jueves, 4 de febrero de 2021

Balneario de Fuensanta. Nava.

Situado en la localidad de Fuensanta de Buyeres, en Nava, su primera datación documental es de 1270.

Nava es un concejo del centro oriente del Principado de Asturias, perteneciente a la Comarca de la Sidra, que limita con los de Sariego, Villaviciosa y Cabranes al norte, con Laviana, al norte y sur con Piloña y al oeste con Bimenes y Siero. Cuenta con una superficie de 95,81 kilómetros cuadrados y cuenta con una población de 5276 habitantes, según el censo poblacional de 2020.

Vertebrado en seis parroquias: Ceceda, Cuenya, El Remedio, Nava, Priandi y Tresali. En la de Nava, bajo la advocación de San Bartolomé, se encuentra la localidad de Buyeres, a la que pertenece el balneario de Fuensanta.




Ubicado a una altitud de 205 metros, a él se accede a través de la desviación que sale de la carretera N-634 en el lugar conocido como el Empalme, sito a dos kilómetros de la capital municipal.

Situado a orillas del río Pra, también llamado Fuensanta, que nace en la sierra de Baluga ubicada a 800 metros en el limítrofe concejo de Bimenes, allí se conserva el primigenio edificio del fuera balneario de mismo nombre, aunque muy modificado en la actualidad por su uso industrial.

Río Prá, el río del balneario de Fuensanta. 

Edificio diseñado por el arquitecto Andrés Coello, de planta rectangular de dos plantas con ventanales separadas por una imposta, con vanos remarcados con piedra de sillería y distribución muy regular y cubierta metálica. Su puerta principal, a la que se accede por una escalera protegida por una balaustrada, es de arco de medio punto y está flanqueada por cuatro columnas de cantería lisa rematadas en moldura superior con un arquitrabe liso de cantería. 

Aunque las bondades de sus aguas parece ser ya fueron disfrutadas por los romanos, ya que cuando la construcción del balneario se hallaron restos de numerario romano. Su primera datación documental es de 1270, dónde se menciona como parte de los territorios con protección real reflejados en la Carta Puebla del Concejo de Nava, otorgada por Alfonso X el Sabio. Existiendo diferentes documentos posteriores que lo mencionan por las propiedades curativas de sus aguas. En 1757 la fuente termal es mencionada por un peregrino a Santiago. Siendo declaradas sus aguas el 31 de mayo de 1846 como de Utilidad Pública por una Real Orden, comenzando ese mismo año la construcción del balneario.




Las aguas y el balneario pronto gozaron de fama, y se popularizaron por sus propiedades para ayudar a curar diversas enfermedades y dolencias de estomago, riñón, anemia y piel. Recibiendo sus instalaciones a importantes personalidades de la época, como la reina Isabel II, cuya bañera de mármol macizo construida para ella aún se conserva.

Las bondades de sus aguas, sus propiedades terapéuticas, su sabor y su alta mineralización, así como el prestigio del balneario, permitió su comercialización en botellas en farmacias.

Durante la contienda civil española, el balneario fue utilizado como hospital de campaña y fue parcialmente destruido.




En el año 1968 la firma Aguas de Fuensanta, S.A. inicia su actividad industrial, con la comercialización y envasado de agua mineral natural para el sector de la alimentación y de la hostelería. En el antiguo balneario se encuentran las oficinas y en una nave anexa la planta embotelladora. Siendo desde 2014 las instalaciones propiedad de Global SMM 2009, S.L. quien gestiona las mismas y cuenta entre sus objetivos la comercialización internacional de las aguas y complementar así los mercados regionales y nacionales dónde están operativos.

Aguas que se extraen a 300 metros de profundidad, que se van filtrando desde la cercana sierra de Peñamayor, conservando todas sus propiedades minerales, y que son envasadas tanto en vidrio como en PET, a través de los trenes de embotellado.




En el exterior de las instalaciones, la empresa habilito una fuente a disposición del público en general dónde se puede coger el mismo agua que se embotella en la planta.




En las actuales instalaciones envasadoras acaba la carretera, siendo el lugar de partida hacia el cercano palacio alto medieval de la Ferrería por el que es posible acceder a través de una pista.

Palacio de la Ferrería.





Y también lugar de salida y llegada más habitual de la ruta de les Foces del Pendón, señalizadas como el PR-AS-45.

Les foces del Pendón. Circular desde Fuensanta.






MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.

Un Principado para descubrir.

Aspet visita el concejo de Nava.

Les foces del Pendón. Circular desde Fuensanta.

Palacio de la Ferrería.

Museo de la Sidra, en Nava.

Río Prá, el río del balneario de Fuensanta. 


 

“A orillas del río Pra, existe una fuente termal medicinal, que tiene el nombre de Fuensanta por haberse observado que a ningún enfermo agrava y si alivia”. Escrito de un peregrino en su diario en 1757.

No hay comentarios:

Publicar un comentario