lunes, 19 de octubre de 2015

Cucharones del Buen Guiso Marinero. XXX edición, 2015

Entregados por la Cofradía Buena Mesa de la Mar, de Salinas, el 16 de octubre de 2015. Descripción, fotos y vídeo.


La Cofradía Buena Mesa de la Mar, de Salinas, fiel a su cita anual, ha celebrado el 16 de octubre de 2015, la entrega del “Cucharón del Buen Guiso Marinero”, sus galardones más emblemáticos y su más alta distinción a la gastronomía del mar, en su treinta edición.
Galardones que tiene como fin distinguir a los mejores restauradores que defiendan la cocina del mar, se divide en tres apartados: categoría regional, nacional e internacional. Premian, según reza el artículo 4-B de sus Estatutos Sociales, aquellas personas que destacan en la labor de "Conservar, fomentar y divulgar la gastronomía marinera, manteniendo guisos tradicionales, promoviendo nuevos platos, utilizando especies no usuales, elaborando estudios, animando a la hostelería a la alta oferta de viandas del mar y, en general, toda clase de acciones que vayan en un más amplio conocimiento y uso de los frutos de la mar".






.


Los actos comenzaron al mediodía, con la recepción de los galardonados, medios de comunicación y crítica especializada, en La Colonia de Salinas, su sede social. Los chef Esther Manzano, Paco Roncero y José Miguel Gómez, propietarios de los restaurantes la Salgar en Gijón, la Terraza del Casino en Madrid y el Cantábrico en Santo Domingo (República Dominicana), han sido los galardonados en las categorías regionales, nacionales e internacionales.





Galardonados con miembros de la Mesa Mayor de la Cofradía.





Galardonados que firmaron en el libro de honor de la Cofradía y posteriormente atendieron a los medios de comunicación que los demandaban para diferentes entrevistas.
Esther escribió: “Es un honor para mi la obtención de este Cucharón, saber que anteriormente le ha sido otorgado a colegas a los que admiro y por los que siento una especial devoción,  lo hace si cabe más importante para mi. Un abrazo”.










Paco, agradeció y definió: “Para mi es un auténtico honor recibir este reconocimiento por parte de la Cofradía. ¡ Cocinar es pasión ¡ ¡ Cocinar es emoción ¡ ¡ Cocinar es amor ¡ con mucho cariño”









El cántabro José Miguel,  dejó para la historia: “Además de un gran placer, es un honor para nuestro restaurante, recibir este premio de vuestra querida Cofradía. Restaurante Cantábrico”.











A continuación nos desplazamos a Prendes, a uno de los templos de la gastronomía asturiana, Casa Gerardo, en dónde Pedro Morán y su hijo Marcos, agasajaron a premiados, miembros de la Mesa Mayor, y crítica especializada, con un excelente menú degustación de 10 pases, que viene a poner una vez más de manifiesto que a esta casa la estrella Michelín se le queda pequeña, siendo merecedora de una segunda.   http://www.dendecaguelu.com/2015/10/cucharones-del-buen-guiso-marinero.html 











A las 21,30 horas fue la hora en que premiados, autoridades, cofrades e invitados, fuimos citados para la ceremonia de entrega de los galardones en su XXX edición. Ceremonia con recepción, cena marinera y entrega, que al igual que en todas las ediciones anteriores se desarrolló en las instalaciones del restaurante Real Balneario, ubicadas en pleno arenal de la playa de Salinas, en el edificio levantado sobre el balneario inaugurado por el rey Alfonso XIII en el año 1916, y que tan eficientemente con su profesionalidad y buen hacer regenta la familia Loya desde el año 1991.
En la terraza del mismo, el presidente Vicente Quintanilla Sacristán y resto de miembros de la Mesa Mayor nos fueron recibiendo, con la amabilidad acostumbrada, a los invitados y autoridades que acudimos gustosos a la invitación cursada y arropamos a los cofrades anfitriones en su emblemática celebración, a la vez que se servía el aperitivo de la cena, la “Arribada”.
Ya en los comedores, y ubicados en las mesas personalizadas, el himno de la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar compuesto por el cantautor candasín Manolo Santarúa, y el reparto de los clásicos baberos confeccionados por Joluvi, con el nombre de los galardonados, dio paso al servicio de cena, con el embarque, singladura y atraque, todo un deleite gastronómico como nos tiene acostumbrados año tras año la familia Loya.







.


Singladura de la que pudo disfrutar en compañía de los cofrades anfitriones –Antuña y Javier- de los representantes de la Asociación de Amigos de Cudillero, de las cofradías del Desarme y del Oriciu, y de mi compañero Fidel Fernández, del Círculo Gastronómico de los Quesos Asturianos.











Con el servicio de los cafés y licores, comenzó el acto oficial que contó con los cofrades Alberto Infanzón, como maestro de ceremonias y Tito Gómez,  como notario de los juramentos, que sustituyó al titular –Toni Soto Jove- que no pudo ejercer en esta edición por motivos profesionales.
Tampoco estuvo presente por otros motivos el secretario, el querido Leopoldo Martínez “Polo”,  a quién le envío un fuerte abrazo que espero darle pronto personalmente, sustituyéndole en la lectura del acta de otorgamiento de los Cucharones en su XXX edición, correspondientes al año 2015, su compañero de la Mesa Mayor, José Antonio Villabrille.










Eufrasio Sánchez, miembro del Colegio de Críticos Gastronómicos de Asturias, fue el encargado de glosar la figura de Esther Manzano. Emotivamente comenzó simulando una llamada de wasab del añorado Miguel Loya (q.e.p.d), propietario del Balneario,  fallecido hace menos de un año.
Sobre la primera mujer asturiana que ha obtenido una estrella Michelín, destaco su apuesta por la empresa familiar, siguiendo los pasos de su hermano Nacho, abandonando su plaza de funcionaria en el Ayuntamiento de Parres, su concejo, asumiendo el mando del establecimiento que los Manzano abrieron en Gijón en el 2004.
La definió como la “dama de la cocina asturiana” y a su cocina como un guiño a la modernidad y que mira al mar, inducida sin duda por su marido Celso con el que vive en la marinera Tazones, destacando que ella se considera guisandera.










Tito Gómez tomó juramento a Esther y Vicente Quintanilla le entrego el cuadro con el Cucharón, el diploma y le impuso la gorra de la Cofradía, símbolos del galardón concedido. Proceder que realizarían seguidamente con Paco Roncero y José Miguel Gómez.
Esther, en su intervención, agradeció el nombramiento y defendió la cocina tradicional y marinera. Conocedora de la primera por su niñez y años de trabajo en el negocio familiar de la Salgar, en Parres, y la segunda desde su matrimonio a través de su suegra y sus elaboraciones marineras, destacando sus recuerdos de que en Tazones los paisanos no cenaban en casa, lo hacían en las tabernas, llevando cada uno sus guisos que luego compartían en jovial camaradería.












Pedro Morán, galardonado en la VII Edición, anfitrión de la mañana, gran colaborador de la Cofradía y que forma parte del equipo que selecciona al galardonado a nivel nacional, glosó como es habitual al galardonado de esta nueva edición, al madrileño Paco Roncero, siendo también sus primeros palabras de recuerdo a su amigo Miguel, la persona más generosa que había conocido.
Lo definió como el Gary Cooper de la cocina, el que mejor ha interpretado lo que ha hecho su maestro Ferrán Adriá; lo calificó con un 10 como profesional y con un 11 como persona; destacó los muchos viajes profesionales que han hecho conjuntamente y como a él le llama cariñosamente “abuelo”, cuando solo le saca 16 años, y que ambos son socios en la empresa Platea, para concluir resaltando su capacidad de trabajo y lo polifacético que es, pareciendo por todo lo que hace que los días tienen 48 horas y no 24 y recordándole que en esta tierra tiene su familia.












Tras el abrazo entre los amigos, la toma del juramento y la entrega de los elementos del galardón, Paco agradeció a uno sus palabras y otros el reconocimiento que le hacían. Resaltó que su base es la cocina tradicional, la que aprendió con su familia, y que comenzó otra manera de trabajar, y de entender la gastronomía una vez que conoció a su gran maestro Ferrán; recordó a su amigo Nacho Manzano y valoro el trabajo de sus compañeros, su profesionalidad, complicidad  y honestidad, lo que permite a la cocina española seguir evolucionando y estar en la vanguardia.










El vocal de la Mesa Mayor de la Cofradía, José Miguel Díaz, fue el encargado de glosar al galardón internacional, que por tercera vez –desde que se instauró en la quinta edición- fue para un restaurante ubicado en Santo Domingo, en la República Dominicana.
Del restaurante Cantábrico, destacó que es el más antiguo en la actualidad del país, puesto en marcha por una española Lina, famosa cocinera en el país por su restaurante Lina, sobre el que se construyo el actual Hotel Lina Barceló, y calificó a su cocina como una de las nuestras, ya que su propietario vela por la cocina española importando de forma continuada productos de nuestro país.










Tomado juramento y entregadas las distinciones, el galardonado José Miguel Gómez, propietario de los dos restaurante Cantábrico –el de la zona colonial y el de la financiera-  y que coordina a más de 70 empleados, agradeció el nombramiento, valoró la distinción y tuvo un emotivo recuerdo para Jesús Bango y para el que considera su hermano, Severino La Madrid, presente en el acto y premiado en la XI edición, en 1996, cuando regentaba el restaurante Reina de España.





Severino a la izquierda, con su amigo Fernando y José Luis Vigil, presidente de la Cofradía en el momento de su nombramiento en el centro.





Vicente Quintanilla Sacristán, como presidente anfitrión, fue el encargado de clausurar con su intervención el acto. Felicitó a los galardonados y a sus glosadores, tuvo un emotivo recuerdo para Miguel y agradeció a Isaac y a la familia Loya, a Pedro Morán, a los colaboradores y a los representantes de las Cofradías gastronómicas todo el apoyo y colaboración. Resaltó la importancia de la labor que realiza la Cofradía y de unos Cucharones, que reivindican lo mejor de la cocina española y de la cocina saludable. Cerrando su intervención reclamando el apoyo del Ayuntamiento de Castrillón, reflejando el malestar que sienten por el trato y menosprecio que reciben desde hace ya ocho años y  por la desidia y falta de responsabilidad con el museo de anclas Philippe Cousteau, auténtica referencia comarcal. 










Perfecta organización, acierto pleno en la elección de los premiados, amena comida de confraternidad y excelente ceremonia de entrega de galardones, han marcado esta nueva edición de un acto que goza de un merecido prestigio no sólo a nivel regional, sino también nacional e internacional.
Vaya desde el presente mi felicitación a todos los Cofrades por el nuevo éxito alcanzado y mi agradecimiento por su  invitación y atenciones prestadas, así como mi solidaridad en su demanda a los representantes municipales para que cumplan con sus obligaciones. El museo de anclas, único en España, se puede enriquecer próximamente con la incorporación de un cubo de hormigón pintado por Agustín Ibarrola y su equipo. El compromiso del artista y el transporte de la obra están cerradas, falta el permiso municipal y la toma de medidas de seguridad para evitar actos vandálicos, esperemos que la desidia de los gobernantes no permita su visualización por los muchos visitantes del museo.
  









MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.



Vídeo de la XXX edición.

https://www.youtube.com/watch?v=nn3XyiHpwlQ












"Las posibilidades de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante". Paulo Coelho (1947 -) periodista, novelista y dramaturgo brasileño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario