viernes, 14 de abril de 2017

Cartago, la referencia histórica de Túnez.

Patrimonio de la Humanidad, fue una de las poderosas del mundo antiguo.


Un conjunto de ruinas es todo lo que queda de Cartago, una de las ciudades más poderosas del mundo antiguo, ubicada en la bahía de mismo nombre en el norte de Túnez. Su fundación se atribuye en el año 814 a.C. a la princesa fenicia Elyssa, conocida también con el nombre de Didón, se convirtió en la mayor potencia del Mediterráneo hasta su destrucción tras la tercera guerra púnica.
Fundación que se relaciona con una leyenda, la de la princesa huida de Tiro -actual Líbano- por miedo a que su hermano la asesinase y que convence a un rey trivial para que le venda un terreno que abarcase una piel de buey extendida, diciendo que era para que sus compañeros de viaje descansasen. La princesa hizo cortar la piel en finas tiras y así obtuvo la superficie suficiente para fundar su ciudad, relacionándose Byrsa, que significa piel de buey, con el nombre de la colina donde se ubicó la acrópolis de Cartago.
Fue reconstruida siguiendo los modelos urbanísticos del imperio romano, por orden del emperador Augusto, que la convirtió en la capital colonial de África y una de las mayores urbes del imperio. En el siglo V fue conquistada primero por los vándalos y posteriormente por los bizantinos, entrando en su declive total con la conquista árabe en el año 695.
Fue una de las más poderosas metrópolis de la Antigüedad, extendía su dominio hasta Cerdeña y España. Rivales de los griegos, los cartaginenses –también llamados púnicos- fueron excelentes navegantes, comerciantes y agricultores.
La Cartago púnica vivió sus mejores años con las victorias del célebre general Anibal, siendo totalmente arrasada y cubierta de sal por un egregio miembro de la familia patricia de los Escipión tras la tercera guerra púnica.
Los romanos la conquistaron y reconstruyeron, haciendo de ella una de las ciudades más suntuosas del imperio.
La Cartago púnica y romana se encuentra mayoritariamente bajo la moderna ciudad, dispersos por la misma, siendo constante la aparición de nuevos vestigios en cada excavación u obra que se realiza en lo que es en la actualidad un lujoso barrio residencial de la capital tunecina. 
En la actualidad la zona de Cartago, pasa por ser una de las más bellas del Mediterráneo. Los reflejos turquesas de la bahía, las casas blancas rodeadas de cipreses y la silueta del monte Boukoinine, son elementos que fascinan al visitante.
Toda la ciudad guarda fragmentos de la larga historia de la ciudad, estando todo el yacimiento de restos arqueológicos inscrito en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco desde el año 1979.








La colina de Birsa, fue el corazón de la ciudad en la época púnica, en el que se alzaba un templo consagrado al dios cartaginés Eschmoun. Los romanos allanaron su cima construyendo en ella el capitolio y el foro. En la actualidad, en su privilegia situación la preside la catedral de San Luis y el museo de Cartago.






La catedral data de 1890 y consagrada al rey francés Luis IX, que murió a causa de la peste mientras asediaba la ciudad en el año 1270. Fue mandada construir por el cardenal Lavigerie, quien fundó la orden de los Padres Blancos de África, cuyos misioneros fueron destacados arqueólogos y pioneros en la investigación del pasado de Túnez. En 1964 se dejó de practicar el culto, siendo rebautizada en 1990 como Acropolium de Birsa y utilizada como auditorio para conciertos de música clásica y exposiciones.







El museo alberga, por orden cronológico, piezas púnicas, romanas, paleocristianas y árabes, que abarcan desde inscripciones y sarcófagos de mármol, hasta objetos de uso cotidiano de las épocas púnicas y romanas.
Muy cerca del museo se encuentra el teatro romano de Adriano, construido a mediados del siglo II d.C., contaba con capacidad para diez mil espectadores, soportado por un complejo sistema de bóvedas. En él interpretaba sus escritos el célebre Apuleyo. Fue destruido en el siglo V d.C. por los vándalos. 
En el barrio de Magón, en la ribera del mar, entre el puerto púnico y el actual palacio presidencial de la República Tunecina, se encuentra el parque arqueológico de las Termas de Antonino.







Su construcción fue iniciada en la época de Adriano y finalizada en el año 165 d.C. por el emperador Antonino Pío, del que tomaron su nombre, y fue realizada después de un gran incendio que asoló la ciudad en el siglo II, convirtiéndose en uno de los baños más importantes del imperio romano y las mayores construidas en suelo africano.





En el mismo barrio se encuentran las lagunas de los desaparecidos puertos Púnicos, que en su día fueron los más prósperos del mundo.







El Tophet, localizado en las proximidades de los puertos púnicos, era un recinto sagrado en el que los cartagineses celebraban sacrificios en honor de las deidades de Cartago, Baal Hammon y Tanit. Dado que en el lugar se encontraron urnas que contenían cenizas de niños, durante largo tiempo prevaleció la idea de que se realizaban sacrificios de niños, idea actualmente rebatida por algunos eruditos. 







A las afueras de Cartago se encuentran las ruinas del anfiteatro romano, construido en el siglo I d.C. 






Se cree que habría sido uno de los mayores anfiteatros de todo el Imperio Romano, pero en la actualidad tan sólo se conserva la forma ovalada de la arena, con unas medidas de 65x37m. En este lugar fueron martirizadas Santa Perpetua y Santa Felicidad en el año 203 d.C. 








MÁS INFORMACIÓN. Pinchar enlaces.




“Como todos los grandes viajeros, he visto más de lo que puedo recordar, y recuerdo más de lo que he visto”. Benjamín Disraeli, Lord de Beaconsfield (1804-81) político, escritor y aristócrata inglés.





No hay comentarios:

Publicar un comentario