domingo, 19 de abril de 2015

Centro de interpretación de la Semana Santa y de las Huellas de la Pasión, en Medina del Campo.

Gestionado por el Centro Cultural San Vicente Ferrer, se complementa con la ermita Nuestra Señora del Amparo.


Ubicado en la calle Carreras, de la vallisoletana Medina del Campo -la villa de las Ferias- toma el nombre de Vicente Ferrer (1350-1419) el dominico, predicador y filósofo valenciano. Conocido como “San Vicent el del ditet”, al lograr milagros con su dedo índice según las leyendas populares, siendo representado iconográficamente bien alzando su dedo índice o con alas.
En su continuo viajar predicando con su caravana de peregrinos, con su ejército del pan, llegó a Medina del Campo en 1411, conminando a los medinenses a celebrar procesiones de disciplina, representando en las calles las escenas de la pasión de Cristo. Su discurso caló en la población que siguió sus indicaciones, siendo la ciudad pionera en las mismas y sirviendo de germen de la actual Semana Santa, la más antigua documentada de todas las existentes en territorio nacional.




Monumento a la Semana Santo en la plaza del Pan.





En 1544 se creó en la ciudad la primera Cofradía, dedicada al santo que incitó a procesionar, la de la Santa Vera Cruz, San Andrés y San Vicente Ferrer, actual de la Oración del Huerto y de la Vera Cruz, con sede en el convento de las madres Agustinas y compuesta por 250 cofrades.
El 16 de marzo de 2011 abrió sus puertas el “Centro de Interpretación Huellas de la Pasión” dedicado a la Semana Santa medinense, ubicado en el Centro Cultural San Vicente Ferrer, en el edificio anexo a la Ermita de Nuestra Señora del Amparo, en la calle Carreras, coincidiendo con el V Centenario de la Institución de las procesiones de Disciplina de España y siendo inaugurado por Fray Carlos Amigo Vallejo, Cardenal y Arzobispo Emérito de Sevilla.









El Centro es un novedoso e innovador espacio, con una propuesta de viaje en el tiempo basado en las nuevas tecnologías, profundizando en los orígenes, tradiciones, ritos y costumbres de la Semana Santa desde sus inicios hasta la actualidad.
En la recepción se encuentra la tienda del Cofrade y una representación de los típicos capuchones de cofrades suspendidos en el aire sobre un gran panel con pantallas televisivas, junto al que hay una escultura del Señor portando una cruz de metal.








Junto a ellos se expone la escultura “Cristo en brazos de la muerte” obra en nogal del escultor imaginero zamorano Ricardo Flecha Barrio, realizada en 2011. Atrevida e innovadora, inspirada en obras renacentistas y barrocas del “Cristo muerto en manos de dos ángeles”, estos son sustituidos por una figura de la muerte levitando, encapuchada y sin rostro. Ubicada en el Centro desde su apertura es su referencia y obra más emblemática, procesionando por primera vez el cuatro de abril de dos mil quince, con el nombre de “Cristo en su mayor Desamparo”, que también tiene la Cofradía creada en torno a él.








Pero esta no es la única obra que alberga el Centro del artista, allí se expone también la talla del “Cristo Preso”, realizada en 1990 en madera policromada y hierro. Basada en la captura y su muestra al pueblo ante Pilatos, es una visión trasgresora de la pasión de Cristo, escenificada con cadenas y doble corona de cuerda y espinas.










La importancia de las Cofradías penitenciales en la villa, es resaltada mediante una vitrina en la que se exponen las ocho medallas y las miniaturas de cofrades con los pendones de las Cofradías existentes en Medina del Campo hasta abril de 2015, en el que se sumo la mencionada anteriormente. Estas son:
** Cofradía Penitencial de la Misericordia y Jesús Nazareno, con sede en la ermita de San Roque.
** Archicofradía de Nuestra Señora de las Angustias, con sede en la colegiata de San Antolín.
** Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Virgen de la Alegría, con sede en la mencionada colegiata.
** Real Cofradía del Santo Sepulcro, con sede en el convento de las Dominicas Reales.
** Cofradía de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna, con sede en Santiago el Real.
** Cofradía de la Oración en el Huerto y la Vera Cruz, con sede en el convento de las Madres Agustinas.
** Cofradía del Santo Descendimiento, con sede en la iglesia de San Miguel.
** Cofradía del Calvario, con sede en la iglesia de Santo Tomas.










Junto a ella se expone la única réplica del Santo Cáliz de la antigua corona de Aragón, copa tallada en piedra de calcedonia, que la tradición identifica con el Santo Grial, llegada a Huesca en el año 258 y cuyo original se halla en la capilla de San Vicente Ferrer en la catedral de Valencia, y que fue donada a la villa por su relación con el santo.









En una sala una llamativa corona de espinas en una gran pantalla, es la base de la proyección del audiovisual sobre la “Ruta huellas de la Pasión”, en la que la visita a los templos de la Villa lleva al viajero a descubrir la imaginería procesional renacentista del siglo XVI más completa de España.










Otras salas albergan paneles expositores informativos y pantallas gigantes del inicio e historia de la decana -al menos documentalmente- de las múltiples y diferentes procesiones de Semana Santa existentes en España.












Elementos indispensables en los desfiles procesionales también están recogidos en el espacio expositivo. La Cruz Procesional; pendones diversos; corona de espinas, mazas, tenazas; cornetas, carracas y palillos de tambor; tarima portada por los costaleros en los desfiles sobre las que van los pasos; pendones de Cofradías y reproducciones a tamaño natural de dos nazarenos, cuyos capuchones se ponen a disposición de los visitantes para que puedan sentirse nazareno por unos momentos.










La reproducción del Santo que conminó a los medinenses a iniciar las procesiones, está también representando mediante una pequeña escultura con el brazo y el dedo índice levantado, sobre una vitrina con el pergamino del historiador Juan Antonio de Montalvo , en que afirma la llegada de San Vicente Ferrer a Medina del Campo en 1411.








Una gran “Cruz de Penitencia” de más de 10 kilos de peso, idéntica a las portadas por los cofrades durante los desfiles procesionales, se expone suspendida del techo incitando al visitante a vivir la sensación de los mismos.









La visita al Centro de Interpretación se complementa con la que se puede realizar a la de la la ermita de Nuestra Señora del Amparo, del siglo XVI, capilla del antiguo hospital del Amparo, anexa al Centro y utilizada como sala de exposiciones temporales, y dónde tiene su sede la recién creada “Cofradía de Cristo en su mayor Desamparo” que procesionó por primera vez por las calles medinenses el pasado 4 de abril de 2015.











Antigua capilla del desaparecido hospital del Amparo. De sencilla construcción su titularidad municipal queda patente al figurar sobre la puerta de acceso un pequeño escudo con las armas de la villa. El modesto aspecto exterior e interior actual lo adquirió tras las reformas en el siglo XVII gracias al patrocinio del canónigo de la colegiata Juan Vigil de Quiñones.







Desde hace muchos años está regentada por la Cofradía de la Virgen del Amparo, a la cual debemos la pervivencia actual del edificio. Casi todas las obras artísticas que aquí se encuentran proceden del desaparecido convento agustino de Nuestra Señora de Gracia, entre otras; su imagen titular, hermosa talla del siglo XVI repolicromada posteriormente, los lienzos de la Virgen de Gracia, la Soledad y el Cristo de Burgos.








MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlace.



“No es la cruz el signo del padecimiento: es el símbolo de la redención”. Juan Pablo Duarte (1813-76) político y activista liberal dominicano.




No hay comentarios:

Publicar un comentario