lunes, 12 de noviembre de 2018

Cucharon del Buen Guiso Marinero. XXXIII edición, 2018

Entregados por la Cofradía Buena Mesa de la Mar, de Salinas, el 9 de noviembre de 2018. Descripción, fotos y vídeo.

Fieles a su cita otoñal, la Mesa Mayor de la Cofradía Buena Mesa de la Mar, siguiendo la estela y singladura de sus fundadores en 1986, convocó a sus cofrades, autoridades e invitados a la entrega de su galardón más emblemático, el “Cucharón del Buen Guiso Marinero”, cuyo fin es distinguir a los mejores restauradores que defiendan y oferten la cocina del mar, divididos en tres categorías: regional, nacional e internacional.
Edición, la trigésima tercera, celebrada el 9 de noviembre de 2018, que de acuerdo con su protocolo se divide en tres actos: la recepción de galardonados en la sede social, la comida  con la critica especializada en Casa Gerardo y el acto oficial de entrega y cena de hermandad que se celebra en el restaurante Real Balneario de Salinas.






Al mediodía en la Colonia de Salinas, dónde tienen su sede social, la Mesa Mayor acogió a los galardonados en sus diferentes categorías: Abel Terente, del restaurante Asador de Abel, sito en Argüelles (Siero); Francis Paniego, del restaurante el Portal de Echaurren, en Ezcaray, la Rioja y a Ángel García, copropietario del restaurante Peperoni, de Santo Domingo, en la República Dominicana, que representó al cocinero Alberto Martín, que su suman a la amplia tripulación de galardonados que la Cofradía ha ido sumando a lo largo de una singladura de más de tres décadas.
Cucharón del Buen Guiso Marinero. Relación histórica de galardonados.





Galardonados que tuvieron un encuentro con los medios de comunicación y realizaron su dedicatoria y firma en el libro de Honor de la Cofradía. 




El langreano Abel, dejo escrito: “Agradezco el reconocimiento que hoy me otorga la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar y orgulloso de entrar a formar parte de la nómina de reconocimientos profesionales del sector hostelero, que me da ánimos para seguir en la línea de trabajo, la amistad y el esfuerzo por una larga singladura para todos. Y que sigan mandándose aguas de océanos y proyectos por y para Asturias, a través de esta Cofradía que trabaja no solo para alentar algo tan noble como la gastronomía hostelera, sino como he dicho, también la amistad y los vínculos sociales, que son uno de los pilares de la convivencia tan necesaria”.




El riojano Francis plasmó: “Queridos amigos es un grandísimo honor ser cofrade de vuestra asociación. Desde La Rioja, desde Ezcaray, con profunda admiración y respeto por la mar y lo que representa. La mar, los productos de la mar unidos en la mesa con la buena cocina y el buen vino de La Rioja. Con todo cariño. Os espero en mi tierra. Millones de gracias”.



El dominicano de nacimiento, hijo de inmigrantes piloñeses y gijonés de estudios Ángel García Crespo, dejó para el recuerdo: “Que gusto traer un poquito del calor y del sabor de Santo Domingo a la casa de nuestros grandes amigos de la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar. De un amante de esta tierra asturiana a grandes asturianos. ¡¡ Salud y buenas mesas ¡!.





En el municipio de Carreño, a la localidad de Prendes, dónde los Morán tienen su templo gastronómico, tuvo lugar la comida dónde Pedro y su hijo Marcos deleitaron a los galardonados, miembros de la Mesa Mayor y una representación de escritores gastronómicos con una variada muestra de su oferta gastronómica, complementada con la amena tertulia en la que los establecimientos y las especialidades de los galardonados fueron los grandes protagonistas.
Cucharón del Buen Guiso Marinero. XXXIII edición, 2018. Comida Casa Gerardo.






Ya a la noche, el restaurante Real Balneario de Salinas volvió a acoger como desde los inicios de los galardones con la excepción de la edición anterior, la cena de hermandad y el acto oficial con la entrega de los distintivos del galardón.




Los cofrades anfitriones fueron recibiendo a premiados, autoridades e invitados, mientras se servía la “Arribada”, el aperitivo de la cena, en el hall del restaurante.




Ya sentados y con el babero conmemorativo de la edición puesto, los comensales puestos en píe escucharon el himno de la Cofradía compuesto por el cantautor candasín Manolo Santarúa, antes de la degustación del resto de la cena, dividida, como bien marca el protocolo cofrade, en embarque, singladura y atraque.




Comenzando el acto oficial, con el servicio de cafés y licores, en el que el cofrade Alberto Infanzón volvió a ejercer de eficiente maestro de ceremonias.




Tomás Badiola, cofrade secretario, intervino primeramente para dar lectura al acta de la reunión de la Mesa Mayor de la Cofradía celebrada el 18 de octubre de 2018, en el que se ratificaba la propuesta de la comisión de los Cucharones presidida por Tito Gómez, en los nombramientos a realizar en la trigésima tercera edición.




El médico y excelente escritor gastronómico, Francis Vega, fue el encargado de glosar a su amigo personal Abel Terente. A quien calificó de entrañable, observador y reflexivo. Destacó su gran relación con sus colegas, dónde es altamente apreciado, su humanidad, inteligencia y saber estar. Sin detenerse en su dilatada trayectoria profesional, únicamente remontándose al año 1999 cuando adquiere y gestiona desde entonces el Asador al que le dio nombre, valoró su capacidad de integración de equipos, y el conocimiento global del sector, considerando que el premio se ha había hecho esperar.  






Seguidamente, José Antonio Soto-Jove y Vicente Quintanilla, notario y presidente anfitriones, tomaron juramento y entregaron la visera, medalla, diploma y cuadro con el Cucharón, distintivos del galardón. Proceder que repitieron con los otros dos galardonados.





En su intervención, cargada de agradecimientos, Abel destacó el apoyo de su equipo para el éxito de su establecimiento, concluyendo con su sincero reconocimiento a la labor que realiza la Cofradía y el Real Balneario, que acoge el acto.




Pedro Morán, el gran embajador de la cocina asturiana, es el encargado históricamente de asesorar en el nombramiento del galardonado nacional, a quien glosa durante el acto. Transmitió la enhorabuena a la Cofradía, a los galardonados y al equipo del Balneario, antes de ensalzar la figura de un empresario perteneciente a una saga familiar de hosteleros, reconocido con dos estrellas por la guía Michelín. Destaco su sapiencia en adaptarse a los tiempos, diversificando la actividad en busca de la excelencia, apostando por  los productos locales de su entorno, sin olvidarse de platos marineros, como su “merluza a dos temperaturas”, plato difícil de superar.





Un emocionado Francis, mostró su agradecimiento y el honor que le supone el nombramiento y la glosa que le realizó Pedro. Se remontó a su familia, y a la trayectoria seguida durante cinco generaciones, para poder llegar hasta dónde han llegado; tuvo emotivos recuerdos para su madre y hermano fallecidos y dedicó el premio a toda su familia, involucrados en el negocio familiar.






José Miguel Díaz, vocal de la Mesa Mayor de la Cofradía, fue el encargado de glosar al galardón internacional, que por cuarta vez se otorga a un restaurante ubicado en Santo Domingo, en la República Dominicana. Jubilado de la banca y habiendo realizado una gran parte de su trayectoria profesional en tierras dominicanas, como profundo conocedor de su gastronomía, destaco del Peperoni y de su cocinero Alberto su culinaria basada en platos tradicionales de la cocina española adaptada a los gustos dominicanos, pero siempre respetando su esencia.




El cocinero de Vallecas, que no había podido estar por la mañana, agradeció un premio y un nombramiento que califico “como la ostia” y más viendo la larga nomina de galardonados, a los que él se suma ahora, destacando que es el primer reconocimiento que recibe en España después de estar residiendo dieciocho años en la República Dominicana. A la vez que agradecía todo el apoyo y la presencia en el acto de los propietarios del establecimiento, Ángel y Laura.








Vicente Quintanilla, como presidente anfitrión, fue el encargado de clausurar el acto. En su intervención protocolaria, felicitó a los galardonados,  a sus glosadores y a los miembros de la comisión organizadora por su elección; agradeció la presencia de autoridades, invitados y compañeros de otras Cofradías y de sus compañeros cofrades; reconoció el apoyo de colaboradores y del establecimiento que les acogía; destacó detalles personalizados de los premiados, congratulándose que se sumen a la ya una larga nómina de galardonados, que cuenta con lo más granado de la gastronomía regional e internacional, lo que viene a reconocer la importante labor que realiza la Cofradía; concluyendo convocando la trigésima cuarta edición del Cucharón.








VÍDEO DE LA EDICIÓN.







MÁS INFORMACIÓN. PINCHAR EN ENLACES.


“Tan importante como llegar, es no olvidarse de dónde se parte”. Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811) político, escritor y jurista asturiano.







No hay comentarios:

Publicar un comentario