domingo, 5 de septiembre de 2021

Monumento a Carlos I, en Villaviciosa.

Monolito con busto del emperador en 1970, con motivo del VII aniversario de la concesión de la carta puebla a la villa.

El concejo de Villaviciosa está situado en el centro oriente de Asturias, es uno de los históricos del Principado. Su primer nombre conocido fue Velayo Augusta, posteriormente durante el reino astur se denominó Maliayo y ya en el siglo XIV tomo su nombre actual, que significa villa-fértil. Datando su carta puebla fundacional del 17 de octubre de 1270 otorgada por el rey Alfonso X a la antigua Pola de Maliayo, dotándola de fueros y de la condición de villa.

A pesar de que en el año 1484 un incendio arraso totalmente su casco urbano, su reconstrucción ha dejado un amplio patrimonio histórico cultural, así como una destacada muestra arquitectónica civil, que hizo merecedor a la villa de la declaración como conjunto Histórico Artístico.

Vertebrada en cuarenta y una parroquias, una de ellas es Tazones, que cuenta con un pequeño puerto pesquero que forma parte de la historia de España por un hecho histórico no previsto, al arribar a él el futuro Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico, siendo el primer suelo español que piso.




Hijo de Juana I de Castilla y Felipe I el Hermoso, nació en Gante (Flandes) el 24 de febrero de 1500, dónde viviría hasta que a los 17 años  que acepta el nombramiento que hizo en testamento su abuelo Fernando II de Aragón para ser monarca de los reinos de Castilla, León y Aragón, realizado el 22 de enero de 1516 un día antes de su muerte.

Aunque la aceptación fue realizada el 21 de marzo de 1516, el monarca no piso tierra española hasta el 19 de septiembre de 1517, cuando la expedición que comandaba arribo por error al pequeño puerto pesquero de Tazones.




Viaje que se demoró en el tiempo por los trámites necesarios para ser reconocido como tal, tanto a nivel nacional con importantes división de opiniones con el infante Fernando como posible opositor al trono, como a nivel internacional buscando las alianzas externas con Francia, Inglaterra e Italia. Y que fue realizado con una parte de la flota danesa de su cuñado Christian II, rey de Dinamarca, casado con su hermana Isabel de Austria, viajando el nuevo rey español en el buque Engelen.




Largo viaje no exento de complicaciones, hasta el punto que un temporal desvío a la flota del puerto objetivo para el desembarco, el de Santander, arribando finalmente en el pequeño puerto pesquero asturiano de Tazones.





Desembarco que dejo atónitos a los humildes ribereños, que cada 17 de agosto conmemoran el acontecimiento durante la celebración de San Roquín, escenificando un simulacro del histórico acontecimiento, convertido en las últimas décadas en uno de sus grandes reclamos turísticos. Hecho que han perpetuado con un monolito, colocado el 19 de septiembre de 2017, en el teórico lugar dónde puso por primera vez sus pies el monarca en la tierra que gobernaría cuarenta y seis años.





Realizado el desembarco y asegurada a puerto la flota, la comitiva real encabezada por Carlos y su hermana Leonor se desplazo hasta la capital maliaya, donde sería agasajado y permanecería cuatro días –del 19 al 23 de septiembre-  en el palacio de Rodrigo de Hevia, la casa de los Hevia situada en la calle del Agua, antes de emprender viaje a la corte sita en Valladolid.

Palacio urbano tardo medieval del siglo XVI, propiedad del jefe de coro de la catedral de Oviedo, en cuya fachada aún se conservan dos escudos ornados con el águila imperial, concedidos por el emperador en reconocimiento por el trato recibido.  




Villaviciosa siempre tuvo muy presente el acontecimiento histórico vivido, y el 17 de octubre de  1970 con motivo del séptimo centenario de la carta puebla otorgada, se inauguro el monumento al rey más poderoso en Europa de la época.

Ubicado en la actual plaza José Caveda y Nava, delimitada por la casa natal del historiador y político que da nombre a la plaza; el palacio de Peón, actual residencia de San Francisco, del siglo XVIII; el palacio de los Valdés datado en 1806 y a escasos metros de la casa de los Hevia. 




El monolito en piedra está coronado por el busto del emperador realizado en bronce por el escultor salmantino Francisco González Macías. En la parte superior del pedestal se representa el momento en el que el joven monarca deja atrás la nave real en el puerto de Tazones y se dirige en falúa por el cauce de la ría hacia Villaviciosa.




En su parte intermedia se especifica la histórica fecha en que piso territorio español. Y en su base luce el escudo del emperador representado por el águila bicéfala, que desde 1864 es también el escudo del municipio.




Mientras que en su trasera luce una lápida con el motivo que se erige el mismo, realizado por el ilustre Ayuntamiento de Villaviciosa y los hijos del ilustre villaviciosino Mariano Merediz y Díaz-Parreño.




 

MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.

Un Principado para descubrir.

Capilla de ánimas de Breceña. Villaviciosa.

 

“En mis dominios nunca se pone el sol”. Carlos I de España (1500-58) monarca español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario