lunes, 22 de junio de 2020

Escultura a Galileo Galilei, en Gijón.

Ubicada en el parque de San Lorenzo, en la Providencia, es obra de Amadeo Gabino.

Gijón, que cuenta con la categoría de villa, es la ciudad más poblada del Principado de Asturias, ubicada a orillas del mar Cantábrico, su extensión es de 182 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de 273.422 habitantes –censo de 2016-.
Al igual que otras ciudades, villas y pueblos asturianos, muchas calles, plazas y paseos se han remozado en las últimas décadas, a la vez que se fueron ganando espacios para el disfrute ciudadano.
Espacios y lugares, que en ocasiones, se han enriquecido con esculturas de distintos tipos y tamaños que adornan los mismos. Gijón es un buen ejemplo de ello, contando con un alto número de esculturas, muchas de ellas con el denominador común del acero y el hormigón como sus materiales utilizados, y que conforman por sí solas un buen reclamo turístico.
La ciudad también ha realizado una apuesta por la puesta en marcha de sendas verdes y paseos, y es en algunos de ellos dónde se han ubicado parte del conjunto artístico escultórico existente.
En la Providencia, se encuentra el cabo de San Lorenzo, que abarca una extensión de 141.685 metros cuadrados. Primigeniamente de titularidad privada, adquirido por el Estado en 1945 para convertirlo en campo de maniobras dependiente del Ministerio de Defensa y que en 1993 paso a ser de propiedad municipal, siendo inaugurado el 8 de agosto de 1997.
El extenso terreno, recuperado para el disfrute y el ocio, denominado parque de San Lorenzo, conserva varias plataformas de hormigón utilizadas para la práctica de tiro, así como de un bunker, de un almacén subterráneo y de un índice geodésico. 
Cuenta con aparcamiento, zona infantil, elementos de práctica deportiva, amplios paseos, un singular mirador sobre la costa cantábrica y tres esculturas, conjunto diseñado por el arquitecto Ángel Noriega.
En el extremo derecho del parque, se encuentra la obra realizada por el artista valenciano Amadeo Gabino, titulada “Homenaje a Galileo Galilei XV”, instalada en 1997.
Realizada en acero corten, está formado por dos estructuras geométricas semicirculares, colocadas en forma oblicua. Sus dimensiones de tres metros de altura están conformadas a su vez por planchas unidas mediante soldadura, que se curvan y arquean, dibujando rutas concéntricas que definen el planeta del cosmos de los sueños.




“Lo que quiere el sabio, lo busca en sí mismo; el vulgo, lo busca en los demás”. Confucio (551-479 a.C) pensador chino, creador del confucionaismo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario