viernes, 26 de mayo de 2017

Chenini, en Túnez, la aldea beréber de cine.

La aldea beréber más antigua existente, es un ksar, construida en el siglo XI.


En el sur de Túnez, en la región de Dahar, se encuentra el distrito y la ciudad de Tataouine, también conocida como la puerta del desierto del Sáhara y la boca de los manantiales, centro turístico más meridional del país.






Situada en la ruta que une la costera Djerba con Matmata y Douz con el desierto del Sáhara, fue fundada por los franceses en 1892, a cuyo distrito pertenece la aldea beréber de Chenini, distante 17 kilómetros de la capital.





A ella se accede a través de la carretera que une Tataouine con Medenine, tomando como referencia la aldea de Douriet, de la que la separa 11 kilómetros.






La región es un bastión beréber cuyos habitantes están acostumbrados a desafiar las adversidades del clima, suelo e historia.








Por ello abundan en la misma las construcciones fortificadas conocidas como ksur. El ksar, singular de ksur, es un conjunto de ghorfas o graneros fortificados, que en realidad son habitaciones de forma alargada, superpuestos a veces hasta en cinco niveles, cubiertos por bóvedas de cañón y casi sin ventilaciones. 

http://www.dendecaguelu.com/2017/05/ksar-haddada-en-tunez-ejemplo-vivo-de.html








En  las ghorfas se almacenaban alimentos, tanto para las personas como para los animales.









Chenini es la aldea más vieja de todas las existentes, uno de los pocos lugares donde aún se habla beréber, joya de la región y uno de sus principales reclamos turísticos.










Concebido como ksar,  como un granero fortificado, fue construida entre dos cordilleras de agrestes rocas, en la línea de este tipo construcciones, para protegerse de incursiones y ataques.








La sorprendente aldea se ubica encaramada en un escollo rocoso, y desde lejos, está totalmente integrada formando parte del marco natural en el que se encuentra.









A medida que uno se va acercando a la aldea, se distinguen las viviendas que se apiñan unas contra otras, ajustándose a las formas abruptas y caprichosas de la montaña.







Casas, que poseen estrechas aberturas, y que ofrecen un dédalo de pasajes que desembocan sobre pequeños patios o terrazas, desde el que se divisan vistas magnificas.







La construcción de este poblado está datada en el siglo XI, conservando aún varias estructuras de esa época.






En un análisis de su arquitectura, se observa que en realidad la aldea tiene un matices de las viviendas trogloditas, dado que una parte de la casa está cavada en la roca y la otra construida en piedra, con la función de camuflarse lo máximo de sus enemigos.








Valga como ejemplo de su afán de defensa, que las ánforas dónde almacenaban el grano y otros bienes, eran construidas dentro de los habitáculos, en un tamaño superior al de la puerta, de manera que es caso de saqueos no pudieran ser llevadas.








Chenini fue hasta mediados del siglo XIX, una importante parada en la ruta de las caravanas, con un alto nivel poblacional.







A primera vista la aldea parece estar despoblada, pero la realidad es bien distinta, contando con un censo población que supera los seiscientos habitantes, aunque una parte de la misma se encuentra deshabitada.








Población, en su mayoría campesinos y artesanos, con una nutrida presencia de mujeres que trabajan en las cuevas sus telares, que exponen sus elaboraciones para la venta a los cada vez más visitantes que acuden en busca del espíritu beréber.








Y en el que algunos de sus edificios aún en la actualidad, mayo de 2017, son utilizados por los lugareños que viven en el valle abajo, para almacenar sus granos, al igual que hacían preteritamente sus antepasados.






En lo más alto de la aldea destaca el minarete de su mezquita, que luce altivo su blanco entre rocas de color arenisco, dominando todo el entorno.







Cercano al mismo, se encuentra otra mezquita, que se halla subterránea, compuesta por una cueva inferior y otra superior, y que es conocida como la de los siete durmientes. Una leyenda dice que siete cristianos se acostaron allí, donde descansan una vez convertidos al Islam,  después de vivir más de 400 años cada uno, alcanzando una enorme altura, convirtiéndose en verdaderos gigantes.







Chenini, al igual que otros ksar vecinos en el distrito de Tataouine, está asociado al cine, al ser plato de diferentes escenas de la serie de películas de Star Wars, tomando el nombre de la aldea una de las lunas del planeta natal de Luke Shywalker, uno de sus protagonista.









MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.

“Los bereberes viven solos, como hombres cabales, y los árabes los unos con los otros a causa del miedo, como las ovejas”. Proverbio beréber.




No hay comentarios:

Publicar un comentario