miércoles, 2 de noviembre de 2011

Camino de Santiago Primitivo. Lugo - San Román de Retorta, 10º etapa.

Son 19 kilómetros, el 90% carretera, recorridos en un tiempo de 4 horas 20 minutos. Descripción, kilometraje, tiempos y video.


La salida se realiza desde la Catedral de Lugo, románica del siglo XII, revestida de barroco y neoclásico, que sin duda es el edificio de más fuste de la ciudad, para dirigirse hacía la muralla y salir por la puerta de Santiago -antiguamente del Postigo o Porticu- o bien por la Miña (o del Carmen), ya que ambas conducen al barrio de A Porta.
La muralla romana rodea el casco histórico de la ciudad, la antigua ciudad romana de Lucus Augusti, fundada por Paulo Fabio Máximo en nombre del emperador Augusto en el año 13 antes de Cristo con la finalidad de anexionar, definitivamente, el noroeste de la península Ibérica al Imperio romano, que fue dotada de un muro de defensa que ha perdurado, con escasas reformas, hasta la actualidad.











La muralla, con una longitud de 2.266 metros, abarca 34,4 hectáreas, coronada por 85 poderosas torres, sus muros tienen una anchura de 4,20 metros y alcanza los 7 metros en algunos tramos. La muralla disponía de cinco puertas de acceso que correspondían a las vías principales del trazado urbano, son la Miña, San Pedro, Santiago, Falsa y Nova. Entre 1853 y 1921 se abrieron otras cinco por necesidades de la expansión de la ciudad: San Fernando, de la Estación, Obispo Izquierdo, Obispo Aguirre y Obispo Odario. De las diez puertas existentes, seis son peatonales y cuatro permiten el tráfico rodado. Es Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000 y desde 2007 está hermanada con la Gran Muralla china de Quinhuangdao.
La puerta de Santiago (474 m), lugar de salida, es de la época romana, tiene un ancho de 4,15 metros y una altura de 5,50 metros; en 1759 se reformó para dejar pasar carruajes y se la decoró por su parte interior poniendo una hornacina con la imagen de Santiago Matamoros y el escudo de armas del Obispo Izquierdo. Fue puerta particular para uso exclusivo de los canónigos para acceder a sus huertas hasta 1589. En tiempos de pestes era la puerta que permanecía abierta y tenía un puente levadizo.








Se sigue por las calles Santiago y la calzada da Ponte, para internarse en el barrio de A Ponte, cruzando la ronda del Carmen y por debajo de la carretera N-VI desembocar en el puente de origen romano, Ponte Vella, aunque con importantes reformas posteriores.









Se cruza dicho puente sobre el río Miño y nada más hacerlo se coge la primera calle a la derecha (Fermín Rivera) que va paralela al río, al naútico y a unas instalaciones deportivas para acceder al barrio y parroquia de San Lázaro.









La parroquia, advocación de que el antiguo lazareto u hospital de leprosos tuvo aquí su sede. Es del siglo XVIII, construido durante el reinado de Carlos III, y el que definió la estructura del barrio con notables dimensiones y las hechuras barrocas; se divide en varias viviendas particulares entre las que se encuentra la rectoral. El origen de la institución es mucho más antigua, las primeras referencias son del siglo XII, constando de este siglo y de siguientes muchas donaciones.
A la altura de la iglesia a la derecha queda el nuevo puente de San Lázaro, que da acceso a la ciudad no amurallada, para seguir el camino hay que seguir por la izquierda que en subida ligera por el barrio de Louzaneta, deja atrás el río y la ciudad.










Se sigue por carreteras secundarias hasta la carretera N-540 que se cruza por un paso inferior, el puente do Picho y ya tomar la carretera local LU-2901, en su kilómetro 0, que será la que ya hay que seguir durante toda la etapa.









El camino va pegado a la carretera hasta pasado Seone, a la altura del p.k 4 aproximadamente, en que esta se estrecha y hay que ir por su firme. Hasta este punto han quedado atrás las aldeas de San Vicente o Veral, San Matías, Villaestevez y Seoane, todos ellos sin servicios.
En poco más de un kilómetro y medio se llega a San Vicente do Burgo, encontrando primero a la derecha la “fonte de Ribicás” recientemente reconstruida y teniendo ya a la vista a la izquierda la esbelta iglesia de la localidad. El camino sigue por la carretera, pero es de obligada visita a su iglesia parroquial y a la capilla de San Bartolomé ubicada a unos 500 metros más debajo de la anterior.
La iglesia es barroca, del siglo XVIII, de planta rectangular, aparejo de sillería granítica, cubierta pizarrosa a dos y cuatro aguas –nave y capilla mayor respectivamente- y sacristía adosada a la cabecera. La fachada principal remata en una airosa torre barroca con cúpula, ubicándose sobre la puerta un reloj y el patrón de San Vicente. Su interior cuenta con una bóveda de cañón en capilla mayor, retablo mayor barroco, retablo lateral neogótico (XIX-XX) y otros dos retablos laterales de estilo neoclásico y popular. En su exterior hay un cruceiro y el cementerio, con lápidas adosadas al edificio.










Pasada la iglesia la carretera continúa, y a altura de un crucero (ojo no está señalizado) sale a la izquierda una pista que conduce a una preciosa carballeira de robles, que cobija la capilla de San Bartolomé de Burgo. El templo se adapta perfectamente al terreno rocoso sobre el que está enclavada su cabecera. Es de planta rectangular y de una sola nave, de cantería de granito y cubierta de pizarra a cuatro aguas, presenta un pórtico cubierto montado sobre doce columnas octogonales que configuran la más singular logia-lucus imaginada. El altar mayor tiene un retablo barroco del siglo XVIII, y está construido directamente sobre la peña que cubre, a modo de bóveda, una pequeña cueva oculta ente los helechos. En su entorno se conserva una mesa de piedra en la que se subastaban las ofrendas del santo que se llevaban antaño el día de la romería. Los devotos debían de dar siete vueltas a la construcción rocosa sobre la que se levanta el edificio.










La historia cuenta que el templo se ha levantado sobre otro previo a la cristiandad, en el que se seguían rituales de la época. En el exterior, y orientada al Este, una cazoleta tallada en roca viva, recoge el agua de lluvia para lavar el cuerpo de los antiguos devotos a la diosa madre (Magna Mater Cilleach) Nabia. Próximo al lugar, que aún recibe el sagrado nombre de "Carmen" (jardín sagrado), transcurren las aguas de un pequeño río que baña los pies del callao, que con forma de nutria, se levanta guardando la entrada a la cueva, debajo del templo.










De vuelta a San Vicente se sigue pisando asfalto, dejando a la derecha la carretera que conduce en tres kilómetros a Santa Eulalia de Bóveda, Visita obligada para los amantes de la historia y del arte, pero que solo es posible visitar en días de semana, por lo que el que suscribe se ha quedado (de momento) con ganas de conocer.
Se trata de un santuario tardo-romano del siglo III, dedicado a la diosa Cibeles y reconvertido al culto de Santa Eulalia. El Santuario de Cibeles es único, no hay otro de iguales características en todo el territorio ocupado por el Imperio romano. Cuenta con el arco de herradura más antiguo de la arquitectura española, y del edificio original de dos plantas, solo se conserva la inferior o cripta. En la segunda planta estaba el Taurobolio, en dónde se realizan los rituales de sacrificar toros, práctica prohibida posteriormente por el cristianismo. En el interior de la cripta se conserva un maravilloso conjunto mural, que es el más importante de los que persisten en toda Hispania.
Por carretera nos adentramos en la parroquia de Portomiños, a la altura de una de sus aldeas, Vilar. Aquí se puede seguir por la carretera o bien coger un camino que sale a la derecha de la misma. Este camino, por el que se rodea un poco, es un auténtico relajo para los sentidos, y entre muros de granito y castaños conduce a la aldea de Bacurín, que cuenta con la iglesia románica dedicada a San Miguel, templo de nave única y ábside semicircular, levantado en la segunda mitad del siglo XII, pero que no está en el Camino, sino alejada del mismo un kilómetro.










Cruzada la aldea, por la que pasa la ruta “O vello Lugo agrario” un nuevo precioso camino, con losas de granito y pintorescos puentes, conduce a la carretera y acceder a la aldea de Hospital, también conocida como O Francés.
Siguiendo por carretera, con pequeño tramo por camino, se llega a la parroquia de Mera (última de Lugo) para pasar por San Pedro, de abajo y de arriba, y luego por Taboeira. Tanto aquí como en el cercano Crecente, al que conduce una carretera a la derecha, hay bar.
Una larga bajada, siempre por carretera, introduce al peregrino en el municipio de Gudin, para un poco más adelante llegar a San Román de Retorta (532 m.), con su esbelta iglesia románica del siglo XII, con reformas posteriores, conserva la nave original con cubierta a dos aguas. La iglesia y el cementerio están totalmente vallados.










Este es el punto final de la etapa, a 84,776 kilómetros de Lugo. Aquí hay bar y albergue, y muy cerca de la iglesia se levanta una copia del miliario romano hallado al pie de la iglesia, que parece indicar que el trazado actual del Camino se orientó siguiendo una antigua calzada romana, probablemente la vía romana XIX del Itinerario de Antonino, que comunicaba Lugo con Braga en Portugal (Bracara Augusta).
Los miliarios eran las señalizaciones de las distancias en las calzadas romanas, se colocaban en sus bordes, y marcaban la distancia entre mil pasos dobles romanos, equivalentes a 1,480 kilómetros en la actualidad.










El miliario datado en el año 40 del siglo I d.C., dedicado al Emperador Caligula, fue localizado a finales del siglo XIX y actualmente se encuentra en el Museo Diocesano en Astorga. Una placa a pies de la réplica levantada da fe de ello y en la réplica es posible ver el texto original, que pone:
CAESAR-DIVI-AVG-PRONEPOS-AVGVSTVS-PONTI-MAX-TRIB-POT III-COS-III-P-P
Cuya traducción es: "Caio Cesar Augusto, bisnieto del divino Augusto, Pontífice Máximo, con triple potestad tribunicia. Cónsul por tercera vez, Padre de la Patria".




LUGAR                                      MOJON      KMS.      KMS ACUM.    TIEMPO
Lugo. Puerta Santiago.                   103,805 
Puente Romano.                            101,858        1,947            1,947              00,15 h.
Final Barrio S.Lázaro.                   100,906        0,952            2,899               00,20 h.
Crta N-540. Puente do Picho          99,554        1,352            4,251              00,40 h.
S.Vicente O Veral.                          98,475        1,079            5,33                01,00 h.
San Matías.                                     97,894        0,581            5,911              01,05 h.
Villaestevez.                                    96,912        0,982            6,893              01,15 h.
Seoane.                                           95,721       1,191           8,084                01,30 h.
Se estrecha carretera                       95,012        0,601           8,685
S.Vicente do Burgo.                        94,429        0,583           9,268               01,45 h.
Centro S.Vicente                            93,611        0,818         10,194                02,00 h.
Capilla S.Bartolomé.                                                                                       02,10 h.
Vilar do Portomiños                        90,64          2,971          13,165               03,00 h.
Bacurín.                                          89,941        0,700          13,864               03,10 h.
Hospital.                                         88,229        0,221          15,576               03,45 h.
San Pedro de Mera                        86,717         1.512         17,088               03,55 h.
Taboeira                                                                                                        04,10 h.
Inicio concello Gundín.                                                                                   04,15 h.
S.Román de Retorta                       84,776         1,941         19,029               04,20 h.



VÍDEO DE LA ETAPA.









MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlace.
Camino de Santiago. Dendecagüelu.



“Lo que cuenta la historia no es de hecho más que el sueño largo, pesado y confuso de la humanidad”. Arthur Schopenhauer (1788-1860) filósofo alemán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario