lunes, 28 de noviembre de 2011

Pasito a pasito por Villaviciosa. Descripción principales monumentos.

Este es el nombre del nuevo proyecto turístico de Villaviciosa (Principado de Asturias) que fue presentado el 25 de noviembre de 2011. Peculiar, original, concisa e interesante iniciativa.

Con motivo de mi asistencia al “I Congreso de quesos con denominación de origen” los días 24 y 25 de noviembre, llamaron mi atención unas manzanas –unas dentro de un triángulo y otras de un círculo- que estaban pintadas en las aceras. Mi curiosidad me hizo preguntar, y mi sorpresa fue mayúscula cuando me dijeron que era la señalización de un circuito turístico. Curiosamente se presentó a la prensa unas horas antes de llamar mi atención.







La iniciativa parte de la Concejalía de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Villaviciosa y la Fundación de Turismo de la Comarca de la Sidra, a la que pertenece el concejo. Esta basada en el emplazamiento de un conjunto de manzanas y flechas pintadas en el suelo, ahondando en la imagen de Villaviciosa como capital manzanera de España. Parece ser que la idea surgió de conocer la existencia de un itinerario similar en Cádiz. Aunque también los hay en otras localidades, como Valladolid, que cuenta con 14 rutas en esta línea, a mí personalmente me encantó la ruta que sigue los sitios descritos por Miguel Delibes en su novela “El hereje” que realice hace ya unos años.








Estas marcas generan un rastro con el que el visitante podrá descubrir los rincones más emblemáticos que ésta villa encierra. En total han sido más de 150 las señales imprimadas a lo largo de un recorrido de aproximadamente un kilómetro y medio, el cual discurre por las principales calles de la villa y sus principales referencias históricas culturales, con un total de 15 paradas, ante edificios y esculturas. Un tríptico informativo, denominado “Callejero turístico de Villaviciosa” con una mapa de la localidad, una breve descripción de cada parada (que yo he ampliado) y una pequeña información de interés, es el apoyo documental del proyecto. La portada del tríptico tiene fotografías de dos de los principales reclamos turísticos del municipio: El Conventín y la playa de Rodiles.
Villaviciosa, ubicada en el centro oriente del Principado de Asturias, es un concejo que tiene una extensión de 271,48 km2, cuenta con 41 parroquias y tiene 14.944 habitantes, según datos del padrón municipal de 2008. Limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con Sariego, Nava, Cabranes y Piloña, al oeste con Gijón y Siero y al este con Colunga.
Las raíces históricas de la comarca datan de las tribus celtas. Su primer nombre conocido fue Velayo Augusta, posteriormente con la Monarquía Astur fue Maliayo y en el siglo XIV, Villaviciosa, que significa Villa-Fértil. La capital del municipio está situada en el fondo del estuario abierto por la ría que lleva igualmente el nombre de Villaviciosa, y su Carta Puebla fundacional es de 1270, dada por Alfonso X a la antigua Pola de Maliayo. Cuenta con un amplio patrimonio histórico cultural, y una destacada muestra arquitectónica civil, siendo declarada la Villa como conjunto Histórico Artístico.

Las paradas a realizar durante el recorriendo del itinerario “Pasito a pasito por Villaviciosa” son:
1.- Ayuntamiento de Villaviciosa.
Edificio construido entre 1902 y 1906, a partir de un proyecto anterior, de 1887, realizado por el arquitecto Ignacio Velasco, que no pudo llevarse a cabo por falta de medios. Es un edificio ecléctico de planta cuadrada y dos niveles en altura separados por una pequeña cornisa intermedia; presenta balcones de balaustradas de piedra y una torre campanario. Las obras corrieron a cargo de Manuel de la Ballina Montoto y destaca por su estilo sencillo y refinado, así como por el marco donde se ubica, con el parque Ballina al fondo y al frente la plaza del Ayuntamiento, conocida popularmente como “Plaza del Güevu”.
El parque Ballina se debe a la iniciativa y al dinero de los indianos de la localidad; se abrió en 1928, tiene 3.738 metros, cuenta con dos únicos elementos arquitectónicos, la pérgola y un estanque situado en eje con el Ayuntamiento, que se combinan con paseos de pequeño recorrido. Su diseño se debe a Arturo del Fresno, fotógrafo y profesor de dibujo en el Ateneo.






2.- Escultura “La exaltación de la manzana”.
Obra del famoso escultor asturiano Eduardo Úrculo, esta ubicada en el parque Ballina, y se erigió en homenaje a Don José Cardín, gerente de la empresa Valle, Ballina y Fernández, S.A. elaboradora de la famosa sidra “El Gaitero”, a la que modernizó y consolidó en el mercado mundial con su gestión.








3.- Ateneo Obrero.
Su construcción es de 1917, como sede para la Sociedad Casino Obrero, creada en 1911. Su principal impulsor fue el indiano Obdulio Fernández, su arquitecto Manuel del Busto. Se puede considerar de estilo montañés, y consta de dos pabellones de una sola planta dispuestos en forma de L.








4.- Monumento a Carlos I.
El monumento se inauguró en 1970 para recordar el paso por estas tierras del emperador Carlos I y esta ubicado Plaza José Caveda y Nava, delante del Palacio de Peón. En 1517 el joven príncipe Carlos de Gante, Carlos V de Alemania, procedente de Flandes, que viene a hacerse cargo de los reinos de Castilla y Aragón y ser Carlos I de España, permaneció cuatro días en la villa, mientras se pertrechaba para continuar el viaje por tierra hacia Valladolid, después que un temporal le hizo variar el rumbo que seguía toda la corte a Santander y arribar en Tazones
El relieve del pedestal representa el momento en el que el joven monarca deja atrás la nave real en el puerto de Tazones y si dirige en falúa por el cauce de la ría hacia Villaviciosa. En la base del pedestal aparece el escudo del emperador representado por el águila bicéfala, que desde 1864 es también el escudo del municipio.








5.- Palacio de los Valdés.
Conocido también como la Casa del Marqués, por haber sido residencia de la familia del Marqués del Real Transporte. Ubicado en la calle del Agua con la plaza José Caveda y Nava, data de 1806, y es una reconstrucción del siglo XVI de la vieja casa-torre medieval allí ubicada. Es un edificio de grandes dimensiones que presenta planta rectangular y tres alturas con un cuerpo abuhardillado sobre la cubierta general, destacando el gran corredor volado del último piso que recorre toda la fachada.








6.- Teatro Riera.
El teatro-cine Riera es un edificio de 1945, que vino a sustituir al monumental Teatro Alonso, inaugurado en 1924 y destruido durante la Guerra Civil. Ubicado en la calle Obdulio Fernández, el edificio diseñado por Fernando Cavanilles Batalla, presenta unos aleros volados de madera bastante pronunciados y un recercado de ventanas igualmente destacado, así como ciertos elementos historicistas como las neobarrocas molduras de orejetas de las ventanas. Durante muchos años ha prestado sus servicios como la principal sala de cine de la villa, y hoy en día acoge numerosos actos y eventos culturales de diferente índole.








7.- Escultura de la manzanera.
Este monumento, ubicado delante del teatro Riera y en la parte trasera de Santa María de la Oliva, de carácter alegórico y costumbrista, representa a una campesina portando manzanas, es obra del escultor Mariano Benlliure. Fue inaugurado el 12 de septiembre de 1932, para homenajear la figura de Obdulio Fernández Pando, emigrante en México, y generoso con su pueblo local. A su muerte, acaecida en 1927, Villaviciosa se moviliza para darle las gracias al más inminente de sus benefactores y lo hace mediante este movimiento, financiado mediante suscripción popular. La calle dónde está ubicada la escultura lleva también su nombre.







8.- Iglesia románica de Santa María de la Oliva.
Es Monumento Histórico Artístico e iglesia parroquial de Villaviciosa. Fue conocida durante mucho tiempo como Santa María del Conceyu, indicando así su carácter administrativo del edificio, que había desempeñado, entre otras, la función de consistorio.
Es una construcción románica bastante tardía, quizás de finales del siglo XVIII o principios del XIX. Es de nave única de planta rectangular, con cubierta de madera, construida íntegramente en sillares de piedra bien labrados, el templo dispone de tres portadas, en las que se pueden ver elementos pertenecientes ya al gótico.
Destaca la portada principal formada por tres arcos ojivales, que albergan otro interior en cuya clave aparece suspendida la imagen de la Virgen con el Niño en brazos –tema iconográfico más propio del gótico que del románico-. La ornamentación de las arquivoltas, capiteles, impostas y guardapolvo de esta portada, así como de los elementos correspondientes del arco de triunfo y de la ventana del muro del trastero, se recurre a motivos geométricos, vegetales y figurativos; incluso se decoran los fustes de las columnas de la portada, con figuras de santos sobre fondos geométricos o de entrelazos.











