miércoles, 19 de febrero de 2014

Premios del Colegio de Críticos de Asturias 2013. X edición.

Los premios del Colegio de Críticos de Asturias, han alcanzado la X edición, efemérides celebrada el 10 de febrero de 2014.

El restaurante Lesibaris, ubicado en el hotel Ayre, en el palacio de congresos de Oviedo, acogió por segunda vez los premios de la Crítica, que otorga el Colegio de Críticos de Asturias, en su X edición.
Si la IX edición quedó marcada por los cambios, cambio de lugar de celebración, estreno de nuevo patrocinador y puesta de largo de un nuevo miembro, esta X edición lo ha quedado marcada por el canto a la década de los premios y el guiño a la cocina internacional, con el premio restaurante innovador a un establecimiento especializado en cocina japo-peruana o nikkei.
El 10 de febrero de 2014, fue el día elegido para celebrar lo que es ya un clásico en el calendario hostelero y gastronómico del Principado de Asturias, convirtiéndose estos premios en la referencia del sector. Una edición más la asistencia fue masiva, con presencia de profesionales restauradores, trabajadores, proveedores y distribuidores del sector, representantes de cofradías gastronómicas, aficionados a la gastronomía y amistades diversas.
El acto oficial fue dirigido por David Arango, que ejerció de maestro de ceremonias por tercera vez, estando la mesa presidencial compuesta por Eduardo Méndez Riestra, Eufrasio Sánchez, Iván de la Plata, José Manuel Villabella y Luis Bada, los cinco miembros que componen en la actualidad el Colegio.










La gran novedad de la edición ha sido el énfasis realizado en la década de los premios, con la proyección de un video que recogía instantáneas de las diferentes ediciones, que con él título: “Saboreando una década” acercaron a los que desconocían su andadura el prestigio de estos premios, aunque uno que ha tenido el placer de estar invitado en todas ellas, echo en falta algunas de ellas, pero obviamente no todo se puede recoger.
A su conclusión se siguió el ritual habitual del acto oficial instaurado hace años, en el que cada miembro del Colegio va glosando la figura del premiado en cada sección, y posteriormente el agasajado recibe el diploma que certifica el reconocimiento realizado.
José Manuel Villabella fue el encargado de dar el pistoletazo de salida, con la glosa y entrega de un nuevo premio, el premio ESPECIAL TOSCAF  patrocinador oficial de los premios, y que sustituye al antiguamente denominado “Excelencia” que patrocinaba García Rodríguez Hermanos.
Este primer premio ha recaído en “The Black Bar” del grupo empresarial de Javier Loya, ubicado en la planta baja del hotel España de Oviedo. En su glosa, alabo el trabajo de Javier, al que califico de empresario al cuadrado, el más emprendedor de la familia Loya, y que ha sabido rentabilizar el esfuerzo de su progenitor en financiarle ser un gourmet y viajero. Al local lo equiparo con los pubs londinenses, dónde más que hablar se susurra, con un aire caballeresco, un remanso de paz para british falsos y auténticos; un local con aire decimonónico, con estilo, servicio y clientela.








A Eufrasio Sánchez se le cedió la palabra para glosar al galardonado con el premio RESTAURANTE INNOVADOR, sin duda el más atrevido de todos los que se han dado hasta la fecha, y que fue otorgado a “Ronda 14” ubicado en la calleja de los Cuernos, en el casco antiguo de Avilés. Eufrasio antes de glosar al galardonado, tuvo un emotivo recuerdo Kely Méndez, fallecida hace apenas un año, hermana de Eduardo Méndez y autora del logo del Colegio, así como su satisfacción por estar entre todos nosotros su esposa Margarita, satisfacción que hemos compartido con ellos muchos de los presentes.
Gestionado por la asturiana Conchi Álvarez y el cheff Mario Céspedes, ensalzo este establecimiento creado bajo el concepto de low cost, un bajo coste pero alta cocina basada en el compromiso con la calidad en las materias primas y en la sensibilidad culinaria de su cocinero, al que como el “adelantado limeño” y gloso su andadura profesional, al que considera un abanderado de la amalgama que define a la nueva cocina peruana, repleta de referencias orientales, mezclada con elementos asturianos
Luis Bada fue el encargado de glosar al galardonado con el premio RESTAURANTE CLÁSICO, concedido a “La Goleta”, el establecimiento que la familia Antón tiene en la calle Covadonga, de Oviedo. En su glosa se remontó a mayo de 1966, cuando coincidió con su fundador en el servicio militar, para repasar el historial profesional del ejemplar empresario Marcelo Conrado hasta los años ochenta del siglo pasado, en el que con el diseño del decorador Chus Quirós, abre el entonces innovador restaurante merecedor de este premio, al que califico como un gran restaurante, que revoluciono la gastronomía asturiana y que hoy es uno de los mejores establecimientos clásicos, que mantiene el rumbo firme con presencia aún de sus platos emblemáticos. Laura Antón, tercera generación de los Antón, recogió el merecido premio con su padre sentado en primera fila,  otra de las grandes alegrías del evento.
El premio “MEJOR SIDRERÍA” fue otorgado a la “Sidrería los Pomares”, en la avenida de Portugal, en Gijón, cuya glosa fue realizada por Iván de la Plata. En Asturias prima la animación social, la sidra la bebida que une y las sidrerías el punto de encuentro de los asturianos, afirmó antes Iván, de calificar a los Pomares como más que una casa de comidas, un espacio de encuentro social dónde además se venera y custodia escrupulosamente la mejor sidra. Una pequeña descripción de la familia Ramos, maliayeses de la Venta de las Ranas, profesionalmente ubicados en Gijón desde 1994, fue el preámbulo de la recogida del premio por parte de Toñi, la matriarca, y sus hijos Pili y Jorge.



Con Jorge, “el parrochin”, uno de nuestros mejores escanciadores, durante el ágape.




El premio RESTAURANTE HETERODOXO también se fue para Gijón, para el restaurante “El Cencerro” sito en la calle Prendes Pando, que regenta el matrimonio Viviana Fleisher y Damián Arana, argentinos llegados al Principado en 1990, huyendo del corralito argentino. Eduardo Méndez Riestra con su sapiencia habitual fue el encargado de glosarlo, alabando la experiencia, formación e inquietudes empresariales de sus propietarios, que regentan también el “Von Bier & Bar” ubicado justo enfrente del galardonado, y en el que a su entender se comen las mejores hamburguesas de Asturias, concluyendo su intervención aconsejando a los asistentes que comprueben por sí mismos y certifiquen luego que el Colegio de Críticos ha estado fino premiando al Cencerro, en vez de pensar que sus integrantes estén como un cencerro.
A Eduardo, también le correspondió glosar el premio DULCERÍA, que por primera vez se fue para Avilés, para la “Confitería Vidal” sita en la calle la Cámara. Glosa basada en la figura de su fundador, Vidal Conejo Roco, madrileño que a finales de la década de los setenta del siglo pasado abandono su Madrid natal para trabajar en la villa del Adelantado, en la Estrella de Castilla, y ser en 1982 cuando se establece por su cuenta con la confitería pastelería que en la actualidad dirigen sus hijos Emilio Vidal, Ana y Samanta. Vidal que se formo en Francia, tuvo el mérito de innovar sin haber hecho una revolución en el obrador, domina como pocos el chocolate y que tiene su mejor premio en la fidelidad de sus muchos clientes.




Foto de familia de premiados y miembros del Colegio de Críticos.





José Manuel Villabella, ausente en la edición anterior, fue el encargado de poner el cierre al acto oficial con su habitual ironía, en el que tuvo un recuerdo para aquellos establecimientos que debido a la crisis cerraron sus puertas; deseo los mejores éxitos a los que abrieron durante el año; festejo los éxitos de nuestros cocineros en el campeonato de pinchos de España y en Madrid Fusión; felicito a los nuevas estrellas Michelin y se sonrojo con la recepción oficial que les había hecho Javier Fernández, presidente del gobierno del Principado de Asturias;  concluyendo su intervención con un cariñoso recuerdo para Kelly Méndez y agradeciendo al patrocinador y colaboradores su apoyo.
Concluido el acto tuvo lugar el vino español habitual, servido por gentileza del restaurante Lesibaris, y la colaboración de las firmas comerciales: Gonzastur y bebidas Premium; Delicatesen Antonio; quesería Rey Silo; Coalla Groumet y Hermanos Sopeña. Ágape que se convierte en punto de encuentro, salutación y charlas con los múltiples conocidos que edición tras edición acudimos a su invitación, siendo asiduos a este acto, y en el que felicitamos e intercambiamos opiniones con los premiados y sus glosadores, los buenos amigos del Colegio de Críticos de Asturias.
Un año más, mi más sincera enhorabuena a todos los premiados y al Colegio de Críticos por este nuevo éxito.



De derecha a izquierda,  con Pepe Sariego –Cofradía de Amigos de los Nabos-, Alfonso Moutas – Cofradía de Amigos del quesu Gamoneu- Miguel Pereda –Cofradía de Amigos de les Fabes-, Ismael Fernández y José Luis Corripio, del Círculo Gastronómico de los Quesos Asturianos.



MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlaces.
“Vivir consiste en construir futuros recuerdos”. Ernesto Sábato (1911-2011) escritor, físico y pintor argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario