jueves, 18 de noviembre de 2021

Capilla de San Roque, en Pen, Amieva.

 La existente en la actualidad es fruto de varias reformas de la primigenia del siglo XVI.

El concejo de Amieva se encuentra ubicado en el oriente del Principado de Asturias, limita con los asturianos Parres, Cangas de Onis y Ponga, al norte, este y oeste respectivamente y al sur con los leoneses de Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre. Su superficie total es de 113,90 kilómetros cuadrados, con un censo poblacional en 2020 de 628 habitantes, estando vertebrado en cinco parroquias: Amieva, Argolibio, Mián, San Román y Sebarga.

Uno de los catorce núcleos poblaciones que componen está ultima es Pen. Situado a una altitud de 350 metros, en ladera de Peña Dulce (528 metros), con una morfología lineal quebrada y vertebrada por un vial principal en el que se asientan sus más de 60 casas diseminadas en catorce barrios. Dista 5 kilómetros de Sames la capital municipal, al que se accede a través de la carretera loca AM-1 que comunica Vega de Sebarga con Villaverde.

La localidad está formada por un interesante conjunto de arquitectura popular, entre ellos varias casas solariegas y elementos etnográficos incluidos en el IPCA (Inventario del patrimonio cultural de Asturias), y la capilla del patrono de la localidad, San Roque.

La Panerona, de Pen, en Amieva.




Capilla datada en el siglo XVI que ha sufrido diferentes reformas a lo largo de los años, siendo la más importante en la primera década del siglo veinte, y que en la actualidad luce remozada por la acción vecinal.




Situada en la cruceta de las dos calles principales del pueblo, en un altillo protegida por una barandilla de madera.




Exteriormente su construcción es en piedra vista, con puerta de acceso de madera adintelada enmarcada en un arco sin revestimiento ni decoración, sobre el que está colocado su nombre en una talla de madera, y coronado con una espadaña de una sola campana. Luciendo en cada lateral dos ventanas de medio arco con revestimiento de ladrillo.




En su pequeño interior destaca el arco que protege el altar, relacionado con la primigenia capilla. En él se conserva la imagen de Santa Catalina de Alejandría con su corona de princesa un Cristo crucificado colgante barroco, de cuya misma época es su Sagrario. Un Crucero y un cuadro componen el resto del conjunto del altar.

La reproducción del Santo bajo cuya advocación está, es una talla que posee la iconografía característica del peregrino occitano canonizado en 1584, con el perro que lame las llagas y lleva un pan en su boca. Imagen situada a pie del altar al que procesionan como su patrono los lugareños el último domingo de agosto.




Sin culto religioso habitual, su interior es utilizado por la asociación vecinal como guarda de su diferente mobiliario utilizado en fiestas y reuniones.




 

MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.

Un Principado para descubrir.

La Panerona, de Pen, en Amieva.

Dobra, el río del macizo occidental de los Picos de Europa.



 

 

 

“A San Roque invocamos para que la peste y los males pasen de lado”. Refrán castellano.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario