miércoles, 4 de marzo de 2020

Escultura Alegoría, en el parque de Isabel la Católica, en Gijón.

Es una de las diez esculturas y/o monumentos, ubicadas en el parque más importante de la ciudad, el de Isabel la Católica.

Gijón, que cuenta con la categoría de villa, es la ciudad más poblada del Principado de Asturias, ubicada a orillas del mar Cantábrico, su extensión es de 182 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de 273.422 habitantes –censo de 2016-.

Al igual que otras ciudades, villas y pueblos asturianos, muchas calles, plazas y paseos se han remozado en las últimas décadas, a la vez que se fueron ganando espacios para el disfrute ciudadano.

Espacios y lugares, que en ocasiones, se han enriquecido con esculturas de distintos tipos y tamaños que adornan los mismos. Gijón es un buen ejemplo de ello, contando con un alto número de esculturas, muchas de ellas con el denominador común del acero y el hormigón como sus materiales utilizados, y que conforman por sí solas un buen reclamo turístico.

La ciudad también ha realizado una apuesta por la puesta en marcha de sendas verdes y paseos, y es en algunos de ellos dónde se han ubicado parte del conjunto artístico escultórico existente.

A su vez cuenta con un buen número de parques urbanos y peri urbanos. El más antiguo y principal, y uno de los mayores urbanos del Principado de Asturias, lleva el nombre de Isabel la Católica. Situado en el extremo occidental del barrio del Biblio, al final de la bahía y playa de San Lorenzo, fue diseñado por el arquitecto Ramón Ortiz en el año 1941.

Con una extensión de 151.857 metros cuadrados, ocupa la zona pantanosa conocida como “charca del Piles” o “llamarga del Molinón”, sus límites perimetrales son la margen izquierda del río Piles, el estadio del Molinón, la avenida Castilla y la avenida Torcuato Fernández Miranda.

Diseñado con paseos, un gran lago, palomar, aviario, extensas zonas verdes y arboladas, en él se encuentras dispersas un total de diez monumentos y esculturas.

Entre ellas se encuentra la obra que el escultor ovetense Manuel Álvarez Laviada (1892-1958), realizo en piedra por encargo del entonces Instituto Nacional de Previsión de Gijón, en el año 1951, y que denominó “Alegoría”.

El conjunto escultórico presidió el edificio del Instituto, actual de la Seguridad Social situado en la plaza del Carmen, hasta su demolición en el año 2006. Fecha en la que fue trasladada a su actual emplazamiento en el extremo más occidental del parque, muy cerca de la avenida Castilla.

Compuesto por una mujer, dos adolescentes y un niño, con ella el autor quiso representar los distintos estamentos sociales que el Instituto amparaba: el trabajo, la maternidad y la infancia.

 


 MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar enlaces.

Un paseo histórico por Gijón de la mano de la Cofradía del Oriciu.
Escultura Alegoría, en Gijón.

 

“Es muy difícil someter a la obediencia a aquel que no busca mandar”. Jean Jacques Rousseau (1712-78) polímata suizo

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario