miércoles, 16 de octubre de 2013

Iglesia de Santa María del Pedrero, en Tuña, Tineo.

La iglesia parroquial de Tuña, en Tineo, es memoria viva de la historia, riqueza arquitectónica y linaje de sus vecinos. Descripción y fotos.

 
Tuña, (http://www.dendecaguelu.com/2013/10/tuna-en-tineo-el-pueblo-con-mas.html) es una de las 44 parroquias en el que se encuentra dividido el concejo de Tineo, situado en el centro del Occidente del Principado de Asturias. Ubicada a una altitud de 235 metros, cuenta con una población de 256 habitantes –según el censo de 2012-  y dista 15 y 62 kilómetros de Tineo –capital del concejo- y Oviedo, respectivamente.
Parroquia compuesta por los núcleos rurales de Bombeao, Cabañielles, Castañeu, Espinareu, Puentecastro, Torayu y Tuña, que tiene su iglesia parroquial en Tuña, bajo la advocación de Santa María del Pedrero.
 
 
 
 
 
 
 
Iglesia de líneas renacentistas, datada en el año 1771 y levantada sobre otra anterior, en planta de cruz latina y cúpula que cubre el crucero y arcos de medio punto sobre columnas sustentando las bóvedas.
 
 
 
 
 
 
Su  espléndida fachada es de sillares de piedra caliza rosácea, procedente de la cantera del cercano núcleo de Espinareu. Sobre el arco de medio punto de la puerta tiene un óculo y una hornacina con imagen, que remata una gruesa espadaña adornada con pináculos.
 
 
 
 
En su interior a la entrada por la principal, a la izquierda, se encuentra una voluminosa piedra bautismal de la misma piedra rosácea que la fachada, protegida con un artesanado de madera, en la que fue bautizado el general Riego, el hijo más insigne de la parroquia. Rafael del Riego y Flórez Valdés (1724-1823), militar y político liberal, promotor del alzamiento liberal en las Cabezas de San Juan (Sevilla) el 1 de enero de 1820, que daría lugar al intermedio denominado Trienio Liberal, entre 1820 y 1823, y de la reinstauración de la Constitución de 1812., lo que le costo su trágica muerte, siendo ahorcado públicamente en Madrid el 7 de noviembre de 1823, después de ser perseguido y condenado a muerte por sus ideas.
 
 
 
 
Encima de la entrada principal en su interior, y apoyado en la estructura de madera, que conforma a la izquierda el espacio ocupado por la pila bautismal y a la derecha por las escaleras de acceso, se encuentra el coro, con barandilla decorada en su parte inferior con textos litúrgicos en latín.
 
 
 
 
 
El retablo del altar mayor es de finales del siglo XVIII, salido del taller de imaginería que los artesanos Palomino tenían en la también localidad tiéntense de Villatresmil. En su parte central se ubica una Santa María, escoltada por un Sagrado Corazón y un San Roque, estando presidido por un crucifijo y un lograda hornacina sagrada completamente tallada.
 
 
 
 
 
A cada lateral del altar mayor, se encuentran dos capillas, edificadas como sus retablos por las familias nobiliarias de la localidad en diferentes períodos de tiempo, en las que descansan los restos de muchos de sus miembros.
El retablo de la capilla de los Flórez-Valdés, proviene del templo anterior sobre el que este se levanto, y en él destacan las armas de las linajudas de las familias.
 
 
 
 
 
Otro retablo a destacar en el templo es el que corona la capilla de los Riego y Tineo de Tuña, de estilo barroco con los escudos familiares. Capilla que alberga sepulturas familiares del siglo XIX.

 
 
 
 
 
 
 
Un retablo, muy en la línea de existente en el altar mayor, decora la primera capilla a la derecha.
 
 
 
  
Y un crucifijo sobre un pequeño altar, decorada la segunda capilla de la izquierda, por la que se accede a la parte exterior del tempo, y que forma parte de su conjunto.
 
 
 
 
MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlace.
 
“Cuando rezamos hablamos con Dios, pero cuando leemos es Dios quién habla con nosotros”. San Agustín, Agustín de Hipona (354-430) santo, padre y doctor de la iglesia católica.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario