martes, 28 de abril de 2020

Los vinos en Etíopia.

El viñedo etíope data del período de invasión italiana y en la actualidad son dos las bodegas que elaboran en el país.

Etiopia situado en el denominado cuerno africano, ha sido la segunda nación y primer reino del mundo en adoptar el cristianismo como religión. En él, el cristianismo ortodoxo es la religión mayoritaria del país, superando el 50 %, superior a la musulmana que no alcanza el 40 %, por ello el alcohol no sólo no está prohibido, sino que su consumo es importante.
Si bien el café es la bebida nacional y el producto más exportado, el consumo de cerveza, y el de vinos no sólo es significativo, sino que va en aumento.
Vinos como el Tej, que se puede considerar el vino de miel etíope, cuya elaboración se remonta a siglos antes de su constitución como reino, producto de la fermentación de la miel, agua y ramas del espino autóctono conocido como gesho.
Tej, el vino de miel etíope.
Ficha de cata nº V-6-2020. Tej, vino de miel. Sin DOP. Etiopía.

La historia del vino, obtenido de la fermentación de la uva, se remonta al corto período y único en su historia, en el que el país estuvo colonizado por la Italia de Mussolini, entre los años 1936 y 1941, con las plantaciones de vides realizadas por los soldados y colonizadores italianos, en los alrededores de la capital Addis Abeba y en su más cercano sureste, para su autoconsumo.
Viñedos que pasaron a ser propiedad estatal y con la caída del régimen comunista privatizados. La firma Awast Winery, continua con la producción emprendida por los italianos en Awast Merti Jersu desde 1956, a 115 kilómetros de la capital, situados a una altitud de 1200 metros, cuyo ciclo vegetativo no sólo es más corto, sino que permite cosechar dos veces.
La bodega, fue adquirida en el año 2013 por un fondo inversor extranjero y un emprendedor etíope, ampliando los viñedos. Bodega, cuyas elaboraciones se comercializan con diferentes marcas, como Axumite, Awash y Gouder. Con una producción que ronda los ocho millones de litros, a fecha febrero 2020, obtenida de sus cerca de 400 hectáreas de viñedo.
El consumo mayoritario de bebidas alcohólicas en el país lo lidera el de cervezas. La firma francesa Castel, uno de los gigantes mundiales cerveceros y vinícolas, invirtió por primera vez en Etiopía en 1998 con la adquisición de la principal cervecera nacional, la Saint Georges.
Asentada en el país, en el año 2007 la firma decidió apostar por la elaboración de vinos, con la plantación de un viñedo y la construcción de una bodega, la Castel Ethiopia, en Ziway, 50 kilómetros más al sur de Awast, en el valle del Rift.
Viñedo compuesto por 125 hectáreas, plantado con cepas de las varietales nobles llevadas desde Francia. Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Chardonnay, componen la paleta varietal de un viñedo, que fue ampliado hasta las 162 hectáreas, que les permiten una producción de cerca de millón y medio de botellas, de las que exportan un 20 %, y que comercializan con las marcas Rift Valley y Acacia.
La oferta vinícola se extiende a elaboraciones importadas, que ya superan los 10 millones de litros, a pesar de la fuerte presión impositiva, que sin embargo no coarta que cada vez más etíopes se decanten por el consumo de vino.
Esta tendencia y las excelentes condiciones orográficas etíopes, con hasta seis zonas climáticas, con alternancia de altas mesetas y valles, para el cultivo de la vid, motivarán que más pronto que tarde se realicen más inversiones.
Con motivo de un reciente viaje a Etiopía, con visitas a diferentes ciudades y lugares de varias regiones y estados del país, en las que hemos realizado comidas y cenas en hoteles, pero también en pequeños restaurantes, he podido comprobar que en un porcentaje muy alto de ellos existe la posibilidad de armonizar las comidas con vino.
Ahora bien, toda la oferta a la que hemos acceso es a los vinos que elabora la Castel, los comercializados como Rift Valeley –gama superior- y Acacia. Los primeros  monovarietales de Chardonnay y Merlot y Cabernet Sauvignon, blanco y tinto;  y los de Acacia como multivarietales en tinto. No viendo en ningún establecimiento los elaborados por la Awast Winary. Quizá motivado porqué la red distribuidora que la firma francesa tiene para sus cervezas, muy implantadas en todo el país especialmente la Saint Georges, es aprovechada también para los vinos, permitiendo una mayor implantación.
Elaboraciones presentadas en botellas bordelesas, de 0.75 Cl., con tapón de rosca y bonitas etiquetas, la gama Rift Valley con el dibujo de un “berele” la especie de jarrón dónde los etíopes toman el tej, su vino nacional elaborado con miel fermentada; y con la otra con el dibujo del árbol más extendido por Etiopía, del que toma su nombre.






Degustados los monovarietales Chardonnay y Merlot, ambos de la añada 2017 en todos los sitios degustados y el multivarietal Acacia, del que la etiqueta no trae información alguna sobre la añada, En su cata organoléptica,  me he encontrado con elaboraciones que se pueden calificar como dignos, sin aristas dignas de mención, aunque a todos ellos les había pasado su momento óptimo de consumo. Muy dignos si en su valoración, tenemos presente  su zona de producción y los años que tiene el viñedo.
Ficha de cata nº V-7-2020. Acacia. Sin DOP. Etiopía.
Ficha de cata nº V-8-2020. Rift Valley Chardonnay 2017. Sin DOP Etiopía.
Ficha de cata nº V-9-2020. Rift Valley Merlot 2017. Sin DOP Etiopía.






Sin una alta carga alcohólica para los cánones actuales, 13 %;  algo justos de cuerpo, estructurados, con buena acidez, de dos capas y una capa respectivamente los tintos; muy correctos olfativamente, especialmente el blanco; y que gustativamente, y posteriormente en retrogusto,  responden a los parámetros generales organolépticos de las variedades, sin apenas matices a vinos de calidades similares francesas o de otras zonas vínicas mundiales.





Aunque acudí al viaje conocedor de la existencia de elaboraciones vínicas, y del volumen de sus  importaciones, pero no me imaginaba que su oferta se pudiese encontrar en tantos sitios, ni que las elaboraciones nacionales alcanzasen ya buenos niveles, para nada comparable a otros países africanos visitados y elaboradores de vinos, como son los casos de Tunez y Marruecos. Aunque las condiciones de mantenimiento y de servicio en algunos casos no fuese la más correcta, pero si es verdad que acorde a las instalaciones y medios de los restaurantes dónde los degustamos.


CATA DE VINOS.
Ficha de cata nº V-6-2020. Tej, vino de miel. Sin DOP. Etiopía.
Ficha de cata nº V-7-2020. Acacia. Sin DOP. Etiopía.
Ficha de cata nº V-8-2020. Rift Valley Chardonnay 2017. Sin DOP Etiopía.
Ficha de cata nº V-9-2020. Rift Valley Merlot 2017. Sin DOP Etiopía.


MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.
Coctelería y otras bebidas Dendecagüelu.
Grupo de Catas Las Alondras. Dendecagüelu.
Vinos Dendecagüelu.


MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. ARTÍCULOS SOBRE ETIOPÍA.


WEB ONG: AYME (AYUDAMOS A MAMA EN ETIOPÍA:  www.aymeong.es
** Dirección: C / Barcelona, 6, 5º D. 28940 Fuenlabrada. Madrid.
     Presidenta: Yeshi Beyene Hagos. Teléfono: 669-750-383.
     Vicepresidente: Diego Caballo Ardila. Teléfono: 616-470-139.
     Correo electrónico: ayme.ongd@gmail.com            
** Enlace vídeo de la creación de AYME:

** Guía en Etiopía: Eshetu Fanta. Email: salvavidas.fanta@gmail.com Teléfono: +251 911603107



“Las condiciones del suelo y climáticas son excelentes, el principal problema es la visita de pitones, hienas e incluso hipopótamos en los viñedo”. Guy Campillo, responsable de Castel Ethiopia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario