viernes, 22 de octubre de 2021

La Panerona de Pen, en Amieva.

En realidad no es una panera, sino la unión de tres hórreos, soportados por catorce pegollos.

El concejo de Amieva se encuentra ubicado en el oriente del Principado de Asturias, limita con los asturianos Parres, Cangas de Onis y Ponga, al norte, este y oeste respectivamente y al sur con los leoneses de Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre. Su superficie total es de 113,90 kilómetros cuadrados, con un censo poblacional en 2020 de 628 habitantes, estando vertebrado en cinco parroquias: Amieva, Argolibio, Mián, San Román y Sebarga.

Uno de los catorce núcleos poblaciones que componen está ultima es Pen. Situado a una altitud de 350 metros, con una morfología lineal quebrada y vertebrada por un vial principal en el que se asientan sus más de 60 casas diseminadas en catorce barrios. Dista 5 kilómetros de Sames la capital municipal, al que se accede a través de la carretera loca AM-1 que comunica Vega de Sebarga con Villaverde.

Amieva en general y Pen en particular cuenta con un importante patrimonio etnográfico entre los que destacan sus hórreos y paneras, estando datados todos con una antigüedad mínima de 100 años y un altísimo porcentaje de los mismos en el siglo XVIII. Siete de ellos forman parte del IPCA (Inventario patrimonio cultural de Asturias) desde 2018 de los 57 protegidos, que incluyen una serie de hórreos y paneras en el que existía riesgo inminente de pérdida o deterioro.




En Pen el censo existente de hórreos y paneras es de quince. Entre ellos destaca la conocida como “Panerona de Pen”, uno de los siete incluidos en el IPCA del concejo, considerada como una de las más grandes del Principado de Asturias.




Situada en le barrio de la Canellina, forma parte del conjunto que forma la conocida “casa de Fondón o Pinta”, construcción rural de airosas proporciones de planta rectangular y dos alturas, de fachada alargada con hermoso corredor de madera tallada.




La mal denominada Panerona, que pertenece en la actualidad a tres familias, con un estado de conservación bastante deficiente, es en realidad tres hórreos unidos con cureñes y chaplones, soportados por catorce pegollos, con acceso a través de dos escaleras, con unas medidas de 18 metros de largo y 8 metros de ancho.




En uno de sus lados, el sur, cuenta con un corredor cerrado por barrotera sencilla, enmarcada por una cenefa de ovas, características de las construcciones de los siglos XVII y XVIII en el concejo. El lado norte no cuenta con corredor ni ningún otro elemento decorativo.





No contando con corredor, siendo su sujeción a través de listones lisos.




  

MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.

Un Principado para descubrir.

Capilla de San Roque, en Pen, Amieva.

Dobra, el río del macizo occidental de los Picos de Europa.



 “El búho duerme todo el día y pasa como el pájaro de la sabiduría”. Valeriu Butulescu (1953 - ) escritor rumano.

 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario