domingo, 28 de junio de 2020

Monumento a Evaristo San Miguel, en Gijón.

Ubicada en la céntrica plaza, que toma su nombre, San Miguel, también conocida como Plazuela.

Gijón, que cuenta con la categoría de villa, es la ciudad más poblada del Principado de Asturias, ubicada a orillas del mar Cantábrico, su extensión es de 182 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de 273.422 habitantes –censo de 2016-.
Al igual que otras ciudades, villas y pueblos asturianos, muchas calles, plazas y paseos se han remozado en las últimas décadas, a la vez que se fueron ganando espacios para el disfrute ciudadano.
Espacios y lugares, que en ocasiones, se han enriquecido con esculturas de distintos tipos y tamaños que adornan los mismos. Gijón es un buen ejemplo de ello, contando con un alto número de esculturas, muchas de ellas con el denominador común del acero y el hormigón como sus materiales utilizados, y que conforman por sí solas un buen reclamo turístico.
La ciudad también ha realizado una apuesta por la puesta en marcha de sendas verdes y paseos, y es en algunos de ellos dónde se han ubicado parte del conjunto artístico escultórico existente.
En el centro de la ciudad, se encuentra la plaza San Miguel, conocida también como la plazuela. Que en su momento era uno de los vértices que tenía la muralla que rodeaba Gijón entre los años 1837 y 1868.




De ella salen o confluyen las calles Capua, Celestino Junquera, Covadonga, Cura Sama, Uría, Ruiz Gómez y Santa Doradía.




Se le dio el nombre del general Evaristo Fernández San Miguel, nacido en la ciudad en 1785 y fallecido en Madrid en 1862. Militar y político, quien entre otros cargos fue ministro de Marina y presidente de las Cortes Constituyentes en 1854.



Su escultura realizada en bronce, fundida en los talleres de la fábrica de armas de Trubia, luce sobre un pedestal vertical de hormigón, en el lateral sur de la plaza, enfrente de la calle Celestino Junquera, desde el 18 de diciembre de 1922.
En la columna luce el texto “Gijón a su ilustre hijo don Evaristo San Miguel”.






MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar enlaces.
Escultura Alegoría, en Gijón.
Escultura Cantu los dies fuxios, de Adolfo Manzano, en Gijón.
Escultura Castillo de Salas, De Joaquín Rubio Camín, en Gijón.
Escultura Galileo Galilei, de Amadeo Gabino, en Gijón.



“Un hombre con una idea nueva es un loco, hasta que la idea triunfa”. Mark Twain, seudónimo de Samuel Langhorne Clemens (1835-1910) escritor y humorista estadounidense.








No hay comentarios:

Publicar un comentario