miércoles, 19 de febrero de 2020

Escultura Culis Monumentalibus, en Oviedo.

Ubicada en la calle Pelayo, frente al teatro Campoamor, obra del escultor Eduardo Úrculo.

Oviedo, tercera capital del reino de Asturias, y por tanto en su momento de España, ostenta la capitalidad del Principado de Asturias, estando ubicado en el centro neurálgico del mismo.

Vertebrado en 30 parroquias, su extensión es de 186,15 kilómetros cuadrados, se encuentra a una altitud de 227 metros sobre el nivel del mar, resguardado por el monte Naranco al norte, y la sierra del Aramo al sur, y su censo poblacional es de 220.406 habitantes –censo de 2020-.

Oviedo es una ciudad repleta de magia, la vieja dama del norte de España renueva cada día su encanto. Si algo la define es el exquisito cuidado de todos sus rincones. Visitarla y recorrerla es una aventura apasionante, la alta peatonalización de sus calles –tanto del centro como de barrios- permite al visitante el disfrute de parques, edificios, plazas, esculturas, fuentes, rincones y sobre todo gentes, y todo ello enmarcado en una máxima limpieza que le ha valido para ser galardonada en diferentes ocasiones como la ciudad más limpia de España.

Moderna y vital, pero repleta de historia, sus doce siglos de historia le permiten atesorar un patrimonio artístico como pocas ciudades españolas. Sus íconos monumentos del arte prerrománico, declarados Patrimonio de la Humanidad, se complementan con múltiples edificios civiles y religiosos, como la Catedral, componiendo un paisaje urbano al que complementan monumentos conmemorativos y esculturas.

Paisaje que se ha visto incrementado notablemente en las dos últimas décadas, debido al auge de esculturas que proliferan por todos sus rincones. Más de ciento cincuenta esculturas y monumentos, muchas en tamaño natural a píe de calle,  la convierten en un museo abierto e interactivo las veinticuatro horas, símbolos inmortales y representativos de la ciudad, susceptibles de ser tocadas, abrazadas y fotografiadas.




Al inicio de la céntrica calle Pelayo, en un extremo del teatro Campoamor, se encuentra  una de las más llamativas y voluminosas de la ciudad, la llamada “CULIS MONUMENTALIBUS”.




Obra del pintor y escultor que se consideraba asturiano, aunque nacido en Santurce (Vizcaya), Eduardo Úrculo (1938-2003), uno de los mejores exponentes del arte pop en España.




Realizada en bronce embetunado en negro e instalada el 23 de octubre de 2001, tiene un peso de mil kilos, cuatro metros de altura y se eleva sobre un pedestal de granito de 80 centímetros.




Con su nombre en latín, inspirado el autor por un artículo del Premio Nobel de Literatura Camilo José Cela, representa un orondo culo monumental proporcional sobre unas nalgas redondeadas, iguales en ambas caras.

Obra que deja indiferentes a pocos, ha sido posiblemente la escultura que más polémica ha generado de todas las existentes en la ciudad.

 .



 MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.

Un Principado para descubrir.


ESCULTURAS.

  

“No arrepentirse ni hacer reproches a los demás, son los pasos de la sabiduría”. Denis Diderot (1713-84) escritor y filósofo francés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario