martes, 27 de noviembre de 2012

Pico Corteguerón (1884 m.). Circular desde Caleao (Caso)

Pico Corteguerón (1884 m) circular desde Caleao, de 22,500 kilómetros total, 1362 metros de desnivel de subida y 1380 metros de bajada, en la que se invierten 8 horas y 5 minutos. Descripción, tiempo y vídeo de la ruta.

Caleao es un bonito pueblo y parroquia del concejo de Caso, ubicado en pleno Parque Natural de Redes y Reserva de la Biosfera, con una extensión de 49,97 kilómetros cuadrados, ubicado a una altitud de 680 metros, con apenas 150 habitantes y que dista 11 kilómetros de Campu Caso, capital municipal. Se accede a través de la carretera AS-117 que comunica Avilés con el puerto de Tarna, para tomar la desviación que partiendo de Coballes -en dónde concluye la presa de Tanes- conduce directamente a Caleao, en un recorrido de 7 kilómetros a la vera del río Caleao, que en Coballes entrega sus aguas al río Nalón.
A la entrada del pueblo, a la izquierda una pequeña explanada permite dejar el coche o el autobús, y comenzar esta ruta. La primera parte de la misma se realizara por el “Desfiladero de los Arrudos”, uno de los grandes cañones de agua que tiene el parque de Redes, saliendo de la carretera y cruzando un puente sobre el río Caleao, del que sale una pista con el indicador de la ruta,  que en apenas 400 metros conduce al área recreativa ubicada delante de la coqueta y modesta ermita de San Antonio Abad, a 670 metros y que cuenta con amplio aparcamiento, fuente, un antiguo molino de agua y zona de pradería con bancos para el descanso.
 
 
 
Del área sale la pista de hormigón, que sigue las marcas del PR-AS 61 “Los Arrudos” que va desde Caleao a la Encrucijada, localidades ambas del concejo de Caso, que conduce hacía al sur, discurre en sus inicios prácticamente por terreno llano entre praderías siempre pegados  al margen del río de los Arrudos, para pasar primeramente por el puente de la Xenra, que salva el arroyo de la Pasera, y será el primero de los ocho puentes que se encontrarán en esta primera parte. A este le seguirán los de Riofresno y el Corona, en este caso ya sobre el río de los Arrudos, el primero da entrada al estrecho de Salto de Rodrigo, una pequeña garganta entre las peñas Corona y la de los Rosques, y el segundo pasa por la mitad del Salto.
A partir de la fuente el valle se abre y la pista continúa hasta la majada de Fresnedo,  para cruzar el puente de Aguamayo. Hay que seguir de frente continuando por la pista que transcurre por la zona más cercana al río, encontrando posteriormente un desvío a la izquierda, que hay que obviar para llegar al puente de los Campos en dónde la pista de hormigón se convierte en pista de piedra, sin perder anchura, y que llega hasta el puente de Fuminosa, dónde comienza la garganta que forma el río, aunque no el desfiladero en sí. En este lugar, rodeado de impresionantes hayas, se encuentra un panel explicativo sobre la formación geológica y el origen del nombre del desfiladero, cuyo texto dice: “Se excava sobre materiales calizos y cuarcíticos a los que corta transversalmente, permitiendo el drenaje de una cuenca de unos 12 kilómetros con surgencia de aguas ligadas a las calizas de la formación barcaliente, las mismas que proporcionan, la desaparición del arroyo del río Seco en un largo tramo. Debe su nombre a una vara de acebo de unos 2,5 metros que tiene clavadas perpendicularmente estacas en forma de cruz, de manera que hacen peldaños y se utilizaban por los ganaderos de la zona para subir por las peñas antes de construirse el camino”.
 
 
 
 
El puente marca un punto de inflexión,  comenzando el desnivel, el camino sigue hasta llegar a la majada del Prendeoriu o Prendoriu, y dónde la pista concluye para dar paso a un sendero. Este continúa sin pérdida alguna, dejando en el lado derecho una fuente, para pasar por el primero de los puentes de la Calabaza, el de abajo. Rustico puente de madera, que primeramente fue colgante y que a muchos no transmite seguridad a pesar de haber sido remodelado y reforzado, pudiendo verse aún parte de su estructura y anclajes antiguos en sus laterales.
 



Una vez superado el camino comienza a estrecharse y las paredes del valle se van haciendo verticales, pasando de la zona de praderías al desfiladero en sí. Es el tramo de el Escalerón, formado por auténticos escalones esculpidos en las cuarcitas de la montaña, desde donde se puede contemplar, sobre todo en épocas de lluvia o deshielo, las cascadas y las vistas más hermosas del desfiladero, existiendo protección con barandillas de madera en muchas zonas. El primer tramo llega hasta el puente de la Calabaza de arriba, que no tiene apenas dificultad, para encontrar el segundo tramo de la ruta, llamado de los Dentales, flanqueado por altas paredes y donde el río ruge cauce abajo entre la roca, a nuestra izquierda y el camino asciende haciendo zig-zag a través de los mencionados escalones tallados que permiten superar las murallas que forma el barranco, permitiendo una perfecta visión de su conjunto y de cómo encajonan el río.
La senda continúa hasta llegar a su parte más alta, conocida como el Colladín o también Collán, a 1080 metros, pequeña planicie con magníficas vistas al saliente del alargado valle de Roxecu, para en apenas 400 metros, encontrar el manantial de la Fontona, al refugio del barranco de la Robre y rodeada de hayas, distante 5,100 kilómetros de Caleao.
Desde este punto se suministra el agua a la ciudad de Gijón desde 1950, aunque el proyecto es de 1926 y se haya alargado primeramente hasta 1944 y posteriormente hasta su entrada en funcionamiento. Cuenta con una tubería subterránea de 56 kilómetros de recorrido, a través de diferentes municipios y zonas montañosas, capaz de transportar un caudal medio de 200 litros por segundo, equivalentes a 700.000 litros a la hora.
 
 
La Fontona, punto dónde comienza la tubería de conducción.
 
Cruzado el río el camino se interna por el espectacular hayedo de Arreballaos, culminado con el pico Cabeza Arco, para salvar la riega les Albardes a través de un nuevo rustico puente. En este punto a la derecha hay la opción de ir a la majada el Acebal y al pico Torres, pero este es un camino restringido, pero hay que coger el camino de la izquierda, que sigue el PR-AS-61 del sendero de los Arrudos y el lago Ubales. El sendero se interna en la continuación del hayedo anterior, salvando el liviano desnivel para acceder primeramente a Valmartín, cuyas cabañas allí existentes se encuentran derruidas y posteriormente a la majada de Roxecu, ubicada a 1250 metros y distante 7,539 kilómetros de Caleao, con cabañas diseminadas derruidas y fuente.
 
 
 
Poco antes de la fuente, hay dos opciones, una ir hacia la derecha hacia las majadas de la Escosura y Acebal y acceder por encima de la Fontona y volver a Caleao, y la otra continuar ruta a través de las marcas del PR, bajar a la izquierda, en busca del arroyo Escosura, y seguir las marcas del PR,  para acceder a la majada de Llede, a 1.410 metros y 9,065 kms de la salida, en las que sus siete cabañas están caídas y abandonadas.
 
 
 
En esta majada, es dónde se deja el PR-AS-61 seguido hasta ese momento, y que de seguirlos concluiría en el lago Ubales, a través de la majada de los Moyones y el collado de Ubales, para ascender hacía la izquierda, vertiente norte, hacía un llamativo grupo de fayas, y ascender a través de la riega de la Vega del Texu, hasta alcanzar las ruinas de la majada de las Verdes, siendo posible en caso de que la riega baje con mucho agua, rodearla por su parte derecha. Las Verdes, ubicada a media ladera, cuenta con cinco cabañas derruidas y está ubicada a 1.540 metros.
 
 
 
Toca continuar hacia el Oeste, y continuar salvando desnivel hasta llegar a la collada de Braña Sopera, a 1679 metros, lugar de paso de la abundante fauna del parque natural de Redes, y con vistas espectaculares a la cordillera cantábrica. En este punto, hay que girar a la derecha, para ya por senderos de animales entre arbustos, alcanzar la cuerda de la sierra del Corteguero, y en el nuevo collado, a 1744 metros, seguir rumbo Oeste hacía la cima del Corteguerón, que con sus 1844 metros. Este pico es el punto más alto de la sierra y objetivo de esta ruta, el monolito de su cima esta derruido, contando con un pequeño buzón entre las piedras, y constituye todo una atalaya, que ofrece todo un deleite para la vista, con preciosas panorámicas en todos las direcciones.
 
 
 
 
 
Hecha cumbre, toca descender y volver a Caleao, pero a través de un recorrido diferente al seguido. Hay que enfocar rumbo Nordeste, a través de una cresta herbosa, con espectaculares vistas y divisando al fondo Caleao, que va en dirección a la collada de la Canalina. Antes de llegar a la misma, hay que girar hacia el Oeste, para divisar primero y acceder después a la majada de Carricera, que cuenta con una peculiar fuente, aprovechando una bañera de baño. Carricera, a 1480 metros, cuenta con tres cabañas en buen estado y seis derruidas, y con preciosas vistas, entre ellas las de la cercana majada de Vallegu, a la que hay que dirigirse.
 
 
 
 
El camino que une Carricera y Vallegu, es perfectamente divisible, y en apenas diez minutos, se alcanza esta última, que cuenta con seis cabañas, de las que solamente dos se encuentran en buen estado, aunque nada estéticas. El camino continúa en descenso, encajonándose para salvar un riachuelo, ya entre bosque, y acceder a la protegida majada de Castiellu, a pie de un pequeño pero precioso pico de mismo nombre. Castiellu, está ubicada a 1296 metros y sólo cuenta con una cabaña, pero muy coqueta y en perfecto estado de conservación.
 
 
 
 
A partir de esta majada, la ruta se interna por un bosque de gran magnitud, dónde la naturaleza se desarrolla a su capricho, y uno puede perder el sentido observando todo lo que tiene alrededor, pero hay que tener mucho cuidado, hay que ir enlazando caminos, salvar dos riachuelos e ir en busca del río, manteniéndose en su margen izquierdo, para llegar después de un importante descenso y poco más de una hora  a la Fresnosa, recinto cerrado con dos cabañas, una prácticamente casa, totalmente rehabilitadas, a la que se lleva después de una hora y diez minutos.
 
 
 
 
 
A este paraje de gran belleza, con esplendidos ejemplares de hayas, robles y castaños, llega una pista –realmente un camino ensanchado- en no muy buenas condiciones en su inicio, que salva un riachuelo a poca distancia y comunica ya en mejor estado con el núcleo conocido como las “casas de abajo”, conjunto de cinco casas y cuadras, algunas de ellas en perfecto estado de conservación.
 
 
 
 
Sin ninguna perdida y siguiendo la pista, en apenas cinco minutos, se alcanza la pista de hormigón, a la altura de un abrevadero, que girando a la izquierda se dirige hacía el desfiladero de los Arrudos, y siguiendo de frente conduce a Caleao. Pista ya caminada al inicio de la ruta, y que concluye en la carretera a pies del pueblo, punto final de esta espectacular y larga ruta, en la que se invierten 8 horas y 5 minutos, sin contar descansos.
TIEMPOS DE REALIZACIÓN:
-- Caleao (680 m).      0.00 horas.
-- Área recreativa y ermita de San Antonio (670 m.).           0.05 horas.     
-- Fresnedo.    0,30 horas.                 
-- Puente Fuminosa.   1,00 horas.                                        
-- Majada Prendeoriu. 3,100 kms.                 1.05 horas.
-- Puente la Calabaza de abajo.          1.15 horas.
-- Puente la Calabaza de arriba.         1.25 horas.
-- El Colladín (1080 m).                     01.45 horas.
-- La Fontana (1050 m), 5, 100 kms.             01.50 horas.   
-- Majada Roxecu (1250 m) 7,539 kms.        02.25 horas.
-- Majada de Llede (1410 m) 9,065 kms.      03.10 horas.
-- Majada las Verdes (1540 m).         03.35 horas.
-- Collada Braña Sapera (1679 m).    03.50 horas.
-- Sierra de Corteguero (1744 m).      04.05 horas.
-- Pico Corteguerón (1884 m).           04.40 horas.
-- Collada la Canalina.           05.05 horas.
-- Majada Carricera (1480 m).           05.15 horas.
-- Majada Vallegu.     05.25 horas.
-- Majada Castiellu (1296 m).            05.40 horas.
-- La Fresnosa.            06.45 horas.
-- Casas de abajo.       07.20 horas.
-- Pista para Caleao.   07.25 horas.
-- Caleao.        08.05 horas.                           
NOTA: Tiempos sin paradas ni descansos.
MÁS INFORMACIÓN.
Video de la excursión.
 
 
 
 
 
 
“El amor y la afición con facilidad ciegan los ojos del entendimiento”. Miguel de Cervantes (1547-1616) escritor español.

                       

2 comentarios:

  1. Concisa descripción de uno de los picos desconocidos de Redes, aunque por las fotos la segunda parte debe de ser complicado.
    La visita a les mayaes, por desgracia con sus cabañas caídas, muy interesante.
    Juan Luis Suárez.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa ruta, que no conocía. Los Arrudos son una preciosidad y la ingenieria para llevar el agua a Gijón también lo es.
    Ana María.

    ResponderEliminar