sábado, 26 de noviembre de 2016

Ciudad de Ho Chi Minh. El Palacio de la Reunificación.

Es la mayor atracción turística de la ciudad y la reliquia fantasmal de un Estado desaparecido.

Ho Chi Minh, la antigua Saigón, llamada románticamente por los franceses como “perla del Oriente” es una ciudad viva y bulliciosa que refleja tanto el pasado como el futuro de Vietnam.
La ciudad debe sus orígenes a los jemeres, que la habitaron durante los siglos, los viet se asentaron en ella y posteriormente los señores Nguyen, hasta que en 1859 los franceses fundaron la colonia de la Cochinchina, ubicando en ella la capital con el nombre de Saigón.
Referencia del sur del Vietnam, sin la rica historia ni patrimonio de las ciudades del centro y norte del país, abarca una amplia región que se extiende por el norte hasta Cu Chi, en la provincia de Tay Ninh, y por el sur hasta el delta del Mekong.
En 1954, la ciudad fue proclamada capital de Vietnam del Sur. La posterior guerra con Estados Unidos duró hasta 1975, año en que Vietnam del Norte tomo Saigón y la rebautizó como Ciudad de Ho Chi Minh, en honor al padre de la revolución, fallecido seis años, en 1969.
Estructurada en catorce distritos, su extensión es superior a los 2000 kilómetros cuadrados y su censo poblacional supera los ocho millones de habitantes.
En el distrito número uno, en la calle Nam Ky Khoi Nghia, se encuentra su mayor atracción turística, una de las referencias de la ciudad y símbolo destacado de la historia política del país, el edificio histórico del palacio de la Reunificación.
http://www.dendecaguelu.com/2016/12/ciudad-de-ho-chi-minh-saigon-distrito-n.html








Aunque el edificio actual data de 1966, la relevancia del lugar como capitolio se remonta a 1868, cuando los franceses edificaron un palacio para el gobierno de Indochina y residencia del gobernador francés, denominado palacio Norodom. Construcción que combinaba el estilo neoclásico y el del segundo imperio, con su frontón, tejado abuhardillado, galerías de arcos y amplias alas.
Con la derrota sufrida por el ejército galo en Dien Bien Phu en 1954 ante las tropas revolucionarias del Viet Minh y la firma de los Tratados de Ginebra, el recién nombrado presidente de Vietnam del Sur, Ngo Dinh Diem, fijó su residencia en él, cambiando su anterior nombre por el de palacio Presidencia o de independencia.
En 1962, durante el golpe de Estado que no fructificó, dos pilotos de la fuerza área del propio Diem lo bombardearon en el intento fallido de asesinar al presidente, quedando gran parte del edificio destruido, condenándolo a la demolición.
El edificio fue reconstruido poco después, pero Diem murió asesinado en 1963 antes de poder ocuparlo, instalándose a su conclusión en 1966 su sucesor, Nguyen Van Thieu, quién residió en él hasta el 21 de abril de 1975 cuando huyó del país y delego su poder en su vicepresidente.








El 30 de abril de 1975, a las 12,15 horas, el carro de asalto nº 879 de la brigada nº 203 del ejército nortevietnamito derribó las pesadas rejas de hierro forjado de la valla del palacio, dando el golpe de gracia dramático tanto a una guerra como a un país. Una imagen que dio la vuelta al mundo y marcó la caída de Saigón, el final de Vietnam del Sur y de 30 años de encarnizado combate. La fotografía de este momento se ha convertido en símbolo de la reunificación de Vietnam.







Los vencedores rebautizaron el edificio como Dinh Thong Nhat –palacio de la Reunificación- y lo dejaron intacto, a modo de recordatorio en el que se ha detenido el tiempo para honrar la gran victoria de la primavera.
Ngo Viet Thu, un arquitecto survietnamita moderinista formado en Francia, y primer asiático en obtener el prestigioso premio Roma,  diseño con influencias europeas,  su construcción integrando las formas de los caracteres chinos de la buena fortuna, de la educación y la consistencia en la planta del edificio y en su fachada.
Ocupa una parcela de una superficie de doce hectáreas, de las que el palacio ocupa 4.500 metros cuadrados, su altura es de 26 metros, y su superficie total construida es de 20.000 metros cuadrados distribuidos entre cinco plantas que albergan 95 habitaciones.
En el exterior destaca una cortina de piedra de segmentos de bambú que da sombra a unos grandes ventanales. En el interior, una gran escalinata asciende las cinco plantas. 







Su exterior, lo componen grandes jardines a modo de parque que rodean el palacio. En ellos se encuentran dos tanques y un F-5E, símbolos de las guerras, pero ninguno de los tanques fue el que derribó la valla, que se encuentra en Hanói, ni el avión el que bombardeó el palacio antes de su toma.










Su interior se conserva casi intacto, con sus altos y anchos pasillos que conducen hacia vestíbulos y salas de recepción.







En la primera planta se encuentra la sala de las reuniones del consejo de ministros, la sala de banquetes, la sala de conferencias, el salón rojo del presidente con el dragón y dos piezas de marfil y el salón de recepción del vicepresidente Nguyen Cao Ky.



Sala de reuniones del consejo de ministros.


Sala de banquetes.


Sala de conferencias.


Salón rojo del presidente.


Salón de recepción del vicepresidente.



La segunda planta acoge la sala de recepciones internacionales del presidente Nguyen Van Thieu, la sala del consejo de seguridad nacional, el despacho del presidente y el salón de recepción de la primera dama, la esposa del presidente Thieu.




Sala del consejo de seguridad nacional.



Sala de recepción de la primera dama.





En el espacio más grande, la sala de recepciones internacionales, el presidente recibía a presidentes, embajadores y otras personalidades ante una hermosa serie de pinturas lacadas de 40 piezas del Vietnam del siglo XV.










En el despacho del presidente, hay marinas enmarcadas de Ninh Thuan, la provincia natal de Thieu. Un pasadizo, cerrado al público, conduce desde este despacho por una escalera privada hasta los búnkers subterráneos del palacio. En él vestíbulo hay cuatro dragones dispuestos alrededor de una alfombra roja y redonda sobre la que figuran los caracteres chinos que representan la longevidad.








En la exposición de regalos presidenciales se exhiben unas patas de elefante y una gran pieza esmaltada con escenas de la dinastía Le.





En la terraza del tejado se puede ver la pista de aterrizaje para helicópteros y los dos círculos rojos pintados en recuerdo de un par de bombas lanzadas por un piloto survietnamita que sacó a relucir sus insignias del norte en los días finales de la guerra, el 8 de abril de 1975. Pista en la que se encuentra un helicóptero UH-1 estadounidense con su pintura de camuflaje, que escenifica la huida del presidente antes de que las tropas norvietnamitas tomaran la ciudad.







La terraza exterior permite la divisoria de los enormes jardines y del bulevar que acaba en el recinto palaciego.






En la tercera se encuentran los aposentos presidenciales; el casino, dónde se jugaba alrededor de un bar cortado en forma de barril de whisky y un cine con capacidad para 42 asientos.









El palacio cuenta con un patio interior, cuyo centro lo ocupa una gran rocalla de bonsais, luciendo sus paredes trofeos de caza y otros elementos decorativos.








En la planta baja, se encuentra la amplia cocina, dotada de todo tipo de maquinaria.









En el sótano se encuentra el bunker, una red de túneles y cámaras protegidas, y un centro de operaciones militares, incluida la sala de guerra del presidente, desde dónde se dirigieron las acciones del ejército de Vietnam del Sur contra las fuerzas del Viet Cong.









El laberinto de corredores es opresivo y aún rezuma un vívido ambiente bélico que permite a la imaginación hacerse una idea de la tensión que debieron contener sus muros.









Bunker de hormigón con 72,5 metros de largo, de 0,80 a 22.5 metros de ancho y de 0,6 a 2,5 metros de profundidad, capaz de resistir bombas de hasta 2.000 kilos.









El centro de operaciones contaba con transmisiones de radio, telefonía y mapas.








En la planta también se exponen dos vehículos de los utilizados por el presidente, un Mercedes Benz 200 y un Jeep M151A2 y se encuentra una vieja galería de tiro.










El edificio también tiene una parte expositiva fotográfica de la guerra y de la historia del edificio, y de un recinto dónde se emite un documental sobre ambos temas.



MÁS INFORMACIÓN. Pinchar enlaces.




“El pueblo vietnamita está decidido a movilizar toda su fuerza física y mental, y a sacrificar sus vidas y propiedades a fin de salvaguardar la independencia y la libertad”. Ho Chi Minh (1890-1969) revolucionario, político y presidente de la República Democrática de Vietnam

No hay comentarios:

Publicar un comentario