jueves, 24 de marzo de 2022

Mendigo con perros. Escultura en Oviedo.

Ubicada en la plaza Pedro Miñor, obra del artista ovetense Rafael Rodríguez Urrusti.

Oviedo, tercera capital del reino de Asturias, y por tanto en su momento de España, ostenta la capitalidad del Principado de Asturias, estando ubicado en el centro neurálgico del mismo. Vertebrado en 30 parroquias, su extensión es de 186,15 kilómetros cuadrados, se encuentra a una altitud de 227 metros sobre el nivel del mar, resguardado por el monte Naranco al norte, y la sierra del Aramo al sur, y su censo poblacional es de 215.675 habitantes –censo de 2021-.

Ciudad repleta de magia, la vieja dama del norte de España renueva cada día su encanto. Si algo la define es el exquisito cuidado de todos sus rincones. Visitarla y recorrerla es una aventura apasionante, la alta peatonalización de sus calles –tanto del centro como de barrios- permite al visitante el disfrute de parques, edificios, plazas, esculturas, fuentes, rincones y sobre todo gentes, y todo ello enmarcado en una máxima limpieza que le ha valido para ser galardonada en diferentes ocasiones como la ciudad más limpia de España.

Moderna y vital, pero repleta de historia, sus doce siglos de historia le permiten atesorar un patrimonio artístico como pocas ciudades españolas. Sus íconos monumentos del arte prerrománico, declarados Patrimonio de la Humanidad, se complementan con múltiples edificios civiles y religiosos, como la Catedral, componiendo un paisaje urbano al que complementan monumentos conmemorativos y esculturas.




Paisaje que se ha visto incrementado notablemente en las dos últimas décadas, debido al auge de esculturas que proliferan por todos sus rincones. Más de ciento cincuenta esculturas y monumentos, muchas en tamaño natural a píe de calle,  la convierten en un museo abierto e interactivo las veinticuatro horas, símbolos inmortales y representativos de la ciudad, susceptibles de ser tocadas, abrazadas y fotografiadas.




En el año 1995 la plaza Pedro Miñor situada en la zona oeste de la ciudad sufrió una reurbanización, que incluyó su prolongación hasta su apertura a la calle Alejandro Casona. Para conmemorar el acontecimiento el Ayuntamiento de la ciudad adquirió la obra denominada “Mendigo con perros”, del escultor Rafael Rodríguez Urrusti.




Prolifero artista autodidacta nacido y fallecido en Oviedo (22-08-1922 / 05-10-2000), formado en la Escuela de Aprendices de la Fábrica de Armas, que desarrollo su obra principalmente en hierro, y que cuenta con un amplio repertorio de obras por toda la ciudad, tanto en mobiliario urbano como en decoraciones de edificios e iglesias.




Situada en mitad de la segunda parte de la plaza, sobre un amplio pedestal de piedra anclado en él mediante una chapa de hierro, el conjunto cincelado en chapas de hierro representa a un mendigo con dos perros.




El viejo mendigo de pie ataviado con un arrugado sombrero, una vieja y roída chaqueta americana con corbata y unos pantalones con rodilleras, que apoya su mano derecha en un bastón mientras mendiga con la izquierda.





Que está flanqueado por dos perros, uno tumbado a la izquierda y otro de píe a su derecha, que representan a Rufo y a su compañero, muy populares en la década de los años ochenta del siglo pasado en Oviedo. Contando Rufo con una escultura propia en la ciudad, en la confluencia de las calles Uria y doctor Casal.




Figurando en la chapa del anclaje la firma del autor y la fecha de la obra.




MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar enlaces.


CATEDRAL DE SAN SALVADOR.

ESCULTURAS Y MONUMENTOS EN OVIEDO Y SUS AUTORES.

OTROS.

 

“La calidad de un artista depende de la cantidad de pasado que lleve consigo”. Pablo Ruiz Picasso (1881-1973) pintor español

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario