miércoles, 28 de mayo de 2014

Queseros Artesanos Asturianos. Elaboración artesanal, garantía de calidad.

La Asociación de Queseros Artesanos del Principado de Asturias, presenta su sello de Calidad distintivo.

Creada en 1991 la Asociación de Queseros Artesanos del Principado de Asturias, y que aglutina en la actualidad a 40 artesanos queseros, tiene entres sus objetivos el de representar, promocionar y gestionar los intereses profesionales de sus asociados; contribuir a la consolidación de un espacio de mercado diferenciado para los quesos artesanos, mediante la realización de acciones de promoción, información y sensibilización, así como el de poner en marcha un sistema de certificación del queso que garantice al consumidor un nivel de calidad adecuado.
En consonancia con todo ello, la Asociación que preside Isaura Souza, copropietaria de la quesería Ovín en la localidad naveta de mismo nombre, ha dado un paso adelante y con el apoyo de la Fundación Caja Rural de Asturias y la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos del Gobierno del Principado de Asturias, ha presentado su SELLO DE CALIDAD distintivo para aquellos productos de elaboración artesanal que cumplen los criterios de producción del queso artesano. Sello que se ha presentado en el pabellón de exposiciones de la Magdalena, en Avilés, el 14 de mayo de 2014, unos días antes de la celebración de la XXXIII Feria del Queso y del Vino, de la que la Asociación forma parte de su organización.
 
 
 
Isaura ante el desplegable con la imagen del nuevo sello.
 
 
La mesa presidencial, que contaba con un espléndido bodegón de quesos asturianos en su parte delantera, estuvo compuesta por:
** Manuel Gutiérrez, directivo de la Asociación.
** José Antonio Campoviejo, cocinero y propietario del restaurante "El rincón del indiano" en Arriondas, distinguido con una estrella Michelín.
** María Jesús Álvarez, consejera de Agroalimentación y Recursos Autóctonos.
** Ana Concejo, concejal del Ayuntamiento de Avilés, y
** Javier Nieves, director de la Fundación Caja Rural de Asturias.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El maestro de ceremonias ha sido Carlos Cuesta, presidente de la Asociación Asturiana de Escritores y Periodistas de Turismo (ASPET), quién además realizo todo un canto a los quesos, en una intervención que titulo “Los quesos envuelven a Asturias”, que complementa esta crónica por gentileza de su autor.
 
 
 
 
 
 
 
Manuel Gutiérrez, directivo y propietario de la Quesería la Chivita sita en Buelles (Peñamellera Baja), disculpo la ausencia de Jordi Conejero, presidente de la Federación Nacional de Queseros Asturianos en la que esta integrada la Asociación y destaco el ámbito nacional del distintivo que se presentaba.
Con el apoyo de medios audiovisuales, presento el Sello que tiene como objetivo final “informar al consumidor final de la calidad de sus productos” y cuya finalidad es diferenciar los productos elaborados artesanalmente y con materia prima local, de aquellos de producción industrial. La formación continuada de los socios, la realización de controles periódicos, el rechazo rotundo al empleo de subproductos de la leche o conservantes artificiales y una alimentación sana, variada y equilibrada del ganado, son las garantías de un producto artesano.
Bajo el slogan “Elaboración artesanal, garantía de calidad” Queseros Asturianos garantiza la calidad y el modo de elaboración de los quesos que porten el Sello de Calidad de la Asociación; Sello que además ayuda al desarrollo sostenible de los espacios rurales dónde se desarrolla su actividad. El manual corporativo y de uso, los diferentes tipos de etiquetas y distintivos que aparecerán en cada pieza de queso y un nuevo desarrollo de su página web y de las redes sociales son el soporte e imagen del Sello.
 
 
 
 
 
 
 
José Antonio Campoviejo en su intervención mostró su satisfacción y agradecimiento por estar presente; se definió como un cocinero de proximidad y de aprovechar los recursos propios; se declaro amante de los quesos asturianos, que forman parte directa de sus elaboraciones desde hace años; solicitó a sus compañeros hosteleros para que trabajen y den prioridad a los quesos asturianos y brindo todo su apoyo al sector quesero.
 
 
 
 
 
 
Carlos cedió la palabra a Javier Nieves, quién mostró el claro apoyo de la Fundación que dirige con todo el sector ganadero en general y quesero en particular, por lo que apoyar proyectos como el que se presentaba no era un compromiso sino una obligación.
Ana Concejo, agradeció la elección de Avilés como marco para la presentación; recordo que la feria de ganado de la ciudad era la más antigua de España y de las primeras en Europa; destaco que el municipio no cuenta con queserías, pero si la comarca, sintiendo las mismas como propias, y resaltó la apuesta por la calidad en la feria del queso que en días próximos cumplirá la XXXIII edición, a la vez que agradeció la ayuda de la Asociación de Cata Pláganu y del IES de Hostelería de Pravia por el apoyo a la misma.
 
 
 
 
 
 
 
A María Jesús Álvarez se le cedió la palabra para cerrar la presentación. Califico a la feria del queso como ya consolidada, calificándola como el mejor marco para presentar el Sello de Calidad de una Asociación que no va a competir en cantidad, pero si en calidad; destaco que los artesanos dan un valor alternativo, valor al medio rural, alentando el consumo sano, sostenible y peculiar, animándolos a continuar en la misma línea, uniéndose frente a los grandes productores y distribuidores.
 
 
 
 
 
Concluido el acto se pudieron degustar elaboraciones realizadas con los diferentes quesos asturianos por los alumnos del IES de Hostelería de Pravia, en la que una vez más se ha podido demostrar la versatilidad de los quesos en la cocina.
 
 
 
 
Acto en el que la Asociación estuvo respaldada por instituciones oficiales, asociados, representantes de las Cofradías gastronómicas y del entorno social quesero y que en la degustación pudimos intercambiar opiniones sobre nuestro querido sector quesero asturiano, su presente y su futuro.
 
 
Con Pepe Sariego -director museo de la Lechería-, Andrés Navarro -Asociación cata Pláganu- y los queseros: Manuel Gutiérrez -quesería La Chivita-, Isaura Souza -Quesería Ovín- y Marigel Álvarez -Quesería Redes-.
 
 
Mi más sincera enhorabuena a la Asociación de Queseros Asturianos del Principado de Asturias y a todos sus asociados, por este Sello de Calidad que de ahora en adelante identificara sus elaboraciones, y que sin duda redundará en un mayor conocimiento de nuestros excelentes productos.
 
MÁS INFORMACIÓN.
“Los quesos envuelven a Asturias” por Carlos Cuesta.
El queso es un alimento primordial por su valor nutritivo y proteico con la aportación de vitaminas y sales minerales. Sus orígenes se pierden en la noche de los tiempos, aunque se habla del año 3000 a. de C. con la historia de un pastor de Asia Central que al matar a una oveja para comer su carne guardó previamente la leche del animal en el estómago y al regresar a su casa observó con notable sorpresa que se había cuajado. Había nacido el queso !
En todo el entramado de la historia, los quesos siempre han formado parte de nuestra región por realidad geográfica, por pasión rural, por necesidad y por vivencia propia. El queso aquí, en este septentrión verde y abrupto, se erige como un producto campesino, natural, montañés, auténtico, primigenio, monacal, sabroso, caminero, entero, popular, artesano, oloroso, fermentado, cuajado, turístico, afinado y digerible.  Su marca de calidad está en la presentación directa del producto, su estilo, su textura, su sabor y su fuerza organoléptica derivada de la leche vacuna, ovina o caprina. Es el queso asturiano nuestro santo y seña culinario, nuestra referencia gastronómica junto con la natural sidra. Qué hermoso dúo! Queso y sidra. Solamente con estas dos realidades agroalimentarias ya es suficiente para contemplar con gusto y ánimo a una región agarrada a la esperanza de futuro y saber que son dos avales para poder gobernarla y desearla con garantía.
 Y en el Principado está la esencia quesera del País. Nada menos que cuarenta quesos repartidos por montañas, valles y comarcas. Antaño casi todos para consumo familiar y actualmente integrados en una industria próspera que busca ganar la modernidad y el mercado con excelentes ideas y canales comerciales con ese objetivo de sacar a los quesos domésticos de su arca de oro y lanzarlos a una proyección universal. Y todo va por buen camino quesero, ese conformado por la Asociación de Artesanos Elaboradores y su sello de calidad que persigue lo elemental para avanzar en la mejora y total distribución de un producto con talento y carácter.
El queso asturiano denominado por esos créditos tan eufónicos como Cabrales, Gamonedo, Casín, Beyos, Afuegalpitu, Pría, Porrúa, Chivita, Peñamellera, Ovín, La Peral, Monje, Oscos, Abredo, Taramundi, Vidiago, Llonín o Fuente, entre otros…conforma un mantel excepcional que cubre  todo el perímetro regional. Todos ellos están envueltos por el sentimiento de unos productores que conocen perfectamente la realidad de su medio y en su proceso de elaboración alcanzan el grado cénit de la verdad y el ensoñamiento. Quesos para ahora, para siempre, para el futuro… Sin queso no hay prosperidad, no hay ánimo, no hay vida. El queso es el alimento que nos da oxígeno y nos transporta, con el ideal de la mantequilla,  a lugares distintos,  a rincones florales y a momentos singulares de emoción y nostalgia. Y Asturias es gracias a sus quesos sempiternos una comunidad solidaria, con fuerza natural, animosa, dolida a veces, pero impetuosa y grandona, de pasta dura, y  pienso yo que todo esto lo ofrece la caseína y otros principios inmediatos que aporta el propio queso. Auténtica realidad mágica. Somos hijos de nuestros quesos, somos sus aliados fieles y en territorio quesero fluye la amistad, la camaradería, la fiesta, la integridad, la honradez y el honor. Muchos de nuestros padres de la patria rehúyen de los quesos y esa actitud no es la más adecuada para apoyar a estos valores gastronómicos. Si disfrutaran más de los quesos, el entendimiento, el consenso y la gracia política llegarían al hemiciclo y todo se convertiría, con sus lógicos debates, en un ágora de salud y afecto democrático.
Quesos y más quesos… y con quesos cuidados y bien tratados se hace culinaria, con ese acto cocinero se logra la gastronomía excelsa y en ese cóctel de manjares se alcanza el turismo necesario como reclamo de una realidad nativa y sentimental. Y aquí juega un papel fundamental el Círculo Gastronómico de los Quesos de Asturias, una cofradía cargada de conocimiento y entusiasmo que busca en los quesos asturianos su ideología por lo propio, su recuperación por los quesos olvidados y esa obligada acción de vender fuera de nuestras fronteras un manjar gastronómico que no tiene parangón. Y ya sabéis: Todos los días queso y un queso al año.
                                 
“Las personas más felices parecen ser aquellas que no tienen motivo especial para serlo, salvo que lo son”. William Ralf Inge (1860-1954) sacerdote y escritor inglés.

1 comentario:

  1. El esfuerzo de los Queseros Artesanos, debe verse refrendado por los restauradores quienes deben introducir el queso asturiano en sus cartas y darlo a conocer a propios y forasteros. Un buen ejemplo se puede encontrar en el agrobar La Finca (c/Gascona), una excelente tabla de quesos asturianos a un precio muy razonable. También sirven media tabla. Ejemplo a seguir.

    ResponderEliminar