sábado, 8 de febrero de 2020

Playa de los Mayanes o los Vagones. Gijón. Principado de Asturias.

Perteneciente al concejo de Gijón y a la parroquia de Somió, es también llamada de los Vagones o Jabonera.

El Principado de Asturias aglutina en sus diez mil kilómetros cuadrados de extensión, un variado y espléndido repertorio de bellezas naturales, como es el conjunto que conforman sus playas.
Su litoral tiene una extensión de unos 345 kilómetros bañados por el mar Cantábrico, siendo sus extremos las puntas de Tina y de la Cruz, en los concejos de Ribadedeva y de Castropol, salpicado por más de 200 playas repartidas por los 21 concejos bañados por el Cantábrico, de los que el Llanes es el que cuenta con más y Gijón con menos. Contando algunas de ellas con declaración de Monumento Natural.
La Franca, por el oriente, y Peñarronda, por el occidente, son las playas situadas en los extremos del territorio astur, cuya costa también es conocida como la “Costa verde”. El conjunto que forman es heterogéneo, diferente e irrepetible. Unas amplias y abiertas; otras recogidas y escondidas; en unas desembocan ríos, otras están a píe de rías; unas de fina arena, otras de regodones y/o piedras; unas tranquilas y otras agrestes; unas de fácil acceso y otras complicado; unas urbanas y otras salvajes; unas conocidas y otras no tanto; unas en la base de abruptos acantilados, y otras abrigadas por promontorios que las rodean;  todas ellas, salvo mínimas excepciones, seguras. 
La costa asturiana, a efectos de jurisdicción administrativa, está dividida en ocho distritos marítimos. Son los de Llanes, Ribadesella, Lastres, Gijón, Luanco, Avilés, San Esteban de Pravia y Luarca, de oriente a occidente. El cabo de la Mar, la punta de la Isla, el río Ñora, la playa de Xivares, el cabo Peñas, Ranón, la punta de Ballota y la ría del Eo, son los límites de cada uno de ellos.
El concejo de Gijón, en el centro del Principado de Asturias, y el más poblado de los setenta y ocho que lo componen, cuenta con una superficie total de 181,70 kilómetros cuadrados, vertebrada en 22 parroquias.
De ellas, cuatro están bañadas por el mar Cantábrico, que cuentan con un total de  doce  playas, pertenecientes al distrito marítimo de Gijón, que abarca el litoral marítimo comprendido entre la playa de la Ñora y la de Xivares, pertenecientes a los concejos de Villaviciosa y Carreño, respectivamente.
Estaño, la Cagonera, Serin, Peñarrubia, el Camping, el Rinconin o Cervigón, Les Caseríes,  los Vagones o Mayanes, el Tostaderu, San Lorenzo, Poniente y el Arbeyal, son las playas o zonas de baño que cuenta la ciudad.




A la parroquia de Somió, que limita al oeste con el río Piles que desemboca en la playa de San Lorenzo y al este con el arroyo y playa de la Ñora, límite de los concejos de Gijón y Villaviciosa, pertenecen las nueve primeras.




En el paseo marítimo que da continuidad al del muro de la playa San Lorenzo y a la desembocadura del río Piles, y que concluye en el parque del Rinconín, se encuentran tres de las siete playas urbanas con las que cuenta la ciudad. Son, por cercanía a la misma, la de los Mayanes, les Caseríes y el Rinconín.



La primera es la de los Mayanes, situada entre los salientes rocosos del Mayán de Tierra y el Mayán de Mar, de Fuera o Mongol, a ella se accede por tres escaleras, las señalizadas con los números 20, 21 y 22.



Es también conocida con los nombres de los Vagones y de la Jabonera. El primero de los nombres es debido a las tres piscinas naturales que existen entre las rocas, desde las que con vagonetas antaño se recogía el ocle al final del verano. El segundo, porque en sus inmediaciones se encontraba en las décadas de los años 40 y 50 una fábrica de jabones, llamada con ese nombre, y que a su vez vendía cañas de bambú para la pesca.



Piscinas naturales muy populares y concurridas, en las que la más cercana a la escalera 20 tenía incluso un trampolín, del que aún permanece su base cuadrada perfectamente visible, y que sobresale incluso con marea alta.





Su longitud es de 300 metros y su anchura media de 25 metros, estando compuesta por gravas, cantos rosados, sin apenas arena y bloques rocosos.



Su ocupación es media, peligrosidad media, la calidad de sus aguas es buena y  cuenta con servicios de vigilancia y de hostelería en su entorno.



A su vez es uno de los paraísos de la costa gijonesa para practicar surf, por las grandes olas que allí se originan, siendo la más famosa la conocida como “la 21” o “Mongol”, aunque algunos comienzan a llamar “Jabonera”.





MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.



“No puedes cruzar el mar simplemente estando en él y viendo el agua”. Rabindranath Tagore (1861-1941) escritor y músico indio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario