lunes, 23 de marzo de 2020

Capilla de Ánimas de Breceña. Villaviciosa.

Ubicada en el pueblo de Breceña, es lugar de paso del Camino a Covadonga desde Gijón.

Villaviciosa, esta ubicado en su zona centro, cuenta con una superficie de 276,23 kilómetros cuadrados y un censo poblacional de 14.439 habitantes –censo de 2019- lo que le coloca como el onceavo y  el décimo respectivamente de los 78 que conforman el Principado de Asturias. Limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con los concejos de Sariego, Nava, Cabranes y Piloña, al oeste con los de Gijón y Siero y al este con el de Colunga, estando vertebrado en 41 parroquias.

Las capillas de ánimas son pequeñas capillas o altares construidos por lo general entre los siglos XVII y XIX, consecuencia del culto a los muertos y a las almas del purgatorio, ubicadas a orillas de caminos o en encrucijadas con el objeto de recoger limosnas y que en ellas se realicen oraciones por las almas del purgatorio. Su construcción la suelen hacer particulares, que a su vez recogen el dinero recaudado y con él ofrecen misas por y mantienen la capilla.

Este tipo de devoción es muy usual hasta mediados del siglo XX en todo el norte peninsular, recibiendo diferentes nombres. “Ánimas” en el Principado de Asturias, “Santucos” en Cantabria, “Petos de ánimas” en Galicia o “Alminhas” en el norte de Portugal.

Una de las parroquias de Villaviciosa es Breceña, constituida como tal en 1723 por intermediación del obispo Juan de Llano Ponte. Abarca un total de trece pueblos y caseríos, su superficie es de 6,71 kilómetros cuadrados y su población apenas supera el centenar de habitantes. Su altitud media es de 345 metros y dista de la capital municipal 7,5 kilómetros, con la que se comunica a través de la carretera AS-332 que continua hasta Colunga.




A escasos 500 metros de la iglesia parroquial, bajo la advocación de San Pedro, en la carretera AS-332, y a escasos 50 metros de las antiguas escuelas públicas, se encuentra su Capilla de Ánimas, lugar de paso del Camino de Gijón a Covadonga.




También llamado “oratorio” está muy remodelado, con cubierta a dos aguas de techumbre de teja vista, coronado por una cruz de piedra, sus paredes están recubiertas con lascas de piedra natural.




Protegida por una reja de hierro, su hornacina cuenta con dos cuadros de la Virgen. Uno de ellos tipo mosaico en su pared frontal, y otro a su derecha de una pintura con almas a sus píes. Con dos ramos de flores que complementan la decoración.

Antaño la capilla contaba con un crucifijo adosado a una tabla pintada con diversas figuras.

 



MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.

Un Principado para descubrir.

Villaviciosa, pasito a pasito.

Capilla de Ánimas de Grases. Villaviciosa.

Capilla de Ánimas de Sietes. Villaviciosa.

Capilla de San Blas, en Casquita. Villaviciosa.

 

“La capillita no era una monumento, pero animaba el paisaje y daba compañía al caminito, y a la vivienda, y al bosque”. Constantino Cabal (1877-1967) escritor asturiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario