miércoles, 7 de noviembre de 2012

El desfiladero de los Arrudos. Caleao (Caso).

Trayecto de ida y vuelta desde el pueblo de Caleao, en Caso. Descripción, fotografías, tiempos y vídeo de la ruta.

Caleao es un bonito pueblo y parroquia del concejo de Caso, ubicado en pleno Parque Natural de Redes y Reserva de la Biosfera, con una extensión de 49,97 kilómetros cuadrados, ubicado a una altitud de 680 metros, con apenas 150 habitantes y que dista 11 kilómetros de Campu Caso, capital municipal. Se accede a través de la carretera AS-117 que comunica Avilés con el puerto de Tarna, para tomar la desviación que partiendo de Coballes -en dónde concluye la presa de Tanes- conduce directamente a Caleao, en un recorrido de 7 kilómetros a la vera del río Caleao, que en Coballes entrega sus aguas al río Nalón.
A la entrada del pueblo, a la izquierda una pequeña explanada permite dejar el coche o el autobús, y comenzar esta ruta del “Desfiladero de los Arrudos”, uno de los grandes cañones de agua –por no decir el mayor- que tiene el parque de Redes. Se hace cruzando un puente sobre el río Caleao, del que sale una pista con el indicador de la ruta,  que en apenas 400 metros conduce al área recreativa ubicada delante de la coqueta y modesta ermita de San Antonio Abad. Desde su ubicación a 670 metros de altitud, se divisan perfectamente las cercanas casas del pueblo, el área cuenta con amplio aparcamiento, fuente, un antiguo molino de agua y zona de pradería con bancos para el descanso.




Ermita de San Antonio con las casas de Caleao al fondo.





Del área sale la pista de hormigón -últimamente alargada-, que sigue las marcas del PR-AS 61 “Los Arrudos” que va desde Caleao a la Encrucijada, localidades ambas del concejo de Caso, que en esta excursión se realiza parcialmente recorriendo 10,200 kilómetros de los 22,200 kilómetros totales, invirtiendo en ellos 3 horas 40 minutos, sin incluir descansos.
La pista que conduce hacía al sur, discurre en sus inicios prácticamente por terreno llano entre praderías siempre pegados  al margen del río de los Arrudos, para pasar primeramente por el puente de la Xenra, que salva el arroyo de la Pasera, y será el primero de los ocho puentes que se atravesarán durante la excursión. A este le seguirán los de Riofresno y el Corona, en este caso ya sobre el río de los Arrudos, el primero da entrada al estrecho de Salto de Rodrigo, una pequeña garganta entre las peñas Corona y la de los Rosques, y el segundo pasa por la mitad del Salto. En este punto se encuentra un antiguo molino de agua ahora reconvertido en cabaña particular, que tiene enfrente otra pequeña construcción complementaria y poco más arriba la fuente de Aguamayo, con su abrevadero para el ganado.








A partir de la fuente el valle se abre y la pista continúa hasta la majada de Fresnedo, que cuenta con varias cabañas diseminadas en buen estado, para cruzar ahora el puente de Aguamayo, de igual nombre que la fuente anterior, en dónde se encuentra una bifurcación a la derecha y una indicación del PR-AS-124 “Ruta de Cabeza´l Arcu” con salida y llegada también de Caleao, y que coincide en parte con este recorrido incluido en el PR-AS-61. Hay que seguir de frente continuando por la pista de frente, que transcurre por la zona más cercana al río, encontrando posteriormente un desvío a la izquierda, que hay que obviar ya que conduce a la majada de Balséu y a las cabañas de las Campas, para llegar al puente de los Campos en dónde la pista de hormigón se convierte en pista de piedra, sin perder anchura, y que llega hasta el puente de Fuminosa, dónde comienza la garganta que forma el río, aunque no el desfiladero en sí.
En este lugar, rodeado de impresionantes hayas, se encuentra un panel explicativo sobre la formación geológica y el origen del nombre del desfiladero, cuyo texto dice: “Se excava sobre materiales calizos y cuarcíticos a los que corta transversalmente, permitiendo el drenaje de una cuenca de unos 12 kilómetros con surgencia de aguas ligadas a las calizas de la formación barcaliente, las mismas que proporcionan, la desaparición del arroyo del río Seco en un largo tramo. Debe su nombre a una vara de acebo de unos 2,5 metros que tiene clavadas perpendicularmente estacas en forma de cruz, de manera que hacen peldaños y se utilizaban por los ganaderos de la zona para subir por las peñas antes de construirse el camino”.








El puente marca un punto de inflexión, donde el paisaje cambia por completo y en el que el agua y la roca marcan un territorio más angosto con predominio de las hayas, mucho más salvaje que el recorrido placidamente hasta ese momento, comenzando también el desnivel. El camino sigue hasta llegar a la majada del Prendeoriu o Prendoriu, a 3,100 kilómetros de Caleao, que cuenta con una cabaña recientemente reconstruida, y dónde la pista concluye para dar paso a un sendero y desde la que también se puede acceder a la ruta del PR-AS-124 mencionada anteriormente.








El camino ya convertido en sendero de montaña continúa sin pérdida alguna, dejando en el lado derecho una fuente, para pasar por el primero de los puentes de la Calabaza, el de abajo. Rustico puente de madera, que primeramente fue colgante y que a muchos no transmite seguridad a pesar de haber sido remodelado y reforzado, pudiendo verse aún parte de su estructura y anclajes antiguos en sus laterales.










Una vez pasado el original puente el camino comienza a estrecharse y las paredes del valle se van haciendo verticales, pasando de la zona de praderías al desfiladero en sí. Es el tramo llamado de el Escalerón, formado por auténticos escalones esculpidos en las cuarcitas de la montaña, que forman la parte más dura de la excursión y que es cuando se puede contemplar, sobre todo en épocas de lluvia o deshielo, las cascadas y las vistas más hermosas del desfiladero, existiendo protección con barandillas de madera en muchas zonas. El primer tramo llega hasta el puente de la Calabaza de arriba, que no tiene apenas dificultad y es mucho más corto que el anterior, y desde el que se puede contemplar, aparte de las bajadas de agua, las rocas colgantes que están frente al mismo.









Cruzado el puente, viene el último y más empinado tramo de la ruta, el segundo de el Escalerón llamado el de los Dentales, flanqueado por altas paredes y donde el río ruge cauce abajo entre la roca, a nuestra izquierda y el camino asciende haciendo zig-zag a través de los mencionados escalones tallados en la roca, nuevamente protegido por barandilla de madera o por muros de piedra, que aseguran el paso del ganado hacía los cercanos puertos del Contorgan y que permiten superar las murallas que forma el barranco, permitiendo una perfecta visión de su conjunto y de cómo encajonan el río. En la parte más abrupta de los Dentales, se encuentra la llamada Llastra los Terrales, que debe su nombre a las piedras lisas existentes junto a la pared vertical y donde se arriman los terneros para evitar resbalar y despeñarse.









La senda continúa hasta llegar a su parte más alta, conocida como el Colladín o también Collán, pequeña planicie con magníficas vistas al saliente del alargado valle de Roxecu, que da paso a los puertos del Contorgan. Este es el punto más alto de la excursión, con una altitud de 1080 metros, y el lugar ideal para descansar después de la fuerte subida, disfrutando del espléndido paisaje que desde allí se divisa, en un entorno de bosque autóctono culminado por vistosas montañas.




Vista del valle del Roxecu, desde el Collaín.



Aunque no visible desde el Collaín, el objetivo final de la excursión está a pocos metros del mismo. Solo queda continuar la senda, y apenas 400 metros, esta se vuelve acerca al arroyo, dónde se encuentra el manantial de la Fontona, al refugio del barranco de la Robre y rodeada de hayas, distante 5,100 kilómetros de Caleao.
Desde este punto se suministra el agua a la ciudad de Gijón desde 1950, aunque el proyecto es de 1926 y se haya alargado primeramente hasta 1944 y posteriormente hasta su entrada en funcionamiento. Cuenta con una tubería subterránea de 56 kilómetros de recorrido, a través de diferentes municipios y zonas montañosas, capaz de transportar un caudal medio de 200 litros por segundo, equivalentes a 700.000 litros a la hora.




 La Fontona, punto dónde comienza la tubería de conducción.



Desde este punto es posible continuar el PR-AS-61 cruzando el puente sobre la riega de la Roble, continuar por el hayedo de los Arrebellaos y desembocar en la majada de Roxecu, para continuar por las de la Llede y Mojones y concluir en el lago Ubales y su circo glaciar, para regresar por el valle de la Carricera y la collada de Pando Vallegu hasta la Encrucijada, punto final del PR. En esta excursión la Fontona es el destino final, siendo la vuelta por el mismo recorrido de llegada a este encantador lugar.
La vuelta y descenso hacía Caleao, permitirá el disfrute de la visión contraria a la de subida, apreciar el sobrecogedor paisaje del desfiladero, su entorno y su agreste naturaleza, observar la acción del agua en el terreno durante millones de años y la erosión producida en un terreno caracterizado por la presencia de caliza, cuarcitas, pizarra, arenisca y arcilla, que ha dado lugar a uno de los lugares dignos de formar parte de los más bellos del Principado de Asturias.








Tiempos de realización:
-- Caleao (680 m). 0.00 horas.
-- Área recreativa y ermita de San Antonio (670 m.). 0.05 horas.     
-- Fresnedo. 0,30 horas.                 
-- Puente Fuminosa. 1,00 horas.                                        
-- Majada Prendeoriu: 1.05 horas.
-- Puente la Calabaza de abajo: 1.15 horas.
-- Puente la Calabaza de arriba: 1.25 horas.
-- El Colladín: 01.45 horas.
-- La Fontana: 01.50 horas.   
-- Caleao: 3.40 horas.


MÁS  INFORMACIÓN.








“Muy frecuentemente nos olvidamos de que la felicidad no llega como resultado de obtener algo que no tenemos, sino al reconocer y apreciar lo que ya tenemos”. Khalil Gibran (1883-1931), poeta, novelista y ensayista libanés.

3 comentarios:

  1. Muy interesante, y con este tiempo tiene que estar impresionante

    ResponderEliminar
  2. Esta excursión es de obligado cumplimiento para todos los montañeros asturianos, en la que llama la atención que con la distancia que existe a Gijón, sea de aquí de dónde lleven el agua a esa ciudad.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué maravilla de ruta! ¡Cuánta historia guarda en sus entrañas! Muy buena descripción y fotografías y el video el complemento ideal. Chefi Aladro.

    ResponderEliminar