jueves, 22 de julio de 2021

Playa de Gulpiyuri, el capricho del Cantábrico en Asturias. Llanes

Perteneciente al concejo de Llanes y a la parroquia de San Antolín de Naves, está declarada Monumento Nacional y forma parte del Paisaje Protegido de la Costa Oriental.

El Principado de Asturias aglutina en sus diez mil kilómetros cuadrados de extensión, un variado y espléndido repertorio de bellezas naturales, como es el conjunto que conforman sus playas.

Su litoral tiene una extensión de unos 345 kilómetros bañados por el mar Cantábrico, siendo sus extremos las puntas de Tina y de la Cruz, en los concejos de Ribadedeva y de Castropol, salpicado por más de 200 playas repartidas por los 21 concejos bañados por el Cantábrico, de los que el Llanes es el que cuenta con más y Gijón con menos. Contando algunas de ellas con declaración de Monumento Natural.

La Franca, por el oriente, y Peñarronda, por el occidente, son las playas situadas en los extremos del territorio astur, cuya costa también es conocida como la “Costa verde”. El conjunto que forman es heterogéneo, diferente e irrepetible. Unas amplias y abiertas; otras recogidas y escondidas; en unas desembocan ríos, otras están a píe de rías; unas de fina arena, otras de regodonés y/o piedras; unas tranquilas y otras agrestes; unas de fácil acceso y otras complicado; unas urbanas y otras salvajes; unas conocidas y otras no tanto; unas en la base de abruptos acantilados, y otras abrigadas por promontorios que las rodean;  todas ellas, salvo mínimas excepciones, seguras. 

La costa asturiana, a efectos de jurisdicción administrativa, está dividida en ocho distritos marítimos. Son los de Llanes, Ribadesella, Lastres, Gijón, Luanco, Avilés, San Esteban de Pravia y Luarca, de oriente a occidente. El cabo de la Mar, la punta de la Isla, el río Ñora, la playa de Xivares, el cabo Peñas, Ranón, la punta de Ballota y la ría del Eo, son los límites de cada uno de ellos.

El oriental concejo de Llanes, con una superficie total de 263,59 kilómetros cuadrados y estructurado en 28 parroquias, es el que con 40 playas el que más aglutina de los 76 en que está divido el Principado. 

Naves es una de las catorce parroquias llaniscas con lindes marinos, que cuenta con dos playas: San Antolín y Gulpiyuri, siendo la segunda no solo uno de los íconos del concejo sino también de todo el Principado.




Sin acceso rodado, a ella se accede por un pequeño sendero costero que parte desde la playa de San Antolín a la altura del establecimiento hostelero allí existente, o por una pista de tierra que parte desde las últimas casas de Naves, la capital de la parroquia. No cuenta con aparcamientos ni con ningún tipo de servicios.




Aunando singularidad, rareza y belleza por igual, cuenta con la peculiaridad de situarse tierra adentro, rodeada de prados y sin contacto directo con el mar. Capricho de la naturaleza, aislada del borde costero, queda confinada por debajo del relieve general, siendo su origen cárstico por disolución previa de las calizas carboníferas, constituyendo una dolina que se cubre en mareas altas al estar conectada con el Cantábrico a través de una grieta de unas decenas de metros de longitud por la que se introduce el agua.




Situada entre los castros Molina y Juracu, rodeada de prados que forman un talud en su reborde,  tiene forma ligeramente elíptica con el eje mayor dirección este-oeste, cuenta con una longitud de 42 metros y su ancho medio es de 30 metros, formando una superficie total de 1200 metros cuadrados, estando compuesta por arenas cuarzosas limpias de tamaño medio y tonalidad blanca grisácea con algunos pequeños cantos.

Su frente marino está tallado sobre el sustrato calcáreo carbonífero, alcanzando un desnivel muy abrupto e irregular, en el que destacan pináculos subcónicos.




Desde el 26 de diciembre de 2001 forma parte del catálogo de Monumentos Naturales declarados por el gobierno del Principado de Asturias, siendo uno de los 35 que de momento componen el mismo. Asimismo forma parte del Paisaje Protegido de la costa Oriental.




 

MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.

Punta del Cuernu, en Cadavedo. Valdés.


“A veces tenemos que perder las cosas para entender la importancia que tienen”. Susanna Tamaro (1957 -) escritor y documentalista italiana.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario