jueves, 28 de enero de 2021

Iglesia de Santa Eulalia de la Lloraza, en Oles, Villaviciosa.

Construida entre los siglos XII y XIII, en estilo románico, es Monumento Nacional desde 1960.

Villaviciosa, esta ubicado en su zona centro, cuenta con una superficie de 276,23 kilómetros cuadrados y un censo poblacional de 14.439 habitantes –censo de 2019- lo que le coloca como el onceavo y  el décimo respectivamente de los 78 concejos que conforman el Principado de Asturias. Limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con los concejos de Sariego, Nava, Cabranes y Piloña, al oeste con los de Gijón y Siero y al este con el de Colunga, estando vertebrado en 41 parroquias.

Oles es una de estas parroquias, la más oriental de la conocida como Marina o Mariña maliayesa, siendo con una extensión de 10,22 kilómetros cuadrados de las de mayor extensión del concejo, de cuya capital dista 9 kilómetros, comunicada a través de las carreteras AS-256 y VV-4 y VV-5. A ella pertenecen las aldeas, barrios y caserías de les Areñes, Arenal, Llata, Lloraza, Miénagos, Ñovales, Oles, Piedres Blanques, Santa Mariña y Tuero.




La aldea de la Lloraza, ubicada a una altitud de 170 metros y compuesta por apenas cinco caserías, se encuentra entre los barrios del Cabritón y del Tarrerón, comunica por las carreteras VV-4 y VV-5. Antigua parroquia, hijuela de la de Oles en lo eclesiástico, y de la de Argüero por lo civil.




Importante centro del medievo, en ella se encuentra la iglesia de Santa Eulalia y a sus alrededores vinculada a ellos, en el lugar conocido como la Ermita junto al monte de la Castellana, antaño se encontraba el hospital y capilla de San Lázaro dónde se recogían los enfermos de lepra y otras enfermedades, ligada al Camino de Santiago que por allí pasaba, activos entre los siglos XII y XVIII. Siendo muchas las leyendas en torno a la iglesia, la capilla, los lazareros y tesoros ocultos que se cuentan de la aldea.




Santa Eulalia, que goza desde 1960 de la declaración de Monumento Nacional, está datada entre los siglos XII y XIII, y su construcción que responde al estilo románico se debe a una ofrenda de la reina Berenguela, esposa de Alfonso IX, según cuenta la tradición.



A lo largo de los siglos sufrió diferentes reformas, lo que motiva la presencia de elementos de diversas épocas, siendo la principal la realizada en 1950 bajo la dirección de Luis Menéndez Pidal, motivada por los daños acaecidos con motivo del incendio causado durante la guerra civil. 

Sus dataciones documentales más antiguas, son de los años 1331, con el testamento realizado por Rodrigo Álvarez de Asturias, en los deja una manda para los “lagrados de Loraza en Malayo”. Y de 1386, cuando aparece en la relación del censo de parroquias de la de diócesis de Oviedo. 

Arquitectónicamente sorprende por su amplia y excelente ornamentación escultórica,  es de nave única rectangular con armadura de madera y cabecera cuadrada con bóveda de cañón apuntado, con sacristía anexa al muro sur de la cabecera. Construida toda ella con piedra de arenisca en cantería, el cuerpo de la nave y el ábside están rematados por una cornisa sostenida por canecillos.




Su portada principal, la occidental, está resguardada por un muro y un tejaroz con cobertura de madera. Cuya puerta de entrada está enmarcada en un arco de medio punto con tres arquivoltas y guardapolvo, con capiteles y metopas esculpidas profusamente decorados, al igual que las ménsulas de la cornisa.




El fabuloso repertorio escultórico recoge una variada muestra del repertorio iconográfico románico tanto profano como religioso. A los motivos vegetales, se le suman reproducciones religiosas, humanas y de animales.




En su portada meridional, de carácter secundario y mucho más sencilla, cuenta con un arco de medio punto decorado ornamental en el guardapolvo sin ninguna reproducción.




El ábside tiene un ventanal de arco de medio punto, con arquivolta labrada y decorada, envuelta por un guardapolvo de bocel y rosetas tetra pétalas, sostenido por dos pequeñas columnas de fuste monolítico y capiteles decorados con motivos vegetales.






En su interior luce el arco triunfal, ojival y de triple arco, sostenido por columnas ligeramente apuntadas, con capiteles y guardapolvo esculpidos con diferentes motivos vegetales, humanos y de animales, en línea con los de la portada. Datando de su época fundacional su sencillo altar y su pila bautismal desornamentada, destacable está por su peculiar forma cúbica, nada usual en la época.

Situada al píe de la carretera, en su lateral norte, se encuentra adosado un pequeño cementerio, que da fe de su pasado como cabecera parroquial, y un pequeño prado, protegidos por un muro de una altura de medio metro aproximadamente.

Y próximo a ella se encontraron dos estelas, depositadas en el museo Arqueológico de Oviedo. Una discoidea que tiene grabados un dibujo y una inscripción de difícil lectura, y otra con forma antropomorfa con inscripción.




OBSERVACIONES.

En la visita cursada no pude visitar su interior al estar cerrada y desconocer quien puede tener la llave para acceder. Destacable es la ausencia total de cualquier tipo de información sobre la misma, incluido su nombre. Solo una señal indicativa en la carretera VV-5 sirve de guía al visitante. 

 

MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.

Artículos de opinión.

Un Principado para conocer.

Capilla de Ánimas, en Breceña (Villaviciosa).

Capilla de Ánimas, en Grases (Villaviciosa).

Capilla de Ánimas, en Sietes (Villaviciosa).

Capilla de San Blas, en Casquita (Villaviciosa).

Escultura "Exaltación a la Manzana" de Eduardo Úrculo, en Villaviciosa.

Faro de Tazones, en Villaviciosa.

Iglesia de Santa Eulalia de la Lloraza, en Oles (Villaviciosa).

Playa de la Ñora, en Quintueles, Villaviciosa.

Villaviciosa, pasito a pasito. Descripción de sus principales monumentos.


“El deambular restablece la armonía original que alguna vez existió entre el hombre y el Universo”. Anatole France (1844-1914) novelista francés, premio Nobel de literatura.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario