su industria está perfectamente estructurada. De las palmeras cocoteras y de su fruto, se obtiene cuerdas, madera para trabajos artesanales, aceite, agua, leche, licor o dulces y caramelos, entre otros subproductos.








Su producción mundial está liderada por Indonesia, encontrándose Vietnam entre los diez mayores productores mundiales.









MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.





“El derecho y el deber son como las palmeras; no dan frutos si no crecen uno al lado del otro”. Hugues-Felecité Robert De Lamennais (1782-1854) fue un filósofo, teólogo católico y político francés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario