miércoles, 11 de enero de 2017

El río Mekong y su delta, en Vietnam.

El río de los Nueve Dragones, conforma un rico delta en el sur de Vietnam.


El imponente río Mekong, también conocido como el río de los Nueve Dragones, nace en la elevada meseta tibetana y fluye formando meandros a lo largo de 4.500 kilómetros, transcurre por China, hace de frontera natural entre Birmania y Laos, bordea Tailandia, atraviesa Camboya y se abre paso por Vietnam para desembocar en el mar del Sur de China, arrastrando sedimentos que crearon su delta y que continúa extendiéndolo mar adentro. Al entrar en territorio vietnamita, se divide en el Tien Giang y Hau Giang, el río superior e inferior.








El delta del río Mekong, la madre de las aguas para los vietnamitas, comprende un entramado de vías fluviales, que han ido acumulando en la llanura sur de Vietnam un rico suelo aluvial, con huertas de frutas tropicales, manglares y arrozales de un vivo color verde,  que se extienden hasta el infinito por una campiña baja y húmeda del profundo y tropical sur de Vietnam.







Exuberante y bello, se encuentra solo entre 1,80 y 6 metros por encima del nivel del mar, lo que hace que se inunde a menudo en períodos lluviosos, atravesado por multitud de ríos y canales utilizados como vías de transporte para personas y mercancías.








La región más meridional del país, está habitado por unos catorce millones de personas, que habitan las once provincias en que está dividido.






Las casas y mercados fluviales y los barcos de pesca se mecen en las aguas del río, entre canales en estructuras levantadas con todo tipo de materiales. 






Las islas fluviales presentan densos bosques y hermosas playas de arena blanca. Y entre las campanas, tambores y salmos de las numerosas pagodas del delta, un antiguo modo de vida perdura en el siglo XXI.
El delta se extiende desde las llanuras de los Juncos, en el norte, hasta los manglares de Ca Mau, en el extremo sur. Can Tho es la capital y el mejor punto de partida para recorrer su norte;  al noroeste se sitúa Long Xuyen, famosa por sus reliquias del reino de Funan; al sureste de Can Tho se encuentra Soc Trang, centro de la cultura jemer, mientras al sudoeste se encuentra My Tho.








Es esta ciudad, ubicada a 70 kilómetros de Ciudad de Ho Chi Minh, es la mejor situada para visitar el delta en una excursión de un día. 






Su naturaleza, el laberinto de vías fluviales, la forma de vida anclada en el pasado, los rudimentarios sistemas de explotación agraria e industrial, sorprenderán al visitante que quedará atónito por momentos ante experiencias únicas.









El río y sus afluentes parece en ocasiones una autopista repleta de barcazas y balsas con los productos cosechados en el delta. 











Sus fructíferas riberas están llenas de huertos y de mercados flotantes, que ofrecen sus peculiares productos, y son su principal reclamo turístico.











En sus múltiples vías fluviales, vaporosos manglares y densas selvas de palmeras se suceden en el anegado delta, dificultando incluso la navegación.












Su economía está basada en la pesca y la agricultura, con muy poco peso del sector industrial y con un gran crecimiento del sector servicios en los últimos años, gracias a un incipiente turismo, cada vez más numeroso.









La mayor riqueza son sus arrozales. Con tres cosechas anuales, la región produce el suficiente para alimentar a un país, que se ha convertido en uno de los mayores exportadores de arroz del mundo.








La pesca es su segunda mayor riqueza. Sus abundantes aguas son la despensa natural de los habitantes de una zona habituados a una lucha diaria con la naturaleza y el agua, en defensa de su habitáculo.







Su clima, caluroso y húmedo, durante todo el año es el ideal para cultivar fruta del dragón, limones, mangos, palosantos, papayas o piñas.








Los cocoteros, su fruta y sus derivados, son uno de sus pilares económicos, con un aprovechamiento máximo de todo lo que de ellos se obtienen. 








Perfectamente estructurada su industria, de los cocos se obtiene cuerdas, madera para trabajos artesanales, aceite, leche, licor o dulces y caramelos, entre otros subproductos.








La infinidad de juncales constituyen la materia prima para la elaboración de los más variados elementos de decoración, alfombras, cortinas y similares.









La industria cerámica es importante, aún utilizando rudimentarios métodos de elaboración, más propios de las décadas de la industrialización.










Su gastronomía está basada en las dos despensas naturales: sus vías fluviales, y sus prósperos terrenos de aluvión que producen pingües cosechas de prácticamente todo lo que se planta, siendo sus abanderados los arrozales y los frutales.









MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.




“Sólo hay que sentarse a la ribera de un río para ver pasar el cadáver de tu enemigo”. Ho Chi Minh (1890-1969) revolucionario, político y presidente de la República Democrática de Vietnam


No hay comentarios:

Publicar un comentario