domingo, 1 de marzo de 2020

Playa de Porcia. El Franco. Principado de Asturias

Perteneciente al concejo de El Franco y a la parroquia de Valdepares, se ubica en el estuario dónde desemboca el río que le da nombre.

El Principado de Asturias aglutina en sus diez mil kilómetros cuadrados de extensión, un variado y espléndido repertorio de bellezas naturales, como es el conjunto que conforman sus playas.
Su litoral tiene una extensión de unos 345 kilómetros bañados por el mar Cantábrico, siendo sus extremos las puntas de Tina y de la Cruz, en los concejos de Ribadedeva y de Castropol, salpicado por más de 200 playas repartidas por los 21 concejos bañados por el Cantábrico, de los que el Llanes es el que cuenta con más y Gijón con menos. Contando algunas de ellas con declaración de Monumento Natural.
La Franca, por el oriente, y Peñarronda, por el occidente, son las playas situadas en los extremos del territorio astur, cuya costa también es conocida como la “Costa verde”. El conjunto que forman es heterogéneo, diferente e irrepetible. Unas amplias y abiertas; otras recogidas y escondidas; en unas desembocan ríos, otras están a píe de rías; unas de fina arena, otras de regodones y/o piedras; unas tranquilas y otras agrestes; unas de fácil acceso y otras complicado; unas urbanas y otras salvajes; unas conocidas y otras no tanto; unas en la base de abruptos acantilados, y otras abrigadas por promontorios que las rodean;  todas ellas, salvo mínimas excepciones, seguras. 
La costa asturiana, a efectos de jurisdicción administrativa, está dividida en ocho distritos marítimos. Son los de Llanes, Ribadesella, Lastres, Gijón, Luanco, Avilés, San Esteban de Pravia y Luarca, de oriente a occidente. El cabo de la Mar, la punta de la Isla, el río Ñora, la playa de Xivares, el cabo Peñas, Ranón, la punta de Ballota y la ría del Eo, son los límites de cada uno de ellos.
El concejo de El Franco, uno de los más occidentales del Principado de Asturias, cuenta con una superficie total de 78 kilómetros cuadrados, vertebrado en ocho parroquias: Arancedo, La Braña, La Caridad,  Lebrero, Miudes, Predonés, Valdepares y Villalmarzo.
De ellas La Caridad, Miudes y Valdepares, tienen al mar Cantábrico como su límite norte, y a ellas pertenecen las diez playas con las que cuenta el concejo, pertenecientes al distrito marítimo de Luarca. Porcia, Torbas, Moniellos, Viavelez, Porticel, Bartolo, Pormenande, Riboira, Cambaredo y Castello, son de occidente a oriente sus nombres.
Porcia es un pueblo de la parroquia de Valdepares,  que limita al este con el vecino concejo de Tapia de Casariego.
Desde el centro de la localidad de Porcia, sita en la carretera general N-634, una carretera da acceso directamente a las inmediaciones de la playa que toma el nombre del pueblo, dónde existe un aparcamiento, un área recreativa e infraestructuras de bar y servicios varios.





El río Porcia es el principal de la denominada cuenca costera occidental, entre las del Eo y el Navia. Nace en la cordillera Cantábrica en la sierra de A Bobia, en el concejo de Castropol, tiene una longitud de 27 kilómetros y el desnivel que salva es de 800 metros.





En las orillas de su desembocadura en el mar Cantábrico, se encuentran dos playas. La del Xogaral, al oeste, perteneciente al concejo de Tapia de Casariego, y la de Porcia, al este.





Está comprende la barra arenosa del estuario y una banda que se extiende adosada al acantilado hacia la punta de A Talaya, en su flanco occidental, hasta la altura de las islas de Os Bois.





En conjunto, su extensión es de casi 600 metros, de arena fina y tonalidad gris clara, con algunos cantos rodados a la altura de las islas, y de cantos y gravas en la barra.





La banda arenosa, tiene orientación noroeste, protegida por la ensenada, la isla y los pequeños acantilados de pradería, que complementa y son utilizados por los usuarios, cuando está desaparece en pleamar, momento en el que las aguas del mar y del río confluyen.





En el centro tiene un resalte aplanado, que los lugareños denominan “A pedra imán”, por la creencia de atraer las descargas eléctricas durante las tormentas.
Desde ella son visibles los restos del embarcadero de mineral de hierro, que se extraía de la mina existente al oeste del estuario, y diversos norays en las rocas, utilizados como amarraderos de lanchas.
Es una de las playas más frecuentadas de la zona, tanto por la calidad de sus aguas, como por su fácil acceso y las infraestructuras que dispone.







“La ciencia se puede aprender de memoria, pero la sabiduría no”. Laurence Sterne (1713-68) humorista y escritor irlandés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario