viernes, 3 de noviembre de 2017

Aristébano, alto y braña vaqueira, en Valdés.

Situado en el límite de los concejos de Valdés y Tineo, en él se celebra el Festival de la Vaqueirada desde 1959.


En la carretera AS-219, que comunica Luarca con Pola de Allande, en el occidente asturiano, se encuentra el alto de Aristébano, situado a 535 metros de altitud, límite que divide geográficamente los concejos de Valdés y Tineo. Distante 17 kilómetros de Luarca, la capital valdesana,  y a 21 de la tinetense Navelgas.






A 700 metros del alto, se encuentra la antigua braña vaqueira, y actual pueblo, de mismo nombre, perteneciente a la parroquia de Paredes, la más sureña de las quince en las que se vértebra el concejo de Valdés. 





Situada en plena comarca vaqueira, cuenta con una cerca de una treintena de casas habitables, de las que menos de una decena están abiertas, dónde reside su población que apenas supera los treinta habitantes.






Flanqueada por las sierras de Estoupo y Silvallana, erguida en la privilegiada posición que le da ser la loma entre las depresiones que forman los barrancos de Agüera y Aristébano, es una excepcional atalaya desde la que se domina todo un paisaje único, salpicado de picachos, bosques, prados y brañas, con el mar Cantábrico como guía por el norte.





En el entorno de su capilla de la Divina Pastora, se celebra  desde el año 1959 el Festival de la Vaqueira. Capilla que en su frontal luce una placa con la inscripción: "El consejo rector de los festivales vaqueiros, en su nombre y en el de todas las brañas a la memoria de Rogelia, la vaqueira, precursora de los coros y danzas de la Alzada (1865-1959), braña de Aristébano, 27-7-1969, XI Festival Vaqueiro y de la Vaqueirada"









Reconocido en 1980 como “Fiesta de interés turístico internacional”, su celebración se realiza coincidiendo con el último domingo del mes de julio, organizado por el Gran Consejo Rector de la Asociación de Amigos del Festival Vaqueiro y los Ayuntamientos de Tineo y Valdés, en él que se recrea la tradición de los vaqueiros de alzada, incluida una boda entre vaqueiros con transporte de ajuar incluido.







Los vaqueiros son un grupo social étnico asturiano, identificado ya desde el siglo XVI con la trashumancia estacional de personas y ganados, que vivían en la denomina comarca vaqueira, compuesta por los concejos de Allande, Cudillero, Salas, Tineo y Valdés, y cuyo género de vida chocaba con el aldeanos sedentarios del interior de los concejos -conocidos como xaldos- o de la zona costera -conocidos como marmuetos-, que la denominaban “raza maldita”.
Para ser considerado vaqueiro se considera imprescindible haber nacido en la braña y trashumar. Su asentamiento no es fijo, son pastores estacionales que en invierno habitan en las zonas bajas o costeras y que a primeros de mayo alzan su morada y emigran con sus familias y ganados a las brañas altas hasta finales de septiembre.
Debido a la perpetuación de sus costumbres y cultura tradicional nacieron las diferencias y consecuentes enfrentamientos con los aldeanos sedentarios, con motivo de la competencia para el uso de los espacios comunes, y los roces con las autoridades civiles y eclesiásticas que por su doble residencia, de invierno y de verano, imposibilitada el control fiscal, eximiéndose de cargas y obligaciones tributarias, y librándose con frecuencia de levas y milicias. Todo ello, junto con el medio físico, motiva el aislamiento de las brañas y sus moradores con las vecinas aldeas y la formación de los vaqueiros de alzada como grupo étnico diferenciado.
El matrimonio intergrupal es esencial para la perpetuación biológica de un pequeño grupo étnico, al tiempo que establece una amplia red de parentesco entre los diferentes grupos domésticos y los distintos pueblos vaqueiros, reforzando la identidad social del grupo, única salvaguardia de su espacio territorial y de su forma de vida.







MÁS INFORMACIÓN. Pinchar enlaces.



“Aunque te chamen vaqueiru, nun t’averguonces ya di: “las vacas han de ser miyas ya los cuernos pa ti”. Estrofa de cantar vaqueiro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario