viernes, 12 de diciembre de 2014

Cuharones del Buen Guiso Marinero, XXIX edición, 10 de octubre de 2014

La Cofradía Buena Mesa de la Mar, celebró la XXIX Edición del Cucharón del Buen Guiso Marinero el 10 de octubre de 2014. Descripción y fotos.


El mes de octubre está especialmente marcado en el calendario anual para los cofrades castrillonenses, en uno de los viernes del mismo tendrá lugar la entrega del “Cucharón del Buen Guiso Marinero”, sus galardones más emblemáticos y su más alta distinción a la gastronomía del mar.
Los galardones que tiene como fin distinguir a los mejores restauradores que defiendan la cocina del mar, se divide en tres apartados: categoría regional, nacional e internacional. Premian, según reza el artículo 4-B de sus Estatutos Sociales, aquellas personas que destacan en la labor de "Conservar, fomentar y divulgar la gastronomía marinera, manteniendo guisos tradicionales, promoviendo nuevos platos, utilizando especies no usuales, elaborando estudios, animando a la hostelería a la alta oferta de viandas del mar y, en general, toda clase de acciones que vayan en un más amplio conocimiento y uso de los frutos de la mar".
El 10 de octubre de 2014 se celebro el acto, cena y entrega de su XXIX edición, que al igual que en todas las ediciones anteriores el acto se desarrolló en las instalaciones del restaurante Real Balneario, ubicadas en pleno arenal de la playa de Salinas, en el edificio levantado sobre el balneario inaugurado por el rey Alfonso XIII en el año 1916, y que tan eficientemente con su profesionalidad y buen hacer regenta la familia Loya desde el año 1991.










El presidente Vicente Quintanilla Sacristán y resto de miembros de la Mesa Mayor nos fueron recibiendo con la amabilidad acostumbrada a los invitados y autoridades que arropamos un año más a sus numerosos cofrades en el acto más importantes de cuantos organizan durante el año. No faltamos a la cita representantes de diferentes Cofradías enogastronómicas, de asociaciones civiles y empresariales, autoridades civiles y militares y resto de invitados que acudimos gustosos a la invitación cursada por los anfitriones.
El protocolo siguió igualmente los cánones establecidos y durante la recepción de los asistentes en la terraza de entrada al establecimiento se sirvió el aperitivo previo a la cena marinera y su singladura por la cocina asturiana.
Ya en los comedores, y ubicados en las mesas personalizadas, el himno de la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar compuesto por el cantautor candasín Manolo Santarúa, y el reparto de los clásicos baberos confeccionados por Joluvi, con el nombre de los galardonados dio paso al servicio de la cena, a la “Singladura por la cocina marinera”, seleccionada sabiamente y que a través de su embarque, singladura y atraque, nos permite disfrutar de las elaboraciones de una de las mejores cocinas con las que cuenta nuestro Principado.









Singladura de la que pudo disfrutar en compañía de los amigos Ataulfo Valdés, Pepe Costas y Paco Fernández, habituales del evento, así como de nuevos conocidos, en una mesa con amenas conversaciones.




Con Pepe Costas y Ataulfo Valdés.




Con el servicio de los cafés y licores, comenzó el acto oficial que contó con el cofrade Alberto Infanzón, como maestro de ceremonias y con el también cofrade Toni Soto Jove, como notario de los juramentos, una vez repuesto de un percance que le privó ejercer como tal en la edición anterior.
La primera intervención corrió a cargo del eficiente y querido secretario Leopoldo Martínez “Polo”, quien realizo la lectura del acta de otorgamiento de los Cucharones de la edición 2014, que recayeron en los restaurantes Nogales, Casa Solla y Belcanto, en sus diferentes categorías regionales, nacionales e internacionales.




Polo, escoltado por sus compañeros de la Mesa Mayor, Alberto y Vicente.




Rafael Fernández, amigo personal de José Miguel, propietario del restaurante Los Nogales, sito en Deva, Gijón, fue el encargado de leer su semblanza que sirvió de preámbulo a la entrega del galardón al restaurante regional.
Este leonés de Arbeyal -en la comarca del Orbigo- aficionado al golf y a la caza, llego a Gijón con 17 años, y tras prestar sus servicios en el merendero los Maizales, abrió junto a su esposa Ana el restaurante Los Nogales, en la parroquia de Deva, en 1977. Establecimiento al que han colocado en la cúspide de la gastronomía gijonesa, siendo una referencia por la calidad de unas viandas preparadas con maestría y complementadas por un perfecto servicio, contando desde hace años con la colaboración en sala de su hija María.









Toni Soto tomó juramento a José Miguel y Vicente Quintanilla entrego al matrimonio el galardón, agradeciendo José Miguel su nombramiento en una breve intervención, seguida con atención por un amplío grupo de amigos y clientes que no quisieron perderse el momento tan especial.









Pedro Morán, galardonado en la VII Edición y gran colaborador de la Cofradía, forma parte del equipo que selecciona al galardonado a nivel nacional y suele ser el encargado de glosar al mismo, como hizo en esta edición con su compañero Pepe Solla, chef del restaurante Casa Solla en Poio, Pontevedra.
Pepe obtuvo en 1980 la primera estrella de la guía Michelín para Galicia, que aún conserva y que le convierte en el de más antigüedad en poseerla de todos los existentes en territorio nacional. Pepe tomo el relevo de su madre María Teresa, que había convertido el merendero que gestionaba en el más famoso de Pontevedra gracias a sus inigualables tortillas de patata, convirtiéndolo en la referencia de la gastronomía de nuestra Comunidad vecina y en timón de su cocina en el último tercio del siglo pasado. Su hijo de mismo nombre pronto se sumo al equipo, revolucionando su cocina, que manteniendo sus raíces gallegas está impregnada de modernidad., y que también se puede disfrutar en el restaurante Platea, de su propiedad, su sucursal en Madrid.








Toni y Vicente repitieron el proceder anterior, antes de ceder la palabra a Pepe, quién agradeció a su amigo Pedro la entrañable semblanza que acaba de leer, agradecer el nombramiento y mostrar su felicidad por estar presente y recoger el importante premio, concluyendo con su máxima de que “si se quiere a la profesión, esta lo da todo”.









Ovidio García, como vocal de la Mesa Mayor de la Cofradía, fue el encargado de glosar al galardón internacional, que se fue para Portugal. El joven chef, multiempresario y polivalente José Avillez, del restaurante Belcanto, en Lisboa, de 34 años fue el elegido y por el desglose realizado de sus méritos, con todo merecimiento. José cuenta con 5 restaurantes en Lisboa y 1 en Oporto, en los que desarrolla su cocina moderna y creativa, siendo Belcanto, ha sido merecedor en apenas un año de una estrella Michelín. José esta también autor de varios libros de cocina y dirige un programa de televisión a nivel nacional.









José agradeció en perfecto castellano el galardón que recibió de Vicente y juró ante Toni, y se mostró encantado de haber sido el elegido y sumarse a la ya larga lista de restaurantes portugueses reconocidos previamente, haciendo pública invitación a los presentes para ir a conocer sus casas.










Realizadas las glosas, la toma de juramentos, la entrega de los galardones y las intervenciones de los premiados, el presidente de la Cofradía, Vicente Quintanilla Sacristán, cerro el acto. Felicito a los galardonados y a sus glosadores por las elecciones realizadas, agradeció a la familia Loya el recibimiento y la estupenda cena servida y resaltó la calidad de unos Cucharones que año a año acuden a su cita, sin haberse suspendido ninguna edición.
De Pepe Solla, el patriarca destaco la puesta en marcha de su emblemático establecimiento, que su hijo ha consolidado. De José Miguel, que con su trabajo silencioso se ha convertido en un referente de la gastronomía gijonesa, siendo ya un gijonés más y a José Avillez, al que él llamo Avilés, le califico como un crack, un referente en Portugal, de la escuela de Ferrán Adriá y que ya cuenta con una plantilla de más de 130 trabajadores.
Agradeció a la firma Gonzastur su colaboración y concluyó resultando la independencia y autonomía de una Cofradía que nunca tuvo apoyo alguno ni del gobierno del Principado de Asturias ni del Ayuntamiento de Castrillón a pesar de la gran labor que desarrollan. Su labor a lo largo de la historia está ahí, siendo el museo de Anclas Philoppe Cousteau, por ellos creado y gestionado, una auténtica referencia.









Otro éxito más de una Cofradía, encabezada por su Mesa Mayor, que edición tras edición hace pleno en los establecimientos galardonados con sus Cucharones del Beun Guiso Marinero, consiguiendo que los mismos gocen de un alto prestigio no sólo a nivel regional, sino también a nivel nacional e internacional, siendo todo un honor para aquellos que lo reciben.



MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.
La Colonia, sede de la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar, acoge la presentación de la Asociación Ibérica de Amigos de la Universidad itinerante de la mar.



"Casi todos los hombres que valen mucho son de maneras sencillas, y casi siempre las maneras sencillas son tomadas por indicio de poco valor" Giacomo Leopardi (1798-1837) poeta y filósofo italiano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario