sábado, 29 de octubre de 2016

Cucharón del Buen Guiso Marinero. XXXI edición, 2016.

Entregados por la Cofradía Buena Mesa de la Mar, de Salinas, el 28 de octubre de 2016. Descripción, fotos y vídeo.



La Cofradía Buena Mesa de la Mar, de Salinas, ha celebrado el 28 de octubre de 2016, una edición más –la treinta y una – de la entrega del “Cucharón del Buen Guiso Marinero”, sus galardones más emblemáticos y su más alta distinción a la gastronomía del mar., en su treinta  edición.
Galardones que tiene como fin distinguir a los mejores restauradores que defiendan la cocina del mar, se divide en tres apartados: categoría regional, nacional e internacional. Los actos comenzaron al mediodía, con la recepción de los galardonados, medios de comunicación y crítica especializada, en La Colonia de Salinas, su sede social. Los cocineros Jaime Uz, Ramón Freixa y Marcos Morán, propietarios de los restaurantes Arbidel, en Ribadesella, Ramón Freixa en Madrid e Hispania en Londres, han sido los galardonados en las categorías regionales, nacionales e internacionales.





Galardonados que firmaron en el libro de honor de la Cofradía y posteriormente atendieron a los medios de comunicación que los demandaban para diferentes entrevistas.






Jaime Uz, escribió: “Con todo mi afecto y emoción, por recibir este carismático premio, que significa un orgullo para mi persona y mi labor diaria en el restaurante Arbidel. Un cariñoso abrazo a esta Cofradía y agradecido por el premio y por la labor cultural y gastronómica que desarrolla. ¡Un auténtico honor!”






El catalán, pero sobre todo español, Ramón dejo para la historia: “La cocina es paciencia, vanguardia, pasión y amistad. Millones de gracias a la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar por este premio, que espero llevar con todo nuestro orgullo. Muchas gracias y abrazo de cocinero”.







La dedicatoria de Marcos fue: “Un orgullo para mí y para mí casa recibir este Cucharón. El primero fue en 1992 a nuestra casa madre. Ahora  nos dan este Cucharón por nuestra casa inglesa Hispania London. Gracias a la Cofradía por seguir dando tanto a la cocina asturiana”.







Seguidamente se celebró la habitual comida entre los galardonados, miembros de la Mesa Mayor de la Cofradía y de la crítica especializada, en Casa Gerardo, en Prendes, cuyo copropietario Pedro Morán, se mostró complacido de dar por primera vez de comer a su hijo como comensal, galardonado con el distintivo internacional, y por qué  también por primera vez en su tierra natal se les reconocía el trabajo realizado allende las fronteras.







Ya en la noche, al igual que en todas las ediciones anteriores, se desarrolló en las instalaciones del restaurante el Balneario, en Salinas, el acto oficial de entrega y la cena de hermandad. En su terraza, el presidente Vicente Quintanilla Sacristán y resto de miembros de la Mesa Mayor, fueron recibiendo a las autoridades e invitados que arroparon a los cofrades anfitriones en su emblemática celebración, a la vez que se servía el aperitivo de la cena, la “Arribada”.
http://www.dendecaguelu.com/2016/10/cucharones-del-buen-guiso-marinero-xxxi_29.html







Una vez en los comedores y ubicados en las mesas personalizadas, el himno de la Cofradía compuesto por el cantautor candasín Manolo Santarúa, y el reparto de los  baberos con el nombre de los galardonados, dio paso a la exquisita cena, con el embarque, singladura y atraque.







Singladura en el que los representantes del Círculo Gastronómico de los Quesos Asturianos –Fidel Fernández y Luis Javier del Valle- compartieron mesa y mantel con los de ACAS –Asociación Conservación Asturcón del Sueve- y de la Cofradía de Amigos de los Nabos de la Foz de Morcín.







Concluida la misma, se celebró el acto oficial, ejerciendo José Antonio Villabrille, como maestro de ceremonias.





Tomás Badiola, ejerció por primera vez como secretario en sustitución del difunto y recordado Leopoldo Martínez “Polo” (q.e.p.d), dando lectura al acta de la reunión de concesión de los galardones.






Eufrasio Sánchez, miembro del Colegio de Críticos Gastronómicos de Asturias, glosó la figura de Jaime Uz, propietario y cocinero del restaurante Arbidel, en Ribadesella. Establecimiento que regenta desde el año 2009 y que cuenta con una estrella de la guía Michelin desde el año 2014, al que calificó como un creativo que une pasión y tradición, puro inconformismo, que está en la vanguardia de la cocina asturiana. Repaso su trayectoria profesional hasta ser reconocido por la mediática guía francesa, y tuvo un guiño para su mujer, Victoria, hija de un empresario pescadero de la villa, lo que le facilito tener una materia prima de máxima calidad.






José Antonio Soto-Jove y Vicente Quintanilla, notario y presidente anfitriones, tomaron juramento y entregaron la visera, medalla, diploma y cuadro con el Cucharón, distintivos del galardón. Proceder que repitieron con los otros dos galardonados.





Un emocionado Jaime, agradecía el nombramiento, felicitaba a sus colegas premiados y a todos los cofrades por su desinteresada labor que realizan a favor de la gastronomía en general y de la del mar en particular.
Como suele suceder en las últimas ediciones, Pedro Morán, fue el encargado de glosar la figura del premiado en la categoría nacional, teniendo un recuerdo en su inicio para el recordado Miguel Loya (q.e.p.d) alma mater del Balneario. Del reconocido por toda la crítica como uno de los grandes del país y amigo personal, Ramón Freixa, resaltó sus genes gastronómicos, al ser nieto de panadero e hijo de cocinero. Detallo alguna de las fechas de referencia de su dilata carrera profesional, remarcando que cuenta con dos estrellas Michelin y tres soles Repsol; destacando su bonhomía; definiéndolo como un cocinero perfeccionista y divertido que traslada a sus platos estética y belleza, concluyendo felicitándole por haber nacido cocinero.








Ramón, copa de vino en mano, se congratuló de estar en Asturias, agradeció sus palabras a Pedro y sobre todo a la Cofradía por haberle elegido como merecedor de un premio tan importante y que su nombre figure con el de lo más granado de la gastronomía nacional e internacional, brindando por todo ello.






Por último el doctor Francis Vega, amigo personal de la familia Morán, glosó al galardonado con el Cucharón Internacional, el restaurante Hispania, que abrió sus puertas en el año 2013, cuyos propietarios son cinco asturianos, y que encabezan Marcos Morán y Javier Fernández Hidalgo, presentes en el acto. Definió el oficio de cocinero como duro y competitivo, destacó la formación y técnica de Marcos, con la supervisión del “padre-padrone” su personalidad y su criterio de caminar y no correr, congratulándose que la cocina asturiana tenga en la City de Londres, al lado del Banco de Inglaterra, y próximamente en Bruselas, en el restaurante Hispania a un espléndido embajador.







En su intervención Marcos, recordó la propuesta que le realizó Carlos Rodríguez de la Torre, por entonces secretario de la Cámara de Comercio de Avilés, cuando abandonaron el proyecto de restauración del centro Niemeyer y les presentó a sus actuales socios en el Hispania London. Remarcó que todos los trabajadores en él son españoles, que su clave es ser un restaurante étnico, definió a su socio Pachín como el “Luis de Guindos”, concluyendo con su reconocimiento público a su padre, mentor y buen amigo.
Javier Fernández, Pachín, que recogió los distintivos con Marcos, también intervino para agradecer el reconocimiento y el apoyo recibido al proyecto y para reivindicar la apuesta por dar a conocer la gastronomía asturiana, dando a conocer que próximamente Hispania abrirá con el mismo concepto en Bruselas.






Vicente Quintanilla, como presidente anfitrión clausuró el acto con su intervención.  Felicitó a los galardonados y sus glosadores,  y a los miembros de la comisión, que preside Tito Gómez, por su elección y a los colaboradores. Agradeció la presencia a las autoridades e invitados, las colaboraciones a Casa Gerardo y al Balneario, y destacó las figuras de los premiados congratulándose que se sumen a la ya una muy larga lista, entre los que están lo más granado de la gastronomía regional e internacional.



















“Cocino porque me lo paso bien, porque me gusta, porque creo que es una manera de hacer feliz a la gente”. Ramón Freixa (1971  -  ) cocinero español.




No hay comentarios:

Publicar un comentario