9.- Palacio de Peón (Antiguo colegio San Francisco).
Ubicado en la plazuela José Caveda y Nava, en la calle del Agua, es una obra de mediados del siglo XVIII, que fue palacio de la familia Peón. Se trata de un edificio de planta rectangular en la que predomina la sobriedad decorativa. Funcionó como colegio desde el año 1923 hasta 2002 y actualmente es una residencia para la tercera edad. En su entorno se levantan también los palacios de Miravalles, el palacio – casa natal de José Caveda y Nava y el de Monés.








10.- Casa de los Hevia.
Palacio urbano tardo medieval del siglo XVI, ubicado en la calle del Agua, es un bloque cúbico de tres plantas y presenta en la segunda planta dos escudos ornados con el águila imperial, ubicados en la fachada principal entre las ventanas de la primera planta.
Es famoso por ser el lugar donde se hospedó Carlos I, del 19 al 23 de septiembre de 1517, junto a su hermana Leonor, durante tres días y cuatro noches completas, recibiendo durante su estancia a los regidores del concejo. El rey dio el preceptivo permiso rey para poner los escudos mencionados como muestra de agradecimiento por los servicios prestados. El dueño de la casa era Rodrigo Hevia, a la sazón chante o jefe de coro de la catedral de Oviedo. El inmueble fue ampliado en 1853 y recientemente fue demolida la casa de servicio adyacente.








11.- Casa del Arcediano o de la Fábrica.
El edificio dónde hoy día se localiza el establecimiento hotelero, Casa España, en la calle de mismo nombre, fue una fábrica de chocolate y más tarde una hojalatería. Se demolió en 1921 y en su lugar, reutilizando la piedra del edificio anterior, se construyo hacia 1925 la mansión con su estructura actual. Fer residencia durante unos años del dramaturgo y poeta Alejandro Casona.








12.- Muralla medieval.
Se desconoce la fecha exacta de la construcción de la muralla, pero debió de ser muy próxima al 1270, año en que el rey Alfonso X “el Sabio” le otorga la carta puebla a la villa. La muralla contaba con cuatro puertas y en las inmediaciones se situaba la “puerta del cañu”. Se puede contemplar sus restos en la unión de las calles del Sol y del Agua. Estas calles conservan cuidadas construcciones alineadas, caracterizadas sobre todo, por las galerías corridas, salientes aleros y balcones de madera.

13.- Capilla de la Concepción de la Torre.
Sus obras comenzaron en 1623 y se acabaron en 1632, forma junto con el Palacio de la Torre uno de los mejores conjuntos palaciegos de la primera mitad del siglo XVII en Asturias., y fue obra del arquitecto Juan de Naveda. Ambos edificios, se levantaron sobre la casa-torre de la Pedrera, extramuros, que había sufrido un aparatoso incendio en 1558. Del palacio barroco, de planta rectangular y cubierta a cuatro variantes, hoy sólo queda en estado original la simétrica fachada principal.








14.- Sala-Museo de la Semana Santa.
Ubicada junto a la capilla de la Torre, esta sala de exposiciones alberga un gran número de pasos y piezas de imaginería sacra que, año tras año, recorren las calles de Villaviciosa durante su famosa Semana Santa, unas de las más antiguas de Asturias, ya que tiene sus orígenes en el año 1668.

15.- Plaza de Abastos.
Construida entre 1901 y 1904 a partir de un proyecto de Juan Miguel de la Guardia, arquitecto municipal de Oviedo, y realizado por el constructor Luis Margolles. Ocupa una manzana rectangular, de 1583 metros cuadrados, entre las calles Balbín del Busto, Mercado y Maliayo, con cuatro fachadas de composición simétrica, cada una de ellas con una calle central realzada por una gran puerta, de tanta altura como el edificio, que combina dintel y arco peraltado. Destaca por su audaz y esbelta estructura metálica, suministrada por la empresa Duro Felguera y es una construcción de ladrillo, hierro y cristal. Su esqueleto de hierro permite a los muros poblarse de ventanales acristalados al perder o menguar su clásica finalidad de soporte. El entramado metálico aguanta una cubierta a cuatro aguas de zinc acanalado, provista de grandes claraboyas que iluminan el interior. En planta se aprecian una estructuración en dos espacios: un núcleo central y un pasillo que lo circunda y se separa de él por arcos carpaneles de hierro sobre columnas de fundición, éstas apoyadas a su vez en pilastras de fábrica. En este recinto se celebra el mercado semanal todos los miércoles, desde tiempos remotos, y es usado igualmente para muchos otros fines.








Estos son los lugares, indicados en este callejero, que permite una visita completa a lo que es la villa capital del concejo de mismo nombre. Pero Villaviciosa, es mucho más, y si el viajero dispone de tiempo no debe perder la oportunidad de visitar monumentos religiosos de gran valor artístico, de los que el municipio, tiene muchos y de gran valor. Aunque no es motivo de esta crónica, si voy a citar algunos de ellos, todas ellas declaradas Monumento Histórico Artístico.
Sin duda la pieza arquitectónica más valiosa es el Conventín de Valdediós, es sólo parte de un complejo arquitectónico regio mucho más amplio que, alejado de la corte y pensado para el retiro del último gran mecenas de la monarquía asturiana, Alfonso III, incluía hoy varios palacios y otros edificios hoy desaparecidos. La iglesia fue consagrada en el año 893, es de estilo prerrománica.









A pocos metros de la anterior se encuentra el monasterio de Santa María de Valdediós, concluido en 1226, con posteriores reformas. La iglesia de San Salvador de Priesca, del año 921, es una de las últimas muestras de la arquitectura prerrománica asturiana. Igualmente prerrománica es la iglesia parroquial de San Andrés de Bedriñana, aunque con posteriores reformas.
Las iglesias de San Salvador de Fuentes, del año 1023, es una obra de transición entre el prerrománico y el románico; la de San Andrés de Valdebárzana, del año 1189; la de Santa María de Lugás; la de Santa Eulalia en la Lloraza (Oles) y en Selorio; la de Santa María de la Magdalena de Pandos y la de San Juan de Amandi, son otras iglesias románicas, que no todas, de gran valor con las que cuenta el concejo.
A todo lo anterior se suma entornos naturales como el conjunto de la ría de Villaviciosa, declarada en 1995 Reserva Natural Parcial, importante zona de invernada y descanso migratorio de las poblaciones europeas de aves acuáticas, se adentra en el mar dejando a su orilla derecha la playa y arenal de Rodiles, y a su izquierda, El Puntal. Cuenta con un centro de interpretación, en la carretera que une Villaviciosa con El Puntal.








Historia, arte, arquitectura y naturaleza se dan la mano en el concejo maliayés. El conocer la puesta en marcha de la iniciativa llevada a cabo por su Ayuntamiento, puede ser una escusa estupenda para ir a Villaviciosa.
Mi más sincera enhorabuena por esta iniciativa, novedosa en el Principado, y que puede ser un buen ejemplo de adaptación de una idea a otros lugares. Estar, esta casi todo inventado, y si hay que copiar algo, copiar de los mejores, como ha hecho Villaviciosa. La apuesta por el turismo en el Principado debe de ser por un turismo de calidad, Historia, arte, naturaleza tenemos como el que más, ponerla en valor depende en muchas ocasiones de la administracción correspondiente, y este es un buen ejemplo a seguir.



MÁS INFORMACIÓN. Pinchar enlaces.
Un Principado para descubrir.




“Lo mucho se vuelve poco con desear otro poco más”. Francisco de Quevedo y Villegas (1580-1645) escritor español.

3 comentarios:

  1. Javier, estás en todo, esta muy bien la idea, la podrían seguir otros Ayuntamientos de Asturias. Muy buen trabajo. Toño

    ResponderEliminar
  2. Javier, estas en todo, muy buen trabajo. Podrían tomar nota unos cuantos Ayuntamientos y hacer lo mismo. Toño

    ResponderEliminar
  3. Mi enhorabuena, muy bien documentado, sabía que Alejandro Casona había vivido en Villaviciosa pero no sabía que residiera en la casa del arcediano, tengo que decir que soy de la Villa y me gusta mucho saber cosas de mi pueblo. Fugi

    ResponderEliminar