martes, 24 de marzo de 2020

Parque Nacional Lagos Abiyata y Shala, la reserva ormitólogica de Etiopía.

Situado en el gran valle del Rift etíope, en el Estado de Oromiya, a 200 kilómetros de Addis Abeba, la capital etíope.

Oromiya es uno de los ocho Estados regionales, que junto con tres ciudades autónomas,  está dividida la República Democrática Federal de Etiopia.
Situado al este y centro-este, ocupa una tercera del país con una extensión es de 353.632 kilómetros cuadrados, su capital es Adama, también llamada Nazret. Cuenta con una población superior a los 35.000.000 de habitantes, que en un 89 % pertenecen a la etnia Oromo y es multireligiosa, con un 47,50 % de musulmanes y 30,50 % de cristianos coptos –mayoritarios en zonas urbanas-, su lengua es la oromiña y utilizan el alfabeto latino.
En la carretera que comunica Addis Abeba y Nairobi, las capitales de Etiopía y Kenia, a 200 kilómetros de la capital etíope entre las ciudades de Ziway y Shashamane, se encuentra el PARQUE NACIONAL DE LOS LAGOS ABIYATA Y SHALA.




El gran valle del Rift, creado por erupciones volcánicas, cuenta con una extensión total de 4830 kilómetros, abarca desde Madagascar a Siria, atravesando entera la república etíope de sudoeste a noroeste, donde forma ocho lagos, entre ellos los que íntegran el Parque.
Su extensión es de 887 kilómetros cuadrados, de los que 614 son de ambos lagos y sus altitudes oscilan entre los 1540 a los 2075 metros. Es uno de los quince declarados en el país y el octavo en extensión.



El lago Abiyata, ubicado a 1573 metros, tiene unas dimensiones son de 17 kilómetros de largo por 15 de ancho, una superficie de 205 kilómetros cuadrados y una profundidad máxima de 14 metros. Cuenta con aguas termales y por su alta salinidad de él se obtienen grandes cantidades de carbonato de sodio.



El Shala se ubica a 1567 metros, sus dimensiones son de 28 kilómetros de largo por 12 de ancho, su superficie es de 409 kilómetros cuadrados y su profundidad máxima es de 250 metros, el más profundo de los del valle en la parte etíope.  Formado por un profundo cráter, cuenta con pequeñas islas volcánicas, manantiales de azufre y está rodeado por aguas termales.




Un total de seis ríos desembocan en ambos lagos, separados por tres kilómetros de tierra montañosa cuyo punto más alto es del monte Fike, con 2075 metros de altitud.
El Parque es un paraíso para los ornitólogos, con más de 400 especies de aves, casi la mitad de todas las censadas en Etiopía, lo que le valió su declaración como tal en el año 1971. 




Su censo está compuesto por águilas pescadoras, ave martillo, cercetas, chorlitos, cigüeñas, cormoranes, flamencos, francolines garzas blancas, ibis sagrados, marabús africanos, martines pescadores, patos, pelícanos blancos y zancudas, entre otras muchas. Siendo a su vez un importante paso de aves migratorias en el hemisferio norte.



En cuanto a mamíferos que en él habitan su número es sensiblemente menor tanto en variedades como en número. Entre ellos se encuentran avestruces, babuinos, bubales, chacales, monos Colobus blancos y negros, gacelas de Grant y Thomson, gallos de Guinea, guerezas abisinios, hienas, jabalís facóceros y Oribi,  kubus, reduncas y saltarocas.




Su vegetación es típica de sabana, con abundancia de Ficus y Acacias, con pequeños zonas de bosque de ribera y maleza.



Su entrada principal se encuentra en el tramo de carretera que va de la localidad de Bulbula a la de Arsi Negele, dónde se encuentra el centro de recepción. 





En él, además del consiguiente pago, uno de los guardianes se sumará a los visitantes, acompañándoles en todo su trayecto.





Parque que he visitado el viernes, 21 de febrero de 2020, con motivo del viaje que hemos realizado a Etiopía, con un recorrido por el norte y el sur del país, diseñado por el guía Eshetu Fanta para el viaje turístico humanitario organizado por la ONG AYME (Ayuda a Mamá en Etiopía).
La visita nos ha permitido conocer una muy pequeña parte del Parque habitado en pequeños poblados diseminados por más de 18.000 habitantes, en un recorrido desde el centro de recepción –por llamarlo de alguna manera- hasta un mirador distante 5 kilómetros, que permite la visualización de todo el entorno con los dos lagos, el Shala perfectamente visible y en la muy lejanía el Abiyata.




Primeramente un paseo por el entorno de la entrada, permitió la visión de varias de las 25 avestruces censadas; de varias manadas de gallos de Guinea; de huidizas gacelas de Thomson, de las que hay censadas poco más de 200 y de varios ejemplares de los 300 endémicos jabalíes facóceros africanos existentes.




Todos ellos campando a su aire en un espectacular bosque cubierto con maleza baja y diferentes tipos de los 52 existentes de Acacias, que me han llamado especialmente la atención.




Para ir en autobús a través de pistas de tierra en buen estado, hasta el mirador ubicado en la parte más al norte del lago Shala. Que permitía una visualización parcial, pero bastante amplia, de la sabana y de las orillas de ambos lagos.





Mirador en el que está situado uno de los puestos de venta de souvenirs de madera de una Asociación del Parque, que ofrecía vistosas y pintorescas tallas de animales y otras figuras, como bien rezaba una piedra rotulada sita a píe del tronco que servía de expositor.





Y dónde, como en todo el viaje, fuimos asaltados “cariñosamente” por criaturas sonrientes vestidas con ropas occidentales hechas harapos, que extendían sus manos y competían con picardía entre sí para obtener cualquier botín que les pudiera caer, que no eran otra cosa que golosinas y bolígrafos.






La vuelta a la entrada, por una pista diferente, permitió la visión parcial de algunas de las casas-chozas diseminadas por el parque, con colegio incluido, y escenas de su vida cotidiana.






Corta, pero ilustrativa visita que ha permitido conocer de cerca un poco de uno de los Parques de referencia ornitóloga de África, en pleno valle del esplendoroso valle del Rift y sus sorprendentes lagos.






MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar enlaces.
** Guía en Etiopía: Eshetu Fanta. Email: salvavidas.fanta@gmail.com Teléfono: +251 911603107

“África tiene un aura especial y la testura de un sueño infantil”. Javier Martínez Reverte ( 1944 -) viajero, periodista y escritor español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario