martes, 3 de enero de 2017

Religión Caodista. Gran Templo Divino en Tay Ninh, Vietnam.

Religión sincrética engloba las creencias del budismo, el taoísmo, el confucionismo y el culto a los antepasados con el cristianismo y otras religiones.


El caodaísmo es una religión sincrética fundada en octubre de 1926 por el místico Ngo Van Chieu en el sur de Vietnam, quién se instaló en la aldea de Long Hoa, al este de Tay Ninh y a 96 kilómetros de la actual Ciudad Ho Chi Minh, la antigua Saigón capital por entonces de la Cochinchina francesa.
Allí fundó junto con 300 seguidores Cao Dai, que significa Palacio Alto, partiendo de una creencia singular que es una elaboración sobre la tradicional combinación vietnamita de budismo, confucionismo, taoísmo y el culto a los antepasados con el cristianismo y otras religiones.
Como religión sincrética engloba las creencias de las mencionadas religiones, autodenominándose la “Tercera Revelación”, pretendiendo corregir los errores de otras anteriores.
Reconoce a tres seres supremos: Jesucristo, Buda y el espíritu de Cao Dai, a quienes rinden culto por igual. Y cuenta entre sus dogmas con la existencia del alma, la de un ser todopoderoso supremo y la presencia permanente de varios espíritus con la que se puede contactar, entre los cuales están el de Shakespeare, Lenin, Juana de Arco, Napoleón y Víctor Hugo.
Los Cao Dai creen que Dios se dio a conocer en tres grandes revelaciones. Moisés fue el testigo de la primera; Cristo, Sakyamuni y Mahoma lo fueron de la segunda y Cao Dai de la tercera.
En realidad es una mezcla singular de creencias que cultiva el espiritismo y posee una estructura jerárquica al modo de la Iglesia Católica, encabezada por un Papa, con médiums e intermedios entre el mundo terrenal y el más allá. Su símbolo sagrado es “El Ojo Que Todo Lo Ve”, que representa el conocimiento supremo y la sabiduría.







El caodaísmo cuenta en la actualidad con un gran número de seguidores a lo largo del territorio vietnamita, estimado entre 7 y 8 millones, teniendo su iglesia principal, el Gran Templo Divino en Tay Ninh, su lugar de fundación. 










Edificado que comenzó a construirse en 1933, cuando sus sacerdotes empezaron a recibir instrucciones por medio de sesiones de espiritismo para la construcción de un templo formidable, y se concluyo en 1955.






Fusión de Oriente y Occidente, combinando elementos arquitectónicos asiáticos y europeos, el templo tiene las dimensiones de una Catedral, su cubierta de tres alturas con una atractiva decoración, las vidrieras y el variado colorido conforman una estructura inusual e impresionante.
Externamente sus tres torres que enmarcan la fachada, una coronada por una cúpula sobre el sagrario y una cuarta torre en la parte trasera.





El ojo divino, que simboliza tanto el espíritu de Dios como la luz del corazón, observa desde un mirador del tercer piso de la torre principal.






Por encima del ojo, Buda Mitreya  cabalga sobre un tigre en recuerdo del año en que se inició la construcción y que refleja el respeto del caodaísmo hacia el budismo.






La estatua femenina de la torre de la izquierda es un homenaje a la primer mujer ordenada sacerdote de Cao Dai. El hombre de la derecha es Le Van Trung, el primer papa de Cao Dai, cuya jerarquía eclesiástica es un reflejo de la del catolicismo.









En su interior se encuentra la sala de la oración. Amplío salón pintado de colores, dividido en nueve niveles, que representan las nueve etapas que conducen al cielo. 








El pasillo que flanquea ambos extremos aparece bordeado por columnas y vidrieras con el Ojo Divino.






Nada más entrar, los santos patrones: el escritor francés Víctor Hugo, el revolucionario chino Sun Yat Sen y el poeta vietnamita Nguyen Binh Khiem- están representados como signatarios en la tierra de la “tercera alianza entre Dios y el hombre”.






En la nave, su arquitectura se basa en una combinación de colores, tallas decorativas, dragones, lotos y elementos diversos, así como multitud de representaciones del Ojo Divino, que observa a los devotos desde todos los lugares.







Unos dragones se enroscan en rosadas columnas corintias, mientras que los sagrados perro leonado, tortuga y fénix aparecen en bajo relieve sobre los medallones del techo.



 
                                                                         


Su elemento más representativo es el Altar del Ojo.








El Ojo Divino que todo lo ve, símbolo del caodaísmo, aparece pintado sobre el gran orbe azul salpicado de estrellas que adornan el altar. 






La cúpula pintada de color azul celeste con nubes y estrellas y decorada con nubes y estrellas, representa la consecución del cielo.







Ante el sagrario hay seis sillas rojas y doradas para los cardenales y un trono para el Papa. El sagrario lo enmarcan ocho deidades de los Cao Dai, entre ellas Sakyamuni, que ocupa el lugar más destacado, leonizado y Quian Kong, de rostro rojo.






Las estatuas de la religión, como Jesús, Buda y Confucio, dominan la zona sobre el altar.






Los devotos caodaístas rezan cuatro veces al día, a sus ceremonias asisten cientos de clérigos y su corro está formado por chicas adolescentes.








MÁS INFORMACIÓN. Pinchar enlaces.





“Tenemos bastante religión para odiarnos unos a otros, pero no la bastante para amarnos”. Jonathan Swift (1667-1745) político y escritor inglés.



No hay comentarios:

Publicar un comentario