viernes, 15 de mayo de 2020

Moringa, el árbol de Dios etíope.

Llamado también, en otros sitios, “árbol de la vida” y el “árbol milagroso”, está considerado el árbol con más nutrientes conocido y la más valiosas en términos humanitarios.

La Moringa oleífera, es un árbol de la división de los Magnoliophyta, caducifolio, de crecimiento rápido, que puede llegar hasta los ocho metros de altura, ramas colgantes quebradizas, hojas de color verde claro, produce vainas colgantes y flores durante todo el año de color blanco que son muy aromáticas.
Originario del norte de la India, Etiopía, Filipinas y Sudán, se encuentra también en prácticamente todos los países de América del Sur y del Caribe.
Conocido, entre otros nombres, como el “árbol de la vida”, está repleto de un gran potencial nutritivo, repleto de vitaminas, minerales, con múltiples usos y aprovechamientos y beneficios medicinales. También se denomina “palo de tambor” por la forma de sus vainas.





Utilizado para fines medicinales desde la antigüedad, es para científicos e investigadores que han estudiado sus propiedades, una de los más valiosos a corto plazo en términos humanitarios. De él, se aprovecha todo, sus raíces, corteza, vainas y hojas son utilizables como alimentos, y como base para otros subproductos.
Rico en betacaroteno, calcio, hierro, potasio, proteínas y vitaminas A, B y C, entre otros. Contiene pocas grasas, está exento de colesterol malo y mejora la formación de glóbulos rojos. Se considera que previene la desnutrición y más de un altísimo número de enfermedades, siendo por sus propiedades antivirales, antiinflamatorias y antioxidantes un suplemento nutricional ideal.





La FAO, la ONU para la agricultura y alimentación, ha calificado sus hojas como muy recomendables para mujeres embarazadas y lactantes, así como para niños pequeños, por su riqueza en proteínas y vitaminas. Así como que sus productos derivados tienen propiedades medicinales y antibióticas.
La UNESCO, a través de un estudio, la califico como la planta con más nutrientes jamás descubierta, capaz de prevenir más de 300 enfermedades y evitar la desnutrición, contiene más de 46 antioxidantes.
Su uso como alimento, está reconocido prácticamente en todo el mundo por su composición nutricional. En España, por ejemplo, está recogido en el Codex Alimentario.
Su uso alimentario es muy diverso. Sus raíces se consumen en ensaladas, siendo llamadas también rábanos picantes. Sus hojas se consumen frescas, en forma de ensalada y guisos; secas como un ingrediente más en elaboraciones y como complemento de platos; machacadas como base de harina; en polvo como especies para platos, añadidos de salsas y batidos o como infusiones.
Por ello, se puede afirma, que es el árbol de moda en las últimas décadas en países con escasos recursos y en los últimos años en los consumidores que buscan productos naturales para su alimentación. 
Fidel Castro lo puso de moda en Cuba, llamándolo “árbol milagroso”, afirmando que su consumo es el secreto para luchar contra la desnutrición y de su propia curación y llegando a anunciar su producción masiva, por ser fuente inagotable de carne, huevo y leche.
En países africanos es calificado como “el mejor amigo de mama”. Y en Etiopía es llamado “el árbol de Dios”, por la cantidad de vidas que ha salvado en épocas de hambruna.





Fue con motivo de un reciente viaje a Etiopía, en febrero de 2020, cuando conocí la existencia de este árbol, y de lo muy valorado que era por los etíopes. Hasta ese momento desconocía por completo tanto su existencia, como todas sus propiedades y valores nutricionales.
El gran Sur etíope, es dónde más se produce y más se consume. De hecho su árbol nos fue mostrado en la visita realizada al poblado de la etnia Konso llamado Gamole, como un elemento diferencial de la flora de un país dónde su cultivo está muy extendido, ha salvado muchas vidas y ha quitado mucha hambre.
El último día que estuvimos visitando el Sur, en la espera para coger el avión en el aeropuerto de Arba Minch, la ciudad de referencia sureña considerada la puerta de entrada al mundo tribal, adquirí unos paquete de “Organic Moringa” por curiosidad.
Como consumidor de lo que yo llamo “bebedizos”, infusiones de todo tipo, me gusta probar y conocer los diferentes y múltiples sabores que de su ingesta se disfrutan. Y al desconocer la “moringa” no pude evitar la tentación.
Su coste fue irrisorio, al cambio sobre un 1,5 euro el paquete de 200 gramos. Después de profundizar en el conocimiento de este árbol, y conocer el precio que se paga en España y por Internet, debí comprar todas las que ofertaba el vendedor ambulante que estaba en la sala de espera del aeropuerto. El precio de los 100 gramos ronda los 30 euros. Sin comentarios.
La caja que contiene la bolsa con el polvo de la hoja, informa de: Para su consumo se puede añadir a la comida. Y que para mejorar sabor se puede añadir naranja, limón, miel o azúcar. Y que sus beneficios, son: Incrementa el sistema inmunológico. Regula la circulación de la sangre. Ayuda a regular el nivel de azúcar. Es un buen aperitivo.





Por otro lado, parece ser que el polvo de la Moringa, es rico en vitaminas y en micro alimentos de los minerales esenciales para desintoxicar el cuerpo, purificando el hígado, consolidando el sistema inmune, reconstruyendo las células de la sangre roja, rejuveneciendo las células del cuerpo para una vida sana, energética, orgánica y más ecológica. También, sin comentarios.
Lo cierto es que desde mi vuelta a casa, tomo después de cenar casi todos los días una infusión de este polvo extremadamente verde. La tomo sola, sin aditivo alguno, aunque con miel le da un toque diferente agradable. Su sabor es totalmente herbáceo, da la sensación de estar bebiendo lo que realmente es, hierba hervida.
Lo que si es cierto que cunde mucho, con menos de media cucharilla de café se hace una infusión bastante cargada. Así que tengo moringa para tiempo.
De todo lo que antecede en líneas anteriores referente a sus propiedades y valores nutricionales,  nada puedo decir, mi cuerpo de momento nada me transmite, igual en mis próximos análisis sale a relucir.
Sean ciertas o no, me quedo con el placer de haber realizado este “descubrimiento”, y la decepción de no saber su existencia, y desaprovechar la oportunidad de intentar degustar sus hojas en alguna elaboración. Aunque después de conocer el país y las limitaciones logísticas organizativas, sin previa antelación posiblemente sería difícil, por no decir casi imposible. Sin duda la naturaleza es sabia.






MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. ARTÍCULOS SOBRE ETIOPÍA.


WEB ONG: AYME (AYUDAMOS A MAMA EN ETIOPÍA:  www.aymeong.es
** Dirección: C / Barcelona, 6, 5º D. 28940 Fuenlabrada. Madrid.
     Presidenta: Yeshi Beyene Hagos. Teléfono: 669-750-383.
     Vicepresidente: Diego Caballo Ardila. Teléfono: 616-470-139.
     Correo electrónico: ayme.ongd@gmail.com            
** Enlace vídeo de la creación de AYME:

** Guía en Etiopía: Eshetu Fanta. Email: salvavidas.fanta@gmail.com Teléfono: +251 911603107



“A medida que se sabe más sobre sus múltiples usos, mayor es la importancia que ha tenido en el desarrollo de muchas áreas pobres de países en vías de desarrollo”. John Sutherland, profesor universitario inglés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario