lunes, 25 de julio de 2016

ACAS y sus Amigos. II Comida de hermandad

Celebrada en el prao la Pomarada,  de la Asociación en Vallobal (Piloña), el 20 de julio de 2016.



En el oriente del Principado de Asturias, se encuentra el concejo de Piloña, que tiene una extensión de 283,89 kilómetros cuadrados  y cuenta con un censo poblacional cercano a las 8.000 personas. El concejo limita al norte con los concejos de Villaviciosa y Colunga y al este con el de Parres, está vertebrado en 24 parroquias, una de las cuales es Vallobal.
Esta pequeña aldea se encuentra en el norte del concejo, con acceso por carretera a través de AS-258 que comunica Colunga con Piloña, muy próxima a las también parroquias y aldeas piloñesas de Borines y Miyares, en las faldas de la sierra del Sueve.
A pesar de su pequeño tamaño fue referencia comarcal al estar en ella ubicado la malatería de San Lázaro durante cinco siglos, y encontrarse en sus inmediaciones la Cueva del Sidrón. En esta peculiar estructura geológica, declarada Reserva Natural Parcial, se descubrió en 1994 uno de los asentamientos humanos más importante de la península ibérica, datados de la época del Neardental, con una antigüedad de unos 49.000 años.
Su cercanía a la sierra del Sueve y su menor altitud con respecto a esta, ha sido el motivo por el que la ejemplar Asociación Conservadora del Asturcón del Sueve (A.C.A.S) adquiriese en 1990 en la localidad el prau o finca conocido como la Pumarada, para acoger a los caballos asturcones de la Asociación cuando las condiciones climatológicas les fueran adversas o alguno de ellos necesitara de atenciones específicas.
Y es en este prau, dónde la directiva de ACAS ha institucionalizado la comida de hermandad con aquellos colaboradores y Cofradías gastronómicas con las que mantiene cordiales relaciones y son fieles colaboradores para que la fiesta del Asturcón, de la majada de Espineres se consolide y crezca año a año.







El segundo de los encuentros, que parece ser a partir de ahora se denominara “Comida de ACAS y sus amigos”, se celebró el 20 de julio de 2016. A la misma, atendiendo su cordial invitación, han acudido representantes del Círculo Gastronómico de los Quesos Asturianos,  Cofradía de Amigos del Quesu Gamoneu, Cofradía de la Buena Mesa de la Mar y Cofradía del Oriciu, así como una representación institucional del Ayuntamiento de Piloña y de otros muchos amigos con los que cuenta ACAS, superando de largo el centenar de asistentes.




Círculianos asistentes, con el también círculiano y secretario de ACAS, Javier Escobio.




Todos ellos, han podido observar de manera directa a su llegada al prao, la labor que desarrolla la Asociación en el mismo, al estar en el mismo la yegua “Furia IV” y de su potro “Trasgu”, con apenas 1 mes. Yegua que se encuentra en proceso de recuperación de su dentadura, enfermedad que le impide hacer una vida normal en libertad con el resto de la manada, y que le fue detectada al parir al potro y ver que no comía cómo debía. Ejemplar labor la desarrollada por la Asociación no vista y en muchas ocasiones incomprendida, no sólo son festejos y reivindicaciones de la raza, es el duro trabajo del día a día que bien merece ser reconocida.









Con todos los numerosos invitados ya presentes, dio comienzo la comida de hermandad, que se celebró bajo la protección de la carpa que habitualmente alberga la comida de la fiesta del Asturcón en Espineres, instalada para la ocasión.









Comida que va camino ya de consolidarse como clásica, en base al “boroñu” o “borouñu de forna”, contundente plato compuesto por harina de maíz rellena de chorizo, tocino, costilla y morcilla; paella de marisco y quesos. Y que contó con diferentes colaboraciones, como la de la suegra del presidente anfitrión Manuel Roza; y las repetidas de Fernando Díaz, que elaboró la paella al puro estilo de su difunto padre Alfonso (q.e.p.d), el recordado empresario restaurador propietario del restaurante la Pérgola, de Sevares, la del Círculo Gastronómico de los Quesos Asturianos, que aportó los quesos Dehesa la Granja y Il Forteto –DOP Pecorino Toscano-, sumándose la Cofradía de Amigos del Quesu Gamoneu, con el queso Gamoneu elaborado por Juan Sobrecueva, cofrade de la misma.

















En la sobremesa, ejerciendo de maestro de ceremonias, Víctor Villar Pis, junto con Manuel Roza y Javier Escobio, presidente y secretario de ACAS, tuvo lugar un sencillo acto protocolario.Víctor explicó a grandes rasgos el desarrollo del acto que se realizará el próximo día 20 de agosto, en la majada de Espineres con motivo de la treinta y seisava edición de la fiesta del Asturcón, así como la relación de galardonados en las diferentes categorías.




De izquierda a derecha Víctor, Manolo y Javier.




A continuación se solicito la presencia de todos los jóvenes ganaderos de ACAS, auténticos protagonistas anónimos de la fiesta, con su labor no sólo en la misma, sino durante todo el año. Gracias a su impagable trabajo la raza sigue creciendo y consolidándose.









El momento emotivo tuvo lugar con los dos reconocimientos realizados, y la entrega de las placas respectivas. El primero a Secundino Palacios Noriega, empresario jubilado de Sevares y colaborador de ACAS desde hace muchos años. Su sidra y licores nunca falta en ninguna de las celebraciones de la Asociación.









Y el segundo a Andrés Gullón, concejal del Ayuntamiento de Piloña, igualmente colaborador tanto a nivel personal como institucional.









También hubo un reconocimiento simbólico a Raúl Cabo, intrépido jinete de Riosa, que logró someter al asturcón “Escurridizu” en el Parador Nacional de Cangas de Onís, durante la recreación de la fiesta del Asturcón, el pasado 16 de abril de 2016 y que en la próxima edición de la misma, intentará hacer lo mismo con el ya mítico caballo “Indomable”. De su monta es la espectacular fotografía que ilustra el artículo de la revista de tirada nacional de Paradores de Turismo, que muestra la lucha del hombre y el que caballo y que Víctor puso a disposición de los asistentes.









Javier Escobio agradeció la presencia y colaboración de los asistentes y Manuel Roza, puso el colofón con un par de canciones de tonada asturiana, para el deleite general.









El acto concluyo con una sorpresa de la Cofradía de Amigos del Quesu Gamoneu, que obsequiaron con un cuadro del tótemico caballo a ACAS, que fue entregado por el autor del mismo  Juan Quintana, a Manuel Martino y Manuel Roza, fundadores de la Asociación.









MÁS INFORMACIÓN. Pinchar enlaces.





“Si queréis formar juicio acerca de un hombre observad quienes son sus amigos. Fenelón (1651-1715) escritor y teólogo francés. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario