jueves, 7 de abril de 2022

Luis Riera Posada, escultura en Oviedo.

Ubicada en la plaza delante de la iglesia de San Juan el Real, en el lateral de la calle Doctor Casal, es obra de Manolo Linares.

Oviedo, tercera capital del reino de Asturias, y por tanto en su momento de España, ostenta la capitalidad del Principado de Asturias, estando ubicado en el centro neurálgico del mismo. Vertebrado en 30 parroquias, su extensión es de 186,15 kilómetros cuadrados, se encuentra a una altitud de 227 metros sobre el nivel del mar, resguardado por el monte Naranco al norte, y la sierra del Aramo al sur, y su censo poblacional es de 220.406 habitantes –censo de 2020-.

Ciudad repleta de magia, la vieja dama del norte renueva cada día su encanto. Si algo la define es el exquisito cuidado de todos sus rincones. Visitarla y recorrerla es una aventura apasionante, la alta peatonalización de sus calles –tanto del centro como de barrios- permite al visitante el disfrute de parques, edificios, plazas, esculturas, fuentes, rincones y sobre todo gentes, y todo ello enmarcado en una máxima limpieza que le ha valido para ser galardonada en diferentes ocasiones como la ciudad más limpia de España.

Moderna y vital pero repleta de historia, sus doce siglos de historia le permiten atesorar un patrimonio artístico como pocas. Sus íconos monumentos del arte prerrománico, declarados Patrimonio de la Humanidad, se complementan con múltiples edificios civiles y religiosos, componiendo un paisaje urbano al que complementan monumentos conmemorativos y esculturas.




Paisaje que se ha visto incrementado notablemente en las dos últimas décadas, debido al auge de esculturas que proliferan por todos sus rincones. Más de ciento cincuenta esculturas y monumentos, muchas en tamaño natural a píe de calle,  la convierten en un museo abierto e interactivo las veinticuatro horas, símbolos inmortales y representativos de la ciudad, susceptibles de ser tocadas, abrazadas y fotografiadas.

Una de ellas es la dedicada a Luis Riera Posada. Nacido el 11 de abril de 1923 en Infiesto, licenciado en Derecho ejerció como abogado en Oviedo desde 1947. Sus múltiples inquietudes e involucración con la sociedad civil le llevo a ejercer múltiples cargos, siendo tesorero del Colegio de Abogados, presidente del Centro Asturiano, de la Sociedad Ovetense de Festejos y del Oviedo Club Baloncesto, directivo del Real Oviedo en dos ocasiones, concejal primero en 1958 y después el primer alcalde de la democracia con Unión Centro Democrático desde 1979 a 1983 y liderando la oposición con Alianza Popular durante el mandato siguiente.



Compromisos con una ciudad que le hizo merecedor de ser nombrado Hijo Adoptivo en 1994, de que una calle del barrio de Vallobín lleve su nombre, así como el polideportivo de Pumarín. Siendo nombrado también en 1996 Hijo Predilecto de su Piloña natal, y recibiendo múltiples reconocimientos y premios.




Fallecido el 24 de marzo de 2007, apenas seis meses más tarde un grupo de amigos de su tertulia del restaurante el Tizón encabezados por Ataulfo Valdés y Manolo Linares, decidieron homenajear a su compañero con una estatua suya. Obra que realizaría este último, sufragando el coste por cuestación popular para lo que abrieron una cuenta en una entidad bancaria a tal fin.




Propuesta que contó desde el principio con el beneplácito del Ayuntamiento encabezado por su alcalde Gabino de Lorenzo, barajándose varias ubicaciones, siendo la elegida finalmente la de la plaza de la iglesia San Juan el Real, en el lateral de la calle doctor Casal, al ser el finado un gran devoto de la misma, y uno de sus lugares preferidos.




Escultura realizada en bronce por su amigo, el artista tinetense Manuel García Linares –Manolo Linares- que fue inaugurada el 24 de julio de 2008, cuyo coste final fue de 75.000 euros.




Quien lo representó sonriente sentado en un banco, con una pierna sobre la otra y apoyando en ella un brazo, en actitud de relax y contemplando la ciudad que tanto quiso y dónde tanto se involucró, con una guía de Oviedo y un ejemplar del diario El Carbayón.




Con una placa al lado de sus pies, con el escudo de la ciudad, su nombre y cargo, la financiación y la fecha colocación.




 MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar enlaces.


CATEDRAL DE SAN SALVADOR.

ESCULTURAS Y MONUMENTOS EN OVIEDO Y SUS AUTORES.

OTROS.

 

“El cariño de la ciudad a Luis iba más allá de las ideologías, por eso es merecedor de este homenaje con la escultura que lo inmortaliza” Ataulfo Valdés, amigo personal de Luis Riera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario