jueves, 18 de junio de 2020

Castillo de Salas. Escultura en Gijón.

Ubicada en la ladera oeste de la playa Peñarrubia, es obra de Joaquín Rubio Camín.

Gijón, que cuenta con la categoría de villa, es la ciudad más poblada del Principado de Asturias, ubicada a orillas del mar Cantábrico, su extensión es de 182 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de 273.422 habitantes –censo de 2016-.
Al igual que otras ciudades, villas y pueblos asturianos, muchas calles, plazas y paseos se han remozado en las últimas décadas, a la vez que se fueron ganando espacios para el disfrute ciudadano.
Espacios y lugares, que en ocasiones, se han enriquecido con esculturas de distintos tipos y tamaños que adornan los mismos. Gijón es un buen ejemplo de ello, contando con un alto número de esculturas, muchas de ellas con el denominador común del acero y el hormigón como sus materiales utilizados, y que conforman por sí solas un buen reclamo turístico.
La ciudad también ha realizado una apuesta por la puesta en marcha de sendas verdes y paseos, y es en algunos de ellos dónde se han ubicado parte del conjunto artístico escultórico existente.




Poco antes de la playa de Peñarrubia, en su extremo oeste se encuentra el parque Joaquín Rubio Camín, (1929-2007) dedicado al artista gijonés.






En la pradería sobre los acantilados, rodeada de mesas, se encuentra su obra “Castillo de Salas” desde el 15 de noviembre de 2003.




El 11 de marzo de 1896 la bahía de San Lorenzo vivió el día más “negro” de su historia, con la pérdida de control del granelero “Castillo de Salas” -el mayor de carga seca de la flota de la Empresa Nacional Elcano- con una carga de 99.722 toneladas de carbón procedente del puerto norteamericano de Norfolk, cuyo destino era la empresa siderúrgica Ensidesa, la actual Aceralia, 1200 toneladas de fuel y más de 100 de gasoil. Tras cuatro días de intentar trasegar su carga, se parte por la mitad y se hunde, provocando la salida al mar de una gran parte del gasoil y unas 20.000 toneladas de carbón.





Los restos del buque permanecieron hundidos 17 años en el fondo marino, hasta su retirada en el año 2003 se retiraron. Siendo una de sus piezas aprovechada por el artista gijonés para realizar su obra, que cuenta con unas dimensiones de 11 metros de largo por 1,90 metros de altura.






“Perdonando demasiado al que yerra se comete injusticia con el que no yerra”. Baldassare Castiglione (1478-1529) cortesano y escritor italiano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario