miércoles, 11 de marzo de 2015

Premios del Colegio de Críticos Gastronómicos de Asturias 2014. XI edición.

Oviedo acogió una nueva edición de la entrega de los premios del Colegio de Críticos de Asturias, la undécima.


Con un mes de retraso a su fecha habitual, se ha celebrado la gala de entrega de los que se pueden considerar los “Goyas de la gastronomía asturiana”, los premios de la Crítica, que entrega el Colegio de Críticos de Asturias. El restaurante Lesibaris, ubicado en el hotel Ayre del palacio de congresos de Oviedo, acogió por tercera vez esta gala, que en su undécima edición correspondiente al año 2014  se ha celebrado el 9 de marzo de 2015.
Cada edición de entrega de estos prestigiosos premios, siempre nos depara alguna sorpresa, y esta no iba a ser menos. Se ha producido un nuevo cambio de patrocinador, relevando el grupo El Gaitero a Cafés Toscaf, patrocinador de la X edición y la salida –esperemos momentánea- de José Manuel Villabella del colectivo y su sustitución por Luis María Alonso.

El acto oficial de la gala fue conducido por David Arango, que ya había ejercido de maestro de ceremonias en las tres últimas ediciones, estando la mesa presidencial compuesta por Eufrasio Sánchez,  Eduardo Méndez Riestra, Luis Bada e Iván de la Plata.
David agradeció a los patrocinadores –el Ayuntamiento de Oviedo y El Gaitero- y a las firmas colaboradoras Gonzastur y Premium, Delicatesen Antonio, Susi Man, Grupo Norteños, quesería Rey Silo y Coca-Cola, que donaron parte de los productos servidos en el vino español servido a la conclusión, así como a Javier Loya, propietario de Lesibaris por su estrecha colaboración y la cesión de sus instalaciones.



David en su intervención, con Eufrasio, Eduardo, Luis e Iván a su izquierda.




El desarrollo del acto siguió el protocolo instaurado desde prácticamente sus inicios, en el que cada miembro del Colegio va glosando la figura del premiado en cada categoría y a su conclusión se reclama su presencia para la entrega del diploma acreditativo de la distinción que se le realiza.


A Iván de la Plata se le cedió la palabra en primer lugar, para glosar la figura del galardonado con el RESTAURANTE INNOVADOR, que recayó en el restaurante-hotel Regueiro, de Tox (Navia), dirigido por Diego Fernández.
A este joven cocinero de 29 años, con estancia en reputados restaurantes de la región como la Solana y Casa Marcial, lo calificó como un valiente innovador, que domina el mundo ácido y el toque picante en una cocina vanguardista, que respeta los productos tradicionales y que bien podría estar en Madrid o Nueva York. No obvió que recientemente había sido premiado en Madrid Fusión por hacer la “mejor croqueta de España” y resalto el apoyo que tiene de su madre Pilar en cocina, de Anali y Ana –hermana y novia respectivamente- en sala y de su padre Pepe en el mantenimiento de las instalaciones.








Eduardo Méndez Riestra tomo el relevo de Iván para glosar al premiado en la categoría de RESTAURANTE TRADICIONAL, que se fue para Valdés, para Otur, para la emblemática Casa Consuelo, de los hermanos García López.
En la glosa de la que calificó como una especie de catedral de la cocina asturiana, relato brevemente la historia de la casa de comidas creada en 1935 por el matrimonio compuesto por Consuelo López y Ramón García. La inicial tienda se convirtió en bar, casa de comida y salón de baile en 1960, y en 1975 se cierra el salón de baile y toman las riendas del negocio familiar Álvaro, Monchu y Roberto (q.e.p.d), creando en 1979 un hostal, estando en la actualidad al frente en la gestión la tercera generación. También se destaco la relación familiar directa con empresarios del sector en Madrid, la posesión de una de las mejores bodegas del Principado, con más de 12.000 botellas y la creación en 1987 de la Bienal de la Gastronomía en la Pintura.
 


                                       






El premio al RESTAURANTE HETERODOXO, se fue para Manzaneda, en Gozón, para Casa Belarmino, y su glosa y méritos fueron expuestos por Eufrasio Sánchez.
Glosa que fue dedicada al recientemente fallecido Miguel Loya, y en la que puso en valor la apuesta por una tienda-bar-estanco y restaurante en unos tiempos de crisis que ha abocado al cierre a una buena parte de los bares-tiendas del Principado, que han realizado Ramona y Juan Luis. Este matrimonio retomo la actividad que los abuelos de Ramona –Herminio y Belarmino- iniciaron en 1930, después de unos años sin que la misma tuviese actividad. Sobre ellos destaco el empeño en aportar lo máximo respetando las tradiciones y sabiendo adaptarse a los nuevos tiempos, en un lugar en el que se cocina como si fuese la primera vez y que el buen servicio es uno de los grandes platos de la casa, lo que hace que el cliente se siente como en casa pero coma mejor que en casa.










Luis Bada fue el encargado de glosar al premiado como MEJOR SIDRERÍA, que recayó en la sidrería el Mirador, de Arriondas, propiedad de Belisario Suárez Somohano.
Esta sidrería situada en el barrio de la Peruyal de la sellera Arriendas, nace como un negocio familiar que tiene la sidra como epicentro y que cuenta con una culinaria sencilla en torno a la misma. Siendo este un reconocimiento a toda una vida dedicada a la sidra, por su conocimiento y difusión de la misma y por su respeto por las tradiciones.








El último nombramiento correspondía a la MEJOR DULCERÍA, siendo nombrada la Confitería Argüelles, de Gijón, y su glosa leída por Iván de la Plata.
Antonio Argüelles es la cuarta generación de una saga familiar de pasteleros, que comenzaron su actividad en 1900 en Pola de Laviana con la apertura de la confitería  Gersan. Sus padres José Antonio e Isabel se fueron para Gijón en 1990, fundando el establecimiento premiado en el paseo de la Infancia, dónde Antonio tomó su relevo en un negocio con clara vocación familiar, que destaca por sus productos de calidad y una bollería y una chocolatería que enganchan a los asturianos, lo que le ha valido para ser merecedor de este premio.
El acto entró en su fase final con la entrega del último premio, el ESPECIAL EL GAITERO, anteriormente denominado “Especial Toscaf” y “Excelencia” al que dio lectura Eufrasio Sánchez y que se entrego a Vinagres Geri, Vimastur.
Esta empresa familiar sita en Arroes (Villaviciosa) en 1973 fue creada por Anselmo Tuya y Adelina Buznego bajo el nombre de Vinagres Osa, como complemento de los aceites que comercializaban. En 1987 Juan Manuel García se casa con Isabel Tuya y se incorpora a la empresa desarrollando nuevos productos, con especial énfasis en el vinagre de sidra, elaborando en la actualidad también un balsámico de sidra y un vinagre con una crianza de 15 años.





Familia Tuya Buznego al completo.




Eduardo Méndez Riestra, fue el encargado de cerrar el acto. Calificó la entrega como la cita de la gastronomía asturiana para divertirse y armonizar en compañía; se felicitó por que todo parece indicar que se ha tocado fondo en la crisis económica y comienza el despegue; resalto la profesionalidad de los reconocimientos; agradeció y valoró la colaboración de la empresa el Gaitero, que tiene el honor de ser inmortalizada en la obra de Jorge Luis Borges; tuvo un recuerdo emotivo para Miguel Loya; comunicó que su compañero José Manuel Villabella, después de su “annus horribles” decidió cortarse la coleta y retirarse al pueblo y anunció la incorporación de Luis María Alonso, colaborador reputado del diario La Nueva España, como nuevo miembro del Colegio.

Concluido el acto tuvo lugar el vino español habitual, servido por gentileza del restaurante Lesibaris y la colaboración de las firmas al inicio mencionadas y que como es habitual se convierte en punto de encuentro, salutación y charlas con los múltiples conocidos que edición tras edición acudimos a su invitación, siendo asiduos a este acto, y en el que felicitamos e intercambiamos opiniones con los premiados y sus glosadores, los buenos amigos del Colegio de Críticos de Asturias.






Con Ramona y Juan Luis, de Casa Belarmino, premiados como mejor restaurante Heterodoxo.






MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.
VII edición de los premios de la Crítica 2010. Enero 2011.




"Las críticas no serán agradables, pero son necesarias" Whiston Churchill (1874-1965) político y estadista inglés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario