miércoles, 6 de abril de 2011

Monasterio de Santa María la Real de Obona.

Es un templo benedictino situado en la localidad de Obona (Oubona, Aqua bona), en el concejo de Tineo, en el Principado de Asturias, que está catalogado como Bien de interés cultural y Monumento Nacional desde 1982.
No sin cierta controversia se dice que la escritura fundacional del templo primitivo que estaba situado en el emplazamiento que ocupa el actual monasterio, es otorgado un 17 de enero del 781 por el Príncipe Adelgaster, hijo del Rey Don Silo y su mujer Doña Brunilde, muy cercana aún la batalla de Covadonga, lo que hace a Santa María la Real uno de los monasterios más antiguos de la España Medieval.
Este viejo cenobio es uno de los más antiguos y notables de Asturias, beneficiado con la protección real hasta la interrupción que supuso la exlaustración. Primero fue un monasterio humilde, oculto entre sierras, pero poseyó desde el día que su fundara, un documento, el segundo en antigüedad de cuantos se conservan en la Alta Edad Media.
La construcción del actual se inicia en el siglo XIII, siendo de factura románica, respetando los parámetros del Cister. La existencia de una comunidad monacal en la zona se remonta ya al siglo XI, existiendo documentos que indican que pasa a depender del monasterio de Corias en Cangas del Narcea.
Todo el monasterio esta levantado con una visión integral de una vida del espíritu llena de simbolismo y cuidadosa de los detalles.
Fueron muchas las obras de arte que albergó, entre ellas aún se conserva un Cristo Bizantino, de tamaño natural, clavado al árbol de la vida mediante cuatro clavos, la cabeza recostada sobre el hombro derecho, y se le ha sustituido la corona de Rey que ha de llevar por una de espinas. Es de la escuela castellana y se cree que corresponde al tercer cuarto del siglo XII.
También destaca un retablo barroco del siglo XVI y al lado del evangelio en la capilla mayor, se encuentra el depósito de los huesos del príncipe Adelgaster con un epitafio cuyas letras grabadas en piedra dicen así: “Aquí están los huesos del píncipe Adelgaster, hijo del rey Silo y de Doña Brunilde, su mujer, los cuales fundaron esta Casa en el año 781. Se trasladaron a este puesto del medio de esta capilla mayor, en 8 de abril de 1656”
La iglesia es gran tamaño, siendo sobria en su decoración. Tiene tres naves, la central de mayor altura descansa sobre columnas y tres ábsides circulares.
El claustro es posterior del siglo XVIII y pertenece al estilo barroco, al igual que las dependencias de los monjes, hoy en día en ruinas.
Aquí se encuentra la referencia más antigua sobre la sidra en el Principado de Asturias, ya que en un documento de la época se indica que los siervos del monasterio deberían recibir “sicere si potest ese” (sidra si fuera posible)
El monasterio fue un importante hito en la ruta jacobea. El rey Alfonso IX estuvo en Tieneo en noviembre de 1216, dos años después aparece en un documento del Monasterio de Corias una referencia al camino de Santiago en esta comarca.
En el año 1222, el rey Alfonso IX regresa a Tineo y concede a su monasterio un privilegio por el que mandaba que el camino que iba de San Salvador a Santiago, en adelante pasaría por la población de Tineo y después por Obona, con prohibición de que nadie osara desviar a los peregrinos de esta ruta.
Esta joya de la Alta Edad Media se encuentra en un estado de abandono muy grave, realizándose la última acción de mejoras en septiembre de 1987



VÍDEO.





MÁS INFORMACIÓN. Pinchar en enlace.
Camino de Santiago. Dendecagüelu.




"La belleza de las cosas existe en el espíritu de quién las contempla" David Hume (1711-76) filósofo e historiador escocés.

2 comentarios:

  1. Me alegra de que alguien ponga en valor la historia de Asturias y publique sobre nuestra rico patrimonio que en muchas ocasiones se nos viene abajo.

    ResponderEliminar
  2. He hecho el Camino de Santiago y me lo he tragado, no sabía que podía ser interesante, lo recomendaré a la gente que haga el Camino. Realmente lo que tienen en Asturias no lo valoran lo suficiente. Manuel Fernández. Madrid.

    ResponderEliminar