jueves, 27 de julio de 2017

Santiago García Granda, Jamón plata negra Grande Covián 2017

Galardón entregado el 24 de julio de 2017, en la sidrería Yumay, de Avilés.


En el año 2011, la sidrería Yumay de Avilés, la entidad Gastrónomos del Yumay y la Fundación Grande Covián, acordaron instaurar el premio “Jamón de plata negra Grande Covián”. Así como que la entrega del galardón anual tuviese lugar en el acto de colofón de las “Jornadas internacionales del jamón ibérico Grande Covián”, que se celebran cada mes de julio en la mencionada sidrería.
En la séptima edición del galardón, la correspondiente al año 2017, el jurado encargado de elegir al premiado se decantó por Santiago García Granda, Rector Magnífico de la Universidad de Oviedo, por “En agradecimiento a su decisiva contribución con este proyecto y por los méritos que concurren en su persona”.





El acto oficial de entrega del galardón, tuvo lugar el 24 de julio de 2017, en las instalaciones de la sidrería en el barrio avilesino de Villaalegre, al que siguió una comida de confraternidad, que puso el colofón a unas jornadas.
Previamente al inicio del mismo el párroco de Llaranes, el padre Murias, bendijo el solar que de momento cumple funciones de aparcamiento, que el matrimonio Justo García y Lola Sánchez, adquirió recientemente y que está colindante con el resto de instalaciones.






Acto, en el que como en otras ediciones, Esther Llamazares ejerció de maestra de ceremonias.






El anfitrión, Justo García, fue el primero en intervenir, agradeciendo la presencia de todos los invitados y felicitando al galardonado, haciendo énfasis en que su gran trabajo universitario y al que definió como un amigo de la casa.






Seguidamente intervino Carlos Guardado, coordinador de las Jornadas, quien saludo y detallo la presencia de autoridades civiles, entre ellas las alcaldesas de Avilés y Gijón, y los alcaldes de Colunga y Valdés, así como de altos cargos militares y de representantes de cofradías enogastronómicas, incluida la de Juan Manuel Garmendia, presidente de Fecoga, una de las dos federaciones nacionales.






La encargada de glosar la figura del galardonado fue su compañera María Josefa Sanz Fuentes, catedrática de Ciencia y Técnicas Historiográficas, y cronista oficial de Avilés. Pepa, como es conocida, agradeció la invitación cursada, realizando una glosa recorriendo la trayectoria profesional del que ahora es su jefe, desde sus días de infancia en Verdicio, dónde nació, y San Martin de Podes, pasando por su época de estudiante primero en Avilés y después en Oviedo, así como los estudios realizados y los cargos que ha ocupado hasta la actualidad. Concluyendo definiéndolo como “un hombre cabal que quiso aprender lo que quería ser y no ser; que se volcó con su Universidad en lo científico y en lo administrativo, y que está modernizando la institución.






Realizada la detallada glosa, fue el momento de la entrega de los distintivos que acreditan el premio que se concede. Lola Sánchez y Justo García, le hicieron entrega del cuadro y la estatuilla del galardón, cogiendo el premiado el cuadro que lucirá en el establecimiento junto con el de resto de premiados.






Sumándose a la entrega de presentes, Isabel Alonso, del restaurante la Tenada de Illas y miembro del colectivo Club de Guisanderas de Asturias, del libro con el recetario del Club.






Y Simón Guardado, alcalde de Valdés, con la entrega de un libro y de la insignia del concejo valdesano.






El Rector Magnífico, en su intervención, felicito a los nuevos cofrades de honor, mérito y número de la Cofradía Gastronómos del Yumay, nombrados en su Gran Fiesta la semana anterior. Definió el premio que se le entregaba como todo un privilegio y un honor, al tomar el nombre del ilustre científico, no sabiendo si era merecedor de tal, ni como recompensarlo. Se remontó a su infancia y juventud, en la que Avilés era su villa de referencia, a dónde acudía con su familia los días de fiesta y dónde curso sus estudios de instituto. Tuvo un recuerdo para su familia y para sus compañeros universitarios. Detalló estadísticas sobre el cerdo, definiendo al cerdo ibérico “como un olivo de cuatro patas” plagiando al doctor Grande Covian, haciendo mención a la nueva cátedra sobre Alimentación en la institución que dirige, concluyendo con un soneto escrito por Tomás Guillén a Rafael Alberti, con motivo del regalo de un jamón que le hizo a este.






Las intervenciones continuaron con las del alcalde de Colunga, Rogelio Pando, concejo del que era nativo Grande Covián, quien felicito al galardonado y se congratuló del éxito de un galardón totalmente consolidado.






Y de Mariví Monteserín, alcaldesa de Avilés, que repitió felicitaciones, valoró la figura del premiado y su cercanía a la ciudad, reivindicando la ubicación en la villa de la prevista Facultad del Deporte, entregándole el acuerdo del pleno con tal petición.






Concluido el acto oficial, aún hubo tiempo para realizar unas preguntas al cortador de jamón Raúl José Garrido, embajador de la firma 5J, por parte de Juan Manuel Garmendía y Carlos Guardado.






Tocando a gaita y cantando el polivalente Vicente Prado –el Pravianu- el himno del Yumay, con el que se dio inicio a la comida de hermandad en honor al premiado.








Y que como gran novedad tuvo el servicio en su final, del café Quiros, elaboración a base de café, helado de mantecado de los Valencianos y unas gotas de whisky, que popularizo el cercano establecimiento Yakarta, cerrado en el año 2008.






A cuya conclusión el galardonado y el anfitrión colocaron el cuadro que recoge su nombramiento a continuación de los seis nombrados con anterioridad: Gloria Grande Mingo, Rafael Anson Oliart, Gregorio Varela Moreiras, Margarita Salas Falgueras, Miguel Pocovi Mieras y María Neira González.








MÁS INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA. Pinchar en enlaces.





“El cerdo ibérico es como un gran olivo con cuatro patas”. Francisco Grande Covián (1909-95) médico e investigador asturiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